el sándwich

Reads: 82  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 0

More Details
Status: In Progress  |  Genre: Humor  |  House: Booksie Classic


la voz interna de un niño en los años sesentas en la ciudad de méxico. visión inocente franca y divertida con una descripción auténtica de las costumbres de la clase media alta en esos años

Submitted: January 02, 2018

A A A | A A A

Submitted: December 06, 2017

A A A

A A A


El Sandwich

El dia que naci mi mama se encontraba en la Catedral de México por misa del Dia de Muertos, fue donde sintió los síntomas del parto,  tomo un taxi que nos llevo a la clínica del Dr Vidal a dos cuadras de la Basilica de Guadalupe.Técnicamente nací entre la Catedral de México y La basílica de Guadalupe el Día de Muertos.

Los primeros recuerdos de mi infancia son de mi flamante casa, dos pisos cuatro recamaras sala y comedor separadas, doble patio y jardín grande con entrada extra a la cocina  .El cuarto de servicio y de lavado y planchado eran con entrada separada y en el piso de atrás.

Era de aquellas casas en que los arquitectos de los años 50´s orgullosamente estampaban su firma a un lado de la entrada con letras de metal, en este caso con mucha razón ya que era una casa encantadora.

La colonia se llamaba Guadalupe Insurgentes, ya en el nombre se podía leer el estilo y belleza del lugar de quien planeó ese barrio.

Rodeada por los parques de Insurgentes norte, con árboles milenarios y abundante vegetación, avenidas funcionales y bordeada por la lateral de Insurgentes, con su Iglesia con fuentes y parque trasero, rodeada por una plaza  con portales donde estaba la farmacia, la tienda de abarrotes, la panaderia, la verdulería,  la tortilleria, el salon de belleza y el estudio de fotografía también con una fuente en el centro.

Mi niñez fue fantástica, aun recuerdo salir al patio y encontrar una hilera de autos, siempre cambiante, un día era un Mercedes de los redondos, otro día era un Mercedes de los cuadrados, otro día eran los dos Mercedes o un Ford Thunderbird rojo que me encantaba, o un Citroen de los que eran hidráulicos, precursores de los low rides de california, o un DKW , auto raro de mi hermano mayor y la camioneta Volkswagen que manejaba el Sr Lopez.

Mi familia era perfecta, mi hermano mayor ya era adolescente igual que mi hermana y mi otro hermano que ya iba a la escuela, mi flamante papa siempre elegante y con bigote recortado y mi madre modelo de mama de los años 50´s esbelta bien vestida fina formal y más estricta y temible que un general de brigada Japones .

Todo era perfecto hasta el día que me avisaron que empezaba a ir al kinder, significaba que después de tres años de hacer nada excepto jugar con mis juguetes, comer mi comida favorita pasármela en el jardín todo el día, ver la televisión en la tarde con chocolate caliente y pan dulce, ahora resulta que me tenia que levantar a cierta hora temprano, vestirme de uniforme con pantalones cortos, llevar en una mochila, cuadernos lápices borradores y no se que cosas mas. El estrés realmente era algo casi insuperable, el primer día de clase fue en la escuela de monjas llamada obviamente Instituto Guadalupe Insurgente, mixto los años de kinder y pre-primaria y solamente femenino de primaria en adelante.

Yo no quería quedarme, arme un drama y es que en verdad no me quería quedar, eso de ir a la escuela todos los días no cuajaba conmigo, pero por mas que lloré no me dejaron regresar a casa, lo chistoso es que con tanto drama se les olvidó darme mi almuerzo y después de estar aburrido sentado en una banca de la clase me llamaron para decirme que me habían traído comida para el recreo.

La cosa estaba dejando de ser tan aburrida hasta eso, las niñas a lado de mi se veían bonitas, yo no conocía mucha gente ademas de mi familia y algunos familiares pero la idea de estar rodeado por niñas me empezó a agradar, salí del salón rumbo a la entrada y ahi estaba la muchacha de la casa que me había traído una bolsa con un sandwich y me dio un peso de papel para que me comprara un refresco en el recreo.

Todo esto la verdad era novedad, vaya, creo que nunca me había comido un sandwich, de hecho, conocia las tortas y los tacos claro pero esto  como que parecía comida de adultos, muy gringo  y ahora yo de regreso al salon de clases que se preparaba a salir al recreo, con un sandwich de jamon queso y mostaza, y con un peso de papel en mi bolsa corriendo a jugar con el resto de los niños y niñas al patio , la cosa iba mejorando. Resulta que se valía jugar futbol en el recreo , que con mi peso de papel me alcanzo para una chaparrita de piña y todavía me dieron monedas de cambio, que mi sandwich sabia a gloria, realmente comida de adultos, envuelto formalmente en una servilleta algo así como comida de viaje , recuerdo el sabor de la mostaza con el jamón. por que nunca me habían dado de comer sandwiches?

Para cuando pasaron por mi ya no me quería regresar , había conocido a Rocio que era la niña mas bonita del salon con trenzas de color café claro y piel brillosita en los cachetes por que su mama le ponía crema  a Mirna Cecilia, si así junto me dijo,  que era un  poquito mas alta que yo y con ojos brillantes y pelo chino largo, ya había aprendido a jugar con los otros niños en el patio algo que se llamaba serie de penalties , todavía me faltaban tirar dos cuando llegaron por mi.

Y ahí voy, caminando a través del pasillo con mi mochila entre el barullo de los otros niños , salir a la calle soleada donde estaban los padres y parientes que recogían estudiantes, un caos organizado y excitante, como la culminación de ese día que pensé que nunca iba a llegar y que nunca podría superar, me detuve y voltie a ver hacia arriba la brillante fachada color mostaza de mi Instituto y no pude evitar sonreír, con orgullo me daba cuenta que finalmente había sobrevivido mi primer día de clases.


 


© Copyright 2018 Sam Mendes. All rights reserved.

Booksie 2018 Poetry Contest

Booksie Popular Content

Other Content by Sam Mendes

En El Metro

Short Story / Romance

oxxo girl

Short Story / Romance

24 horas

Short Story / Romance

Popular Tags