El helado Norte

El helado Norte

Status: In Progress

Genre: Fantasy

Houses:

Details

Status: In Progress

Genre: Fantasy

Houses:

Summary

Primeras historias de Ehrighen.. dedicado al gordo redactadazo y a codubi,
Share :
Twitter

Summary

Primeras historias de Ehrighen.. dedicado al gordo redactadazo y a codubi,

Chapter1 (v.1) - "Ni una isla en aquel mar"

Author Chapter Note

una introduccion a los hombres del norte

Chapter Content - ver.1

Submitted: January 26, 2017

Reads: 72

A A A | A A A

Chapter Content - ver.1

Submitted: January 26, 2017

A A A

A A A

Capitulo 1:

 

“Ni una isla en aquel mar”

 

<<En aquellos tiempos la guerra no sonaba a hierro. La lanza, era la herramienta de los nobles. Los hombres solo conocían el frio inmortal de Miszka; donde los castillos eran marginados de toda saga mientras la madera y el cuero protegían las coronas de los reyes, mucho antes de que así fuesen nombrados. Cuatro coronas oseas forjó la madre; del oso y sus garras al gran Fhada, del ciervo y sus astas al gran Rheothad, de la vertebra de ballena se le talló al gran Sneachd y del lobo y sus colmillos al gran Liabh.>>

 

Aquella noche el sabio contempló el cielo, mas oscuro que de costumbre, al contar con la ausencia de la luna. Exploró durante horas el hogar de Miszka, moviendo con impaciencia su cabeza en busca de la señal. Como esta jornada nocturna muchas tomaron lugar, durante semanas el sabio intrigaba sobre las estrellas. Los demás ya comenzaban a creer que el viejo deliraba o que su ya no tan temprana ceguera le impedía analizar la otra tierra, hacia donde Miszka contempla. Pero esta vez por fin fue diferente. En mitad de la noche el viejo gritó en un éxtasis sobrehumano hasta despertar a todos.

-¡Miszka ha dicho, el momento ha llegado!-. Gritó alguien a lo lejos.

-¡Que comiencen los festejos!-. Se escuchó por otro lado. -¡Que elijan al campeón de Fada y que grande sea su gloria!-. El griterío fue cada vez mas grande.

-¡Preparen los sacrificios, preparen las cenas, preparen las largas mesas y los cuernos que cerveza portan!-.

-¡Eterno sea el sabio, eterna sea su sabiduría, eterno sea el arrepentimiento de aquellos que dudaron!-

-¡Eterno sea!- Contestaron a coro. De la mas grande de todas las tiendas un robusto hombre apareció. Vestido con una enorme capa hecha de piel de oso que lograba ensanchar mas aun sus hombros. Sobre su pelo rubio y trenzado se alzaba una corona hecha de huesos.

-¡Eterno sea el jefe Agath!

-¡Eterno sea!- Luego todo ruido cesó y el bestial Agath se preparó para hablar;

-Mañana al atardecer se hará un gran banquete, en la noche un gran fogón se consumirá ante Miszka. Ante todos nosotros el sabio elegirá al campeón de entre los hombres y a las mujeres que lo acompañarán. ¡Yo mismo acompañare al campeón y llenos de gloria volveremos!-. Una estampida de gritos y aullidos acompañaron la ultima frase del jefe. - ¡Ahora duerman, descansen, mañana se elegirá al campeón!- Los griteríos continuaron por unos minutos mientras lentamente retornaban a sus tiendas. Poco a poco el ruido desapareció y la noche fue reconquistada por el sonar de Ehrighen, como era llamado, al monótono e incesante viento del norte. Las noches en estas tierras eran largas y oscuras por lo general, no esta vez, pues la luna continuaba en su lenta danza por arriba del cielo desnudo. Quizás esto facilito el avistamiento de las señales, las cuales venían esquivando al sabio por mucho tiempo. El mismo durmió con una paz que experimentaba hace tiempo, posiblemente ha de soñar con aquellas extrañas cosas con las cuales un sabio sueña. Aquellas cosas con las que todos soñamos, mejor dicho, pero solo una mente anciana y experimentada como la de él era capaz de encontrarle un sentido y una conexión directa con el futuro, el pasado o el ahora. No es posible describir con que soñó aquella noche el sabio, podría intentarse, pero al fin y al cabo solo obtendríamos un repertorio de imágenes grotescas y sin sentido debido a nuestras mentes desconocedoras. Por otra parte, si es posible describir como se sintió Ghajak, el sabio; un mar basto de felicidad donde ni el de mejor vista y mas altura de los hombres podría divisar alguna isla de mal. Esto seria un sentimiento de pura alegría para cualquiera de nosotros, ignorantes que somos. Pero Ghajak no se ganó el titulo de sabio por pensar como cualquier persona, en su critico análisis algo extraño sucedía en ese sueño tan alegre. El sabio sabia muy bien el origen del mal y la naturaleza del bien, como dos pilares que sostienen aquello inquebrantable. Tanto bien y nada de mal no es nada bueno, pues el bien es alegría cuando el mal se ha vivido y se hará de vivir. Ausente aquella isla de dolor y sufrimiento que haga valorar la tranquilidad del océano solo connota un sufrimiento interminable. Una angustia poderosa recorrió la piel de Ghajak desde sus pies hasta su calva cabeza, erizando casi imperceptiblemente los larguísimos pelos de su blanca barba. <<No hay mente que engañe la muerte ni espada que la decapite, hombres sabios, hombres guerreros, hombres ser y hombres dejaran de ser.>> Solía decir el sabio humildemente cuando alguien lo llenaba de elogios por su inagotable sapiencia, pues el viejo por mas sabio y conocedor que sea, hombre es y cansancio siente. Luego de unos últimos pensamientos, finalmente, pudo volver a dormir.

 

 

 

 


© Copyright 2017 opRealWritter. All rights reserved.

Chapters

Add Your Comments: