Necesito desocupar la mente

Reads: 60  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 0

More Details
Status: Finished  |  Genre: True Confessions  |  House: Booksie Classic
Observaciones y momentos en nuestras vidas.

Submitted: June 16, 2017

A A A | A A A

Submitted: June 16, 2017

A A A

A A A


NECESITO DESOCUPAR LA MENTE (la vida en observaciones)

 

PRIMERA OBSERVACIÓN:

No puedo escribir absolutamente nada porque tengo la mente muy ocupada. Y hasta en las horas en las que tengo que descansar, esta mente mía no cesa. Ese es  el problema con el que frecuentemente nos encontramos muchos y que al breve descuido de no desocupar la mente, tenemos la ansiedad de convertirnos en los supremos protagonistas a los que Gabriel García Márquez acude en su “Peste del insomnio.”  No solamente es el poder escribir nada. Mencioné eso porque he querido, planeado y anticipado mis deseos por escribir (por llamarme escritor), y al momento que tengo todo listo, no me sale nada de la mente. Pero esto le puede suceder a aquellos que se encuentren algún día diciendo: -“no puedo bajar de peso…”, “no puedo enamorarme nuevamente…”, “no puedo dejar ese vicio…”, “no puedo escapar del sufrimiento…”  Todos de una u otra forma solemos pasar por esta etapa del “no puedo” pero no nos damos cuenta que es nuestra ocupada mentalidad que nos deshabilita. Pasamos tanto tiempo ocupando la mente (algunas veces con estupideces), que no dejamos el tiempo suficiente para filtrar y despojar  lo que no vale la pena. Yo soy el peor de todos. Y lo que me pasa a mí es que algunas veces, quiero hacer todo al mismo tiempo y no me doy cuenta de que estoy acribillando a mi ser. No me quiero, y si sigo a ese paso, muy pronto acabaré agotado y rendido y no podré hacer nada.

Vivimos en un mundo en que los medios sociales nos llenan la mente de “cosas”. Pasamos la vida pendientes de asuntos que no deberían de importarnos pero somos tan metidos que nuevamente llenamos nuestra mente con esas “cosas”. Entonces, la pregunta es ¿qué se debe de hacer para desocupar la mente de “cosas” que no valen la pena? El problema es que el mundo nos bombardea con “cosas” y somos tan esponjosos que absorbemos todo lo que el mundo nos da.

La prioridad de hacer las cosas que valen la pena es uno de los primeros pasos. Ya establecida nuestra prioridad, debemos de tener muy en cuenta no tener una larga lista de prioridades sino por lo menos tres. Tres es el objetivo aquí. Tres prioridades podemos lograr. Luego, busquemos el tiempo apropiado para hacerlas. Tenemos que eliminar el resto de los pensamientos que balcean en nuestras cabezas, para poder completar estas tres prioridades. Si para completar tres cosas nos llevamos una semana, bueno, que sea una semana. Si para completar tres cosas nos llevamos más de una semana, bueno, que sea más de una semana. Lo importante para vaciar esa mente de tanta preocupación, es hacer las cosas poco a poco, sin apresurarnos. El meter muchos pensamientos a la mente, nos agobia. El introducir ideas que son muy extremadas, nos van a fastidiar, es mejor tener en mente lo que si vale la pena hacer, y de lo que sí vamos a sacar provecho. Tenemos que aprender en este mundo moderno, a filtrar y a despojar tantas cosas que nos llegan a la mente, para que de una forma más sana podamos disfrutar del más productivo momento.

SEGUNDA OBSERVACIÓN:

Arruinamos el momento, cuando nos enfadamos, enojamos, desafiamos y hasta odiamos. En cualquier situación en la que no nos parece adecuada, o cuando nuestro ego se pone muy debajo, no pensamos con la cabeza fría. Tenemos la mala costumbre de la reacción instantánea. En un momento de enojo, podemos arruinar vidas, podemos hasta incluso arruinar nuestra propia vida. La reacción instantánea nos hace perder la paciencia, los valores, y hasta el razonamiento. No pensamos bien, y dejamos que nuestra furia tome control de la situación. Ya para esos cuantos segundos de descontrol, ya hemos dicho hasta lo que no deberías decir, pero que nos espinaba y en el instante salió a relucir. Ponte a pensar, ¿en dónde estabas cuando tuviste el último enojo?  En ese momento, nos olvidamos del alrededor, nadie existe, estamos como en una burbuja de lluvia ácida, y nos alteramos, levantamos la voz, y el descontrol nos lleva hasta usar la fuerza física. Pero las palabras son más Fuertes y hasta en algunos casos mortales.

Lo que tenemos que hacer es escuchar, ponernos en el puesto de la otra persona, tomar nuestro tiempo antes de abrir la boca, y dejar que la mente se enfríe. Sin cabeza fría, las consecuencias serán devastadoras y es de esa forma cómo podemos arruinar el momento.

R.D. ©

6-16-2017

 


© Copyright 2017 R.D.. All rights reserved.

Add Your Comments:

More True Confessions Essays

Booksie 2017-2018 Short Story Contest

Booksie Popular Content

Other Content by R.D.

CLOUDS by RDayleft

Short Story / Fantasy

El retrato de mis ansias

Short Story / Fantasy

La ultima noche

Short Story / Editorial and Opinion

Popular Tags