Gaia Durmiente

Book by: Luis.fuster.peris

Summary

Marco recoge a su hija de la escuela. De repente, algo sucede. ¿Una tormenta, un huracán?. ¿Como es posible en Italia?. No, no es nada de eso. Nuestros protagonistas se ven atrapados en un fenómeno generado de forma artificial. De repente Marco despierta en un mundo extraño, con gente extraña de la que deberá huir. ¿Recuperará marco a su hija, y podrá volver a casa?

Chapter24 (v.1) - Capítulo 24 La torre en la nieve

Chapter Content - ver.1

Submitted: January 11, 2017

Reads: 7

A A A | A A A

Chapter Content - ver.1

Submitted: January 11, 2017

A A A

A A A

_¿Así… que el señor Nutzlos, ha muerto?. ¿Son fiables estos informes?. _Preguntó el señor Mörder, a sus enlaces con los escuadrones de la muerte y la policía, allí presentes.

_No hay duda señor… Lo han encontrado destrozado en su propia casa…. Con esa foto sobre la mesa.

_Si. Es una señal del AS64L.

_Perdone pero… ¿Sabe qué significa?

_Si. La foto, es un sello; referente a una de sus nuevas operaciones. Siempre les están dando nombres rimbombantes. Es posible que esta vez apuesten fuerte, para evitar la fase 1. _Dijo paseándose por su despacho. Una estancia, tan fría como la propia luna, donde se erigía. Europa. Entre los hielos de aquella luna mal terraformada, a 200 kilómetros de la ciudad de Icer, se erigía una solitaria torre de metal y cristal unimolecular. Unas monumentales instalaciones a la que solo se podía acceder a través de un único portal de viaje, que se habría desde la estación de portales privados de la propia Icer. Allí, se encontraba el centro de coordinación de la industria de guerra, inteligencia e interior. A diferencia del resto de directivos de la Corporación; el señor Mörder, no quería vivir aislado, bajo de la ciudad de la estación espacial. Prefería vivir allí, en la última planta de aquella solitaria torre congelada. Lo cual, todos temían que lo convirtiera en un blanco más suculento para los terroristas.

“BZZZ”, la puerta automática de acceso se abrió, apareciendo tras ella, el secretario personal, del señor Mörder, al mismo tiempo que su personal de enlace, se retiraba de allí, una vez terminado el informe.

_Deberíamos aumentar su seguridad y la del señor presidente. _ Le indicó mientras saludaba al señor Mörder, con un acentuado asentimiento de cabeza.

_No creo que se atrevan a subir al último nivel de la ciudad de Uk. La torre del presidente, está a salvo, no se preocupe. Sin embargo, debe ocuparse de estas instalaciones, de forma más eficiente, para eso se le pago.

_Si… señor Mörder. Pero… le recuerdo, que este lugar es extremadamente complejo de defender. La temperatura, ahí fuera, baja a los 100 bajo cero por la noche. La visibilidad es casi nula. Los drones y los aerodeslizadores, funcionan solo durante un tiempo limitado por el frio. Por su bien, por favor múdese a la ciudad espacial.

_Por enésima vez… ¡No!. Me gusta esto. La ciudad del último nivel de Icer, es una pocilga. Igual que las ciudades espaciales del resto de las lunas originales. Busca la forma de hacer lo que digo ¿entendido?. _ Dijo volviéndose hacia la panorámica ventana sin marcos, tras su mesa.

Se quedó unos segundos allí, con las manos a la espalda, mirando por la ventana a través de la furiosa ventisca blanca que asolaba la torre, la silueta de la cúpula de la ciudad de Icer, recortada en el horizonte, así como su ascensor orbital, que se extendía entre las nubes tormentosas como una hierática columna oscura hacia el cielo. Plantado allí; el jubón negro ribeteado de plata, con calzones a juego y botas mosqueteras también negras que llevaba el señor Mörder, contrastaba con el resplandor blanco que se veía a través de la ventana, confiriéndole un aspecto de lo más siniestro. _”Como un espectro surgido de la nieve.”_ Pensó su secretario.

_Sobre el asuntó del señor Nutzlos. ¿Tenemos algún sospechoso?. Preguntó.

_Si señor…. Una mujer de cabellos largos, color verde claro, vestida con un jubón marrón, con calzones a juego. Algunos escuadrones de la sección este de Uk, la vieron dirigirse hacia los suburbios desde la dirección donde se encuentra la residencia del señor Nutzlos. Aquí tiene el informe…

_¿Y no la detuvieron?

_Le perdieron la pista…. Escuadrones de la sección sur, volvieron a encontrarla en la principal estación de Portales de la ciudad, pero también le perdieron la pista entre la multitud.

_Maldito atajo de inútiles. Menudos asesinos de mierda…. Emite una orden de busca y captura. Ofrece una recompensa. 1000 créditos, viva o muerta. Que llegue a todos los paneles publicitarios de las lunas.

_¿No sería mejor enviar los escuadrones?. Si no…, la gente se hará preguntas.

_¡La gente no hace un carajo…!. ¿Sabe usted por casualidad que portal ha podido tomar?

_N…No.

_¿Entonces donde quiere enviarlos?. ¿Quiere movilizar a todo el mundo por una zorra?. No, que se encarguen los caza recompensas. No se preocupe por la gente; la policía ya fabricará las pruebas necesarias para que los medios los… “ilustren” con sus reportajes de mierda.

_”Este hombre, está desconectado de la realidad… ¿Acaso no sabe del aumento de las manifestaciones, y la última huelga en UK?. La desinformación está fallando.”_ Se dijo su secretario; pero no se atrevió a decirlo en voz alta.

_¿Algo más?

_Informe de nuestro infiltrado, en la rama de la asociación Pro-Gaia de Calisto. _ Dijo el secretario, dejándole otro chip de memoria con el nuevo informe sobre la mesa.

El secretario del señor Mörder, quitó el chip del informe anterior de la ranura de lectura de la consola sobre su mesa, y colocó el nuevo. Otro marco holográfico proyectado, apareció flotando sobre la pulida mesa de madera oscura del centro del despacho. Alejándose de la ventana, tomó asiento en su sillón negro de cuero de saurio  buey, para escuchar la grabación que acompañaba el informe.

Así que ese tal… Marco, sabe donde están los cristales. Y va ir a Gaia a por ellos. Y… solo serán dos. Perfecto…, qué imbéciles…_ Dijo con desprecio.

_Tenemos suficientes efectivos señor… ¿Doy la orden que los intercepten cuando abran su portal pirata?

_No, pedazo de idiota. El señor presidente, quiere los cristales. Debemos esperar que se acerquen a la zona donde los ocultaron. Moviliza las unidades de reconocimiento. Que envíen un dirigible más; el Dirigible 125. Que los siga, pero que no intervengan hasta estar seguros de donde están los cristales.

_¡¿El 125…. Quiere decir…. El dirigible que hemos equipado con necro-soldados, de forma experimental. ?!

_Por su puesto…. Mejor ir sobre seguro. No me fio de esa gente. Aunque sean dos. ¿Tiene algún problema?

_N…no. Solo quería confirmación. Se hará como pide._ Dijo el señor secretario, mientras terminaba de tomar notas en su bloc de apuntes electrónico. Un rato después, con otro acentuado asentimiento de cabeza,  saludó al señor Mörder, para retirarse de la estancia.

 

Las horas pasaron rellenando informes, la puerta electrónica volvió a abrirse con el zumbido característico.

_Disculpe, señor.

_¿Si?.

_Un paquete para usted.

_Quien lo envía.

_No tiene chip de remitente.

_¿Lo habéis pasado por el escaner?.

_Si. Y también por el detector de químicos, y con el eco-analizador. No  hay nada sospechoso. Parece… un sistema de apertura de portales en miniatura, y… lo que parece una pequeña caja de música con un anota.

_¿Cristales para portales? ¿Porqué los han traído aquí… ¿Y una caja de música? que raro. Deje el paquete aquí.

El señor secretario, lo dejo sobre la mesa, frente al señor Mörder, y se retiró con otro saludo._ Este, sin hacer caso, siguió con lo que estaba haciendo.  Cuando terminó, atrajo el paquete hacia sí, y lo abrió poco a poco. Cuando terminó de destapar la caja. Una melodía de sonido metálico típica del pueblo de los Hur, comenzó a sonar.

_Menuda reliquia. Tengo entendido que hace siglos, los Hur eran buenos fabricando estos trastos._ Se dijo, mirando los rodantes engranajes de la caja. En el centro de la misma, 5 azules cristales para portales, colocados en su típico soporte en forma de pentáculo, pero todo era de dimensiones reducidas, a diferencia de los que se usaban para viajar. Al lado, una nota  lacrada, junto con una tarjeta gris oscuro. El señor morder presionó en el centro de la tarjeta; haciendo aparición una imagen holográfica con el paisaje de una laguna de aguas teñidas de rojo.

_Malditos sean…_ Se dijo. Rompió el sello de lacra de la carta:

 “Hola…, Señor Mörder. Mi nombre es Melor Tierra Gris. Estoy seguro que ya me conoce. Espero que le guste el regalo. Sobre todo la sorpresa que le aguarda al final de la música que suena.

A propósito…. ¿Sabe cuál es la mejor característica y menos valorada de los portales de emergencia?...¿No?. Le ilustraré…. La mejor, es que solo la materia sólida se mueve por esos portales de forma unidireccional. La gravedad, las ondas de radio, el agua y… el aire, se pueden mover por estos portales de forma bidireccional, como lo  haría  una persona por un portal de viaje normal.

Espero haberle enseñado algo…..

Salud.

PD/ Debió haberse mudado a la ciudad espacial….”

_¿Pero… qué coño…?_ Se dijo.

“Chic”. Un sonido metálico proveniente de la caja. La música se detuvo con la última nota. El leve cliqueo le llamo la atención. _¿Un artefacto explosivo…?. Imposible… Ha sido analizado a fondo.

De pronto. Una pequeña bovina, comenzó a proporcionar energía a los cristales. Una pequeña consola de control, iluminándose, mostraba una dirección de portal prefijada.

_¿De donde son esas coordenadas?_ Se preguntó; no lograba recordarlo. Los cristales incrementaron su intensidad lumínica, iniciando el proceso.

_AHHH_ Gritó el señor Mörder instintivamente, saltando de la silla. Si se trataba de un portal de emergencia. La distorsión de la apertura previa al portal, podría desintegrarlo si lo pillaba tan cerca.

_Pero ¿Qué…?._ Se dijo incorporándose de su postura en cuclillas, al otro lado de la habitación. El portal, se había abierto. No era un portal normal. Sobre la mesa, tenía un minúsculo portal, del tamaño de una pelota de básquet; en lugar de uno del tamaño de un coche; que sería lo normal.

_“Alerta…; detectado portal no autorizado abierto en las cercanías”. _Indicaba una voz electrónica femenina. La alarma comenzó a sonar por todo el edificio.

_Esto… tiene que ser una broma. _

Se acercó a la mesa. En la consola de apertura bajo la azabache esfera. Una cuenta atrás, desde 30. _ Sin duda… un dispositivo de auto cierre. Para dentro de 30 minutos._ Se fijó.

_¿Qué ese olor?_ De pronto, sintió una irritación en los ojos y la garganta, que poco a poco fue a más. Se apartó de allí instintivamente. Los ojos le comenzaron a llorar. Desde la esfera, una neblina gris, comenzaba a surgir de la esfera negra, por todos sus ángulos. Intentó pedir ayuda, pero no pudo. Sus piernas no respondían. Todas las medidas de seguridad se centraban en la sala de portales. A  nadie se le ocurrió, que el portal pudiera estar en el despacho del director. Una líquida tos, le invadió los pulmones que le comenzaron a arder. Se tapó la boca con la mano, y se le llenó de sangre. Cada vez, la vista se le oscurecía más. Los lagrimones, se le escurrían por las mejillas. Se los secó con la mano. Enrojecida. No eran lagrimas, sino sangre.

_¿Qué es esto, no puede ser…. Las rodillas le fallaron por fin, desplomándose en el suelo. Notaba la sangre en la nariz, la boca…. Unas arcadas y vomitó un enorme coagulo de sangre de sus pulmones ardiendo.

_Los…los síntomas de los gases venenosos de Gaia. ¿Pero como…?. Las manos y la piel, se le comenzaron a abrir en tremendas llagas, con el contacto con la espesa niebla ácida que se arrastraba por el suelo.

Le vino a la memoria de repente. Las coordenadas prefijadas de la consola de apertura, eran las de Gaia. Le habían enviado un pequeño portal de emergencia, con apertura programada con cualquier punto de la venenosa superficie del planeta. _”De…demasiado pequeño para que cualquiera más grande que un insecto pueda pasar, pero lo suficiente como para que los gases lleguen hasta aquí… Han convertido las características físicas del agujero de gusano en un arma química…. Bien jugado…, Melor”_ Se dijo, mientras convulsionaba víctima del veneno, ya metido en su sistema nervioso. Inesperadamente, una sonrisa se dibujó en la sangrienta boca del señor Mörder. _Mi juego aun no ha terminado…”_Susurró.

Un minuto y  medio había pasado. El señor Mörder; uno de los directivos más importantes de la Corporación, había muerto. Pero el proceso no se detuvo. Aun faltaba poco más de 29 minutos para que el portal que conectaba el agujero de gusano con Gaia, se cerrara automáticamente. Los gases, comenzaron a expandirse por la habitación. Pronto llegaron hasta la rejilla del aire, donde se entremezclaron con las corrientes de aire de la calefacción. Estas llevaron el ponzoñoso aire a todos los rincones del edificio. Cuando el primer afectado, vomitó los primeros coágulos de sangre sobre una secretaria descuidada, el pánico generalizado, comenzó a extenderse entre el personal, tanto agentes, como analistas.

La gente corría de aquí para allá, tapándose la boca de forma ignorante, para protegerse del mortal agente gaseoso, sin saber que era un acto inútil, puesto que los vapores se absolvían también por la piel y los ojos.  Algunos intentaron salir por la puerta principal. Pero a esas horas, se bloqueaba por el frio de más de 100 grados bajo cero en las noches de Europa.

_¡Abran el portal, por favor!_ Gritó alguien, mientras la gente se apiñaba en la entrada de la sala de portales del edificio. Pero los portales, estaban todos cerrados por la alerta de seguridad automática que la apertura del pequeño portal no autorizado, había producido.

30 minutos pasaron. Automáticamente; los cristales del pequeño portal, perdieron energía. El azabache vórtice se desestabilizó y desapareció. Para entonces, el lugar era un neblinoso cementerio lleno de cadáveres amontonados aquí y allá, de rostros desdibujados por grotescas expresiones de agonía.

A la mañana siguiente. El sistema de renovación de aire del edificio; que se activaba siempre cuando la temperatura subía de los 30 bajo cero. Se inició, según su programa. Todo el veneno del interior de la torre, fue evacuado; el cual, se licuó en los grandes y fríos espacios abiertos de la luna.

_Bueno, ya está hecho…_ Dijo un individuo a su compañero, mientras caminaban entre los cadáveres, con el mismo equipo que se usaba para caminar por la superficie de Gaia.

_A veces…, creo que nos pasamos un poco…_ Le contesto su acompañante, mientras se quitaba la máscara antigás.

_¿Y qué esperabas, camarada…?. Esto es una revolución. Más aun… Es una guerra. Nuestra clase social, está luchando por sobrevivir. _Dijo con cara severa.

_Comprendo, que es necesario, para impedir la fase 1. Pero…

_¿Sabes lo que se hace desde aquí?. Coordinar los atentados de bandera falsa. Como el del mercado de hace ya casi tres años. Murieron centenares de inocentes. A manos de estos sucios espías; mientras sus cómplices nos culpaban. Y todo para justificar otra de las injustificables políticas, del estado. Todos aquí… sabían  lo que pasaba y nadie decía nada. Todos eran colaboracionistas…

_Pero…. ¿Qué hay de…?

_¿…los trabajadores? _Le terminó la frase._ ¿No lo sabes?. La torre está automatizada. No hay trabajadores. Los muertos, son de la clase destacada, con un papel más o menos importante en la Corporación. El camarada Melor, sabe lo que se hace, no es un loco.

_¿Sabes que más hacían desde aquí…?. Coordinar las prisiones de Gaia. ¿Sabes lo que hay en los niveles inferiores de aquel horror?. Yo sí. Créeme; todos están mejor muertos.

Los 2 hombres, se sentaron en los escalones de acceso a la sala de portales; y se prepararon unas pipas para fumar el famoso mineral negro tan popular. Aun les quedaba como una hora, hasta que se preguntaran que estaba pasando, desde la ciudad de Icer. Lo cual les dejaba tiempo de sobra para relajarse, y luego abrir el portal de viaje programado del día, como una parte más del personal.

_Bien…. Señor Unterdrücker, le toca mover a usted la próxima pieza del juego._ Susurró el hombre, mientras exhalaba otra voluta de negro humo de su pipa.


© Copyright 2017 Luis.fuster.peris. All rights reserved.

Gaia Durmiente

Status: In Progress

Genre: Science Fiction

Houses:

Details

Status: In Progress

Genre: Science Fiction

Houses:

Summary

Marco recoge a su hija de la escuela. De repente, algo sucede. ¿Una tormenta, un huracán?. ¿Como es posible en Italia?. No, no es nada de eso. Nuestros protagonistas se ven atrapados en un fenómeno generado de forma artificial. De repente Marco despierta en un mundo extraño, con gente extraña de la que deberá huir. ¿Recuperará marco a su hija, y podrá volver a casa?
Share :
Twitter

Add Your Comments:

Other Content by Luis.fuster.peris

Add picture

Paste the link to picture in the entry below:

— or —

Drag a picture from your file manager into this box,
or click to select.

Add video

Paste the link to Youtube video in the following entry:

Existing Comments:
Bad selection

Cannot annotate a non-flat selection. Make sure your selection starts and ends within the same node.

(example of bad selection): This is bold text and this is normal text.
(example of good selection): This is bold text and this is normal text.
Bad selection

An annotation cannot contain another annotation.

Anonymous
Really delete this comment?
Anonymous
Really delete this comment?

There was an error uploading your file.


    
Anonymous