De 0 a 765

Reads: 57  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 0

More Details
Status: In Progress  |  Genre: Science Fiction  |  House: Booksie Classic


It's the year 2765 and the Hex are being hunted however they rise and survive, together.

Submitted: December 15, 2017

A A A | A A A

Submitted: December 15, 2017

A A A

A A A


De 0 a 765

La habitación estaba en silencio, excepto por el zumbido y el canto de la energía que pasaba a través del enmarañado desorden de cables. Era un desorden de colores y pequeños fuegos artificiales. Las chispas eran emociones que corrían demasiado rápido y se derramaban fuera de la mente hacia el teclado. Se derramaron como una cascada, algunas partes se quedarían atrás e inundarían la habitación. Hubo muchos pensamientos en la habitación oscura. Se tumbaron en el suelo, inútiles. A veces haciendo ondas y balanceándose. El reflejo que mostraron fue una mentira. Una versión contorsionada de la realidad estirada a través de los planos, dilatada.

 

Un monitor encendido. La habitación comenzó a respirar. El zumbido de la máquina se convirtió en una melodía. Los pensamientos bailaron, parpadearon. Comenzó a brillar, la habitación una vez oscura.

 

Una cabeza movida.

 

Los ojos escanearon el monitor. No había necesidad de tocar el plástico negro sobre la mesa. La mente estaba trabajando. Estaba conectado a los cables, era parte del océano de pensamientos, también se balanceaba. Otro monitor encendido. Cada uno se encendió uno por uno, el zumbido se intensificó. Chispas volaron causando una lluvia de fuegos artificiales. La habitación era un hermoso desastre frenético.

 

La cabeza se movió mirando lejos de imágenes sangrientas en la pantalla. Los pensamientos se tambalearon, se convirtieron en recuerdos. Las imágenes en las 765 pantallas cambiaron. Una tubería explotó y el aire que escapa siseó. Manos movidas. Se movieron hacia sus oídos tratando de mantener los susurros fuera de su mente. El agua, los recuerdos, comenzaron a elevar.

 

Un monitor se levantó del agua oscura y enojada. Sin embargo, no estaba conectado por cables, tenía un cuerpo adjunto. Ella dejó escapar un agudo chillido, se elevó por encima de las maldiciones a su alrededor. El cuerpo se movió hacia ella, el monitor se encendía y apagaba. Sus ojos estaban muy abiertos, se convirtió en una estatua, inútil. Ella sintió dolor. Fue su hermano. El monitor se enciende y muestra las grabaciones de una vida. Sintió que los monitores detrás de ella se apagaban. Ella oró para que esto termine. Sus súplicas fueron escuchadas. Una mano se levantó del agua turbia.

 

Ahí estaba su asesino.

 

Ella sintió dolor una vez más. Su cabeza no estaba bien. De repente se enfrió, pensó ella. Sintió algo deslizarse por su pálida frente, manchándose de rojo. Su boca tenía el sabor del metal. Ella se sintió lejos y reemplazada. Echó una última mirada a su rostro dolorido. Una lágrima corrió por su rostro y cayó en el mar de pensamientos.

 

Bailo con los demás y los monitores se volvieron negros, de 765 a 0.

Sandra corre, respirando con fuerza, mientras el miedo y la adrenalina la empujan hacia adelante y hacia callejones estrechos, corriendo por un laberinto cuando escucha las voces de sus perseguidores que gritan órdenes para su captura. Se maldijo por dentro mientras se detiene por un momento para recuperar el aliento, es un poco tarde para arrepentirse. Su mochila está a punto de estallar, y se mueve, tratando de obtener algunas de las esquinas más afiladas para no que no se hundan en su espalda.

 

Apenas retiene el grito que sin duda habría revelado su escondite cuando extremidades largas se extienden desde detrás de élla y de repente hay una mano cubriéndole la cara. Sandra se tuerce abruptamente para ver quién la atrapó, pero se relaja cuando ve que se trata de Adrián, con un dedo en los labios en un gesto silencioso para mantener la boca cerrada. El chico más joven retira su mano de la cara de Sandra y hace una seña hacia la puerta detrás de él con una inclinación de cabeza. Sandra entra en la oscuridad donde estará a salvo.

 

Es bueno que sea Adrian quien la encuentre, y no alguien más, como Yaír o Aurelia, porque realmente le habrían quitado la cabeza.

 

Sandra desea poder ver al una vez alegre Yaír, solía ser tan brillante como el sol, emocionaba a Sandra con su risa atronadora y sonreía a prácticamente cualquier cosa. Todos los días eran felices con el. Pero desafortunadamente todo eso cambió cuando la Seguridad se llevó a su hermana después de alegar que ella tenía el gen Hex. Desde entonces, Yaír sonríe poco y se ríe aún menos. Su vida se apago.

 

El gen Hex se descubrió por primera vez en 2737, son experimentos que se diseñaron para garantizar que toda la población estuviera más en contacto, más conectada a la tecnología. Los genes habían sido injertados en miembros aleatorios del público (en ese tiempo eran suertudos), pero en 2765, se estableció una ley que cualquiera que se descubriera que era un Hex sería exterminado.

 

Fue peor cuando las habilidades de Sandra se manifestaron. Había hecho todo lo posible por ocultarlo a su mejor amigo, no lo queria preocupar. Sandra nunca olvidará el día en que Yaír entro en su habitación. Cuando vio lo que estaba haciendo, la expresión de su rostro se vio afectada por la conmoción, la preocupación y la amargura teñida de resignación y pesar; la imagen está siempre grabada en la mente de Sandra.

 

Sandra se había congelado en estado de shock, con la cara pálida por su repentina entrada y las manos a ambos lados del monitor en vez de en el teclado donde deberían estar, pero ya era demasiado tarde para volver a colocar sus manos sobre el plástico negro, incluso mientras que las líneas de texto continuaban apareciendo en la pantalla de la terminal. Se muerde el labio, alejando lentamente su silla de la mesa, y mirando a todos los lados menos a la cara de Yaír.

 

El chico se queda allí en silencio con una mirada de complicidad en su rostro. Para Sandra, se siente demasiado como si la estuvieran juzgando, se quiere esconder, pero no hay palabras que pueda decir en ese momento para decirle cuánto lo lamenta. Élla ni siquiera puede mirar a Yaír a los ojos, y está tan seguro de que el chico se dará vuelta y saldrá por la puerta y se marchará de su vida, por lo que se sorprende cuando unos dedos agarran firmemente su muñeca. Levanta la mirada y se encuentra con la mirada seria de Yaír, se ve un poco triste.

 

"Empaca tus cosas. Nos tenemos que ir." Yaír dice en voz baja, y Sandra se queda en silencio en respuesta. No tiene que agregar que Sandra nunca podrá volver a su propia vida. Sus dedos abandonan su piel, pero todavía puede sentir la huella de los dedos de Yaír allí, al igual que esa memoria.

 

Sandra agarra sus camisetas y sudaderas favoritas, los jeans que son demasiado largos para élla, los que habían sido usados ??por sus hermanas mayores, y está a punto de meter su computadora en su mochila, pero la mano de Yaír en su hombro la detiene. "Podrán rastrearlo." Sandra suspira inaudiblemente; es lo único que realmente valora, pero lo deja, agarrando algunos otros artículos, antes de mirar alrededor de su habitación una vez más, despidiéndose de esa vida. Borra la memoria.

 

No está segura de lo que le espera, pero es mucho mejor que ser “un pato sentado” y no saber cuándo los RGB podrían entrar a su casa para atraparla para que la ejecuten.

 

No es como si tuviera mucho para decir adiós de todos modos. Su padre murió cuando ella tenía tres años, su hermano mayor había sido asesinado en una guerra territorial, y su segunda hermana las había abandonado hace mucho tiempo. Su madre nunca estuvo bien; se estaba marchitando como una flor. Uno de sus vecinos se ofreció a cuidarla, y garabateó apresuradamente una nota a ese vecino, dejando dinero atrás, esperando que los mantuviera por un tiempo al menos. No hay nada que Sandra no haya dejado atrás (excepto por su computadora), y ella cierra la puerta detrás de élla, el clic de la puerta la única despedida de su vida anterior.

 

Aurelia mira hacia arriba desde la pantalla de video cuando Adrián y Sandra salen de detrás de la puerta de metal gigante después de una serie de pitidos y zumbidos electrónicos. Su escondite tiene un millón de salidas que solo el grupo conoce; debes de ser cuidadoso cuando eres un Hex. Todos han tenido sus propios encuentros con los RGB, y la obsesión a los detalles de su escondite ha dado buenos resultados más de una vez. Si no fuera por eso los Hex no existirían.

 

La chica más grande le da a Sandra una mirada de desaprobación y un suspiro, que regresa con una sonrisa tímida, Sandra sabía que esto iba a pasar. Adrian espera y luego desaparece por otro corredor, siendo engullido por la oscuridad.

 

"Eso realmente estaba cerca, Sandra." Aurelia tiene ojos por todas partes, conectados a un trillón de cámaras de seguridad, le permiten controlar todo desde una vista de pájaro sin siquiera tener que abandonar su escondite.

 

Sandra, actuando sin ser afectada, baja su bolsa, volteándola sobre la mesa vacía al lado de Aurelia. Las piezas mecánicas resuenan y saltan ruidosamente de la bolsa sobre la mesa.

 

"Bueno, ya sabes cuánto Bridget quiere ponerse en contacto con ese otro grupo rebelde que ha estado en todas partes. Pude haber contactado con uno de sus informáticos." Dice con una sonrisa y escribe una larga serie de números que detallan una cuenta de crédito y un número encriptado en una hoja, dándosela a Aurelia. Ser un Hex significa que tiene una memoria buena y la escribe.

 

Aurelia le quita el papel. "¿Qué tan segura estás de que no es uno de los guardianes en la red que las RGB se preparan para atraparte?" Aurelia siempre se preocupa, élla es el líder Hex. Sandra la entiende, ser la hermana mayor de Bridget, uno de los Hex más talentosos que Sandra conoce, debe ser bastante estresante. No entiendo como lo puede soportar.

 

"Dame un poco de crédito. Hice mi investigación antes de salir y andar por la red. Además, no creo que un programa de RGB pueda simular imágenes reales, y sabes que la sensación de los programas es diferente," señala.

 

Aurelia le da una mirada ilegible. "Ese puede ser el caso, pero eso no significa que no podrían haber aprendido a hacer algo similar." Bridget elige ese momento para entrar en la habitación, todavía en pijama y frotándose los ojos.

 

"Te preocupas demasiado. Sandra sabe lo que está haciendo, yo la entrené."

 

Estos últimos días han sido difíciles para Bridget, como lo demuestran los círculos oscuros que tiene debajo de los ojos. Parece que ha estado intentando hacer uno de sus proyectos secretos por su cuenta una vez más.

 

La mayor de las muchachas suspira. "Sabes que me preocupo porque no queremos que se repita lo que pasó con-" La mirada de ojos que Bridget le da a Aurelia está tan llena de ira que prácticamente crepita dentro de la habitación. Aurelia no retrocede ante esa mirada, y Sandra traga inaudiblemente ante la tensión cargada entre las hermanas. Ella solo puede respirar fácilmente cuando Bridget mira hacia otro lado.

 

"No, simplemente no lo hagas". La chica más joven se aleja de la habitación; la puerta se abre con un siseo, y luego se cierra con un tirón la única evidencia de que está más afectada de lo que deja ver esa corta confrontación con su hermana.

 

Sandra se lame los labios nerviosamente. "¿Me atrevo a preguntar de qué se trataba eso?"

 

Aurelia está ocupada golpeando su cabeza en el escritorio, murmurando en voz baja antes de levantar la cabeza para mirar a Sandra. No cree que alguna vez haya visto a Aurelia tan cansada desde que se unió a ellas. Ahora, la chica mayor solo se ve como si perteneciera a un cementerio con su piel pálida y ojos rojos, tal vez estuviera en paz alli.

 

Finalmente, cuando parece que Aurelia ya tuvo suficiente de golpear su cabeza contra la mesa, le da a Sandra una débil sonrisa y procede a contarle la historia de Alesia Compton.

 

Alesia Compton mira al techo de yeso mientras los científicos murmuran a su alrededor, tomando notas del equipo eléctrico que han conectado a ella. Mira fijamente porque es mejor que reconocer el dolor que inunda su cuerpo cuando la golpean con pulsos eléctricos que habrían matado a otra persona (aunque piensa que ya se esta acostumbrando). Un científico se ve molesto cuando no reacciona, y aumenta la corriente. Esta vez, su mano izquierda se mueve involuntariamente. Interiormente, Alesia se burla de ellos ye de ella misma.

 

Tres años ha estado atrapada en este lugar y las cosas que ha visto la horrorizaron. Ya no es la niña aterrorizada y de ojos grandes que fue traída con lágrimas corriéndole por la cara. Habían dicho a sus padres que si se confirmaba que era un Hex, sería ejecutada esa noche, y si no lo era, entonces sería devuelta sana y salvo a su familia.

 

Que mentira.

 

Cuanto más tiempo pasaba en la instalación, más se enteraba de los experimentos (experimentos para estos científicos que se llamaban a sí mismos seres humanos).

 

Irazu había estado aquí dos años antes de que trajeran a Alesia y le había dicho a la chica que todos los que habían sido traídos nunca salían. A veces desearía estar con los demas, en un bolsa negra. La única forma de salir de las instalaciones es a través de la muerte. Aún no ha visto ningun monitor de computadora; claro, los científicos nunca se arriesgarían a dejar que sus sujetos tuvieran una conexión exterior con el mundo, era una prisión. Esto no impide que Alesia grite ese nombre que le traen felices recuerdos.

 

Su mente lo repite una y otra vez, cantandolo, hasta que vuelven el voltaje tan alto que sus ojos se enrollan en su cabeza y todo se oscurece. Sigue cantando el nombre de Bridget en su mente, un esfuerzo fútil, pero es lo único que puede aferrarse ella se aferra a ese hilo de esperanza. Un día saldrá de aquí. Un día.

 

Un día alguien también sostiene el hilo de esperanza.

 

Sandra se hunde en el sofá, sin aliento después de escuchar el cuento de Aurelia sobre Alesia Compton. Al menos ahora Sandra tiene una idea de por qué Bridget siempre tiene esperanza. Dos años después y Bridget aún no ha renunciado a su amiga, no cree que esté muerta.

 

"Y ahora lo sabes. Bridget probablemente me mate por decírtelo, pero creo que también debes saberlo, considerando que eres parte de nuestro grupo. Me preocupo por ella todos los días y es difícil verla así. Sé que tienes cuidado, pero si existe la posibilidad de que te atrapen y tengas que elegir entre tu vida y la misión, elige tu vida. Te necesitamos."

 

"Gracias," Se inclina, y le da una pequeña sonrisa. "¿Y tú? ¿Crees que Alesia este viva?”

 

Aurelia voltea al otro lado, alejándose, volteando a nada. "Si ella está donde creemos que está, entonces probablemente estaría mejor muerta,"

 

No le gusta mucho la oscuridad detrás de esas palabras.

 

"Oye," Yaír entra a la sala de control en la mañana. El gangster se quita su chaleco (un regalo de Sandra). Sandra lo mira momentáneamente con una pequeña sonrisa antes de volver su atención a las pantallas. El dia ya es alegre.

 

"Oye tú mismo," Sandra saluda. "¿Has encontrado algo interesante por ahí?" Yaír mueve la cabeza mientras estira sus brazos, bostezando.

 

"Me las arreglé para ponerme en contacto con Earl y preparar algo de artillería para nosotros, pero no ha habido cambios en otros aspectos. ¿Cómo estuvo tu día?"

 

"Estoy tratando de concentrarme aquí,"

 

Yaír sonríe, sabiendo que Sandra no necesita mantener sus ojos en la pantalla para monitorear cambio. El entrenamiento de Bridget es excelente y solo cuando sintió que había entrenado al otro Hex con un estándar apropiado, la dejo libre. Con Sandra, tanto Aurelia como Bridget saben que incluso si sus ojos no están pegados a la pantalla, cualquier cambio sería comunicado a Sandra. Su rango puede no ser tan amplio como el de Bridget, pero, nadie puede acercarse a las habilidades de Bridget porque incluso como un Hex, sigue siendo una anomalía entre ellos; Es por eso que aunque Aurelia es la líder, Bridget es la líder de la sombra que ejerce el poder en esta operación.

 

Un ping contra la conciencia de Sandra la hace mirar hacia las pantallas que muestran un arcoiris de texto. El chico suspira cuando Sandra regresa al trabajo. Sandra trabaja para encontrar la señal. Yaír puede estar acostumbrado a ver a Sandra trabajar sin que sus dedos toquen el teclado, pero nunca es menos perturbador verlo; él piensa que probablemente estará más asustado si alguna vez tuvo la oportunidad de ver a Bridget funcionar correctamente, y se estremece a la idea.

 

Unos minutos más tarde, Bridget entra sin aliento a la sala de control, con los ojos brillantes y determinados pero exhaustos. "¿Lo encontraste? ¿La señal?" Bridget no espera una respuesta antes de sentarse en la silla al lado de Sandra, la información parece volar más rápido aunque sus manos no toquen el teclado. Por lo que parece, Bridget apenas ha dormido. Aurelia entra silenciosamente en la habitación momentos después, los ojos siguiendo la información en la pantalla.

 

Las tres logran identificar la señal en lo que parece una parte desconocida en el mapa. No hay edificios, ni carreteras, y parece que está en el medio de la nada. ¿Podría ser esta la instalación que Aurelia había mencionado más temprano ese día?

 

Bridget casi se cae al levantarse de su asiento, la silla cayó hacia atrás con un ruido metálico.

 

"¡Es Alesia! Ella todavía está viva. ¡Todavía está viva!" Bridget exclama. Aurelia abraza la figura temblorosa de Bridget.

 

"¿Qué estamos esperando? Vamos a buscarla." Bridget les da una gran sonrisa, sus ojos brillan con determinación.

 

Alesia se estira tan lejos como puede con su mente, empujando a través del dolor que envuelve su cuerpo mientras se agarra a las corrientes eléctricas, siguiendo el camino y gritando a la oscuridad. Antes de que se desmaye por la tensión en su cuerpo, cree oír la voz de Bridget y sonríe, algo que a los científicos les habría perturbado, pero nadie la está mirando. La voz de Bridget es feroz y determinada en la mente de Alesia antes de entregarse a la oscuridad de la inconsciencia.

 

Ya voy, amiga. Ya voy.

 

Todo después de eso es un borrón de movimiento en la mente de Sandra cuando Aurelia y Bridget ladran órdenes al resto del grupo en preparación para la misión de recuperación de Alesia Compton. Yaír se pone en contacto con Earl y la artillería llega en menos de una hora, y cinco gangsters que se supone deben ayudar con la operación. Ellos lucen feroces y si las miradas mataran, Sandra cree que ya la habían enterrado más de un metro ochenta.

 

Van a través de planos y todo va tan rápido que Sandra encuentra que si no fuera por sus habilidades Hex, le sería difícil mantenerse al tanto de todo. Bridget está más herida de lo normal. Finalmente se van en dos días. Sandra se siente decepcionada de que le hayan pedido que se mantenga al margen de esta gran operación, pero Aurelia la aparta y le dice que si la operación falla, ella será quien estará a cargo del grupo. Sandra se siente un poco débil, pero memoriza todo lo que Aurelia le dice y prepara todas las cajas fuertes.

 

Ella está más allá de la preocupación cuando abraza a Yaír desesperadamente delante de todos ellos, atrayendo gritos de los gangsters y el resto de su grupo. Aurelia sonríe e incluso Bridget les da una media sonrisa. Sandra se da cuenta de que Yaír no le prometió que regresaría y, por una vez en su vida, reza mucho por que haya dioses que puedan escucharla y traerlo sano y salvo.

 

Sandra está aprensiva, esperando cualquier señal de Bridget, Aurelia o Adrián de que están en el camino de regreso. Su ansiosa vigilia se rompe cuando las pantallas de video se inundan de imágenes y líneas y líneas de texto que parece detallar los experimentos que han sucedido en la instalación que ya no es tan secreto. Todos los canales de medios están reproduciendo el metraje que parece ser alimentado por un canal externo. Sandra sabe de inmediato que debe ser Bridget quien lo está haciendo. Contempla las imágenes que se aparecen en las pantallas, horrorizada por algunas de las imágenes que se muestran y piensa que lo que Aurelia dijo era correcto. Si hubiera una opción entre la ejecución y estar en esa instalación, uno estaría mejor muerto.

 

La voz de Yaír crepita a la vida en el transceptor pegado a la oreja de Sandra y da un suspiro de alivio cuando escucha la voz de Yaír. La voz del antiguo gangster es sombría en lugar de rebosante de alegría, y Sandra se pregunta por qué no parece eufórico como pensaba que estarían.

 

"Estamos en camino, pero que Earl envíe a algunos médicos. Tenemos algunos que necesitan atención médica rápidamente. Hasta pronto."

 

Suena amenazador para Sandra, que da rápidamente las órdenes al resto del grupo que se quedaron atrás en el escondite, y contacta a Earl rápidamente, quien envía médicos rápidamente.

 

El Gobierno recupera el control de los canales de comunicación casi veinte minutos después de que se hayan mostrado las imágenes y alega que se trata de las acciones de un grupo terrorista. Sandra se congela en las imágenes de la instalación en llamas, pero se insta a sí misma a calmarse.

 

Los dos aviones regresan al hangar y Sandra se encuentra a la entrada frente al resto de su grupo con nerviosismo, preocupada de la condición de que salgan sus amigos. Bridget es la primera en salir, agarrándose fuertemente a una niña pálida que parece inconsciente. La forma en que Bridget la mira mientras la confía al médico, Sandra sabe es Alesia Compton. Aurelia sale a continuación, apoyando a un niño que parece tener metal incrustado en sus extremidades.

 

Llaman a una camilla mientras sostienen a otro niño que mira fijamente al vacío. Sandra intenta esconder un escalofrío porque parece más como si estuviera viendo a los muertos que a alguien que pudiera estar en estado de shock. La delgadez de su cuerpo sugiere lo contrario, y Sandra deduce que probablemente sea otro niño con quien se experimentó, y aunque no hay marcas físicas en él, parece que su mente podría ser lo que estaba dañado.

 

Cuando Yaír sale del avión relativamente saludable excepto por unos cortes aquí y allá, Sandra corre hacia él inmediatamente, envolviendo al chico en un fuerte abrazo. Yaír devuelve el abrazo un poco rígido, como si sus brazos estuvieran hechos de plomo. Los otros salen del avión y entran al escondite mientras Sandra y Yaír se quedan allí. Sandra vagamente registra que Aurelia le dice que habrá una reunión dentro de una hora.

 

"¿Qué tan horrible fue?" Sandra finalmente susurra cuando Yaír no hace ningún movimiento para hablar.

 

"Mi hermana estaba allí." Yaír susurra roto y los ojos de Sandra se ensanchan. Que la hermana de Yaír había estado en la instalación no era bueno, y por la forma en que Yaír estaba reaccionando, Sandra no necesitaba ser capaz de leer las mentes para saber que debía haber sido malo, especialmente si no habían traído a su hermana de vuelta.

 

"Su cuerpo estaba allí, pero ella ya se había ido. La cantidad de máquinas que tenían conectadas, fue horrendo. Alejandro me dijo que ella ya era así cuando lo trajeron."

 

Alejandro debe ser uno de los chicos que lograron traer de vuelta con ellos. "Aparentemente ella era parte de uno de los experimentos de memoria, y ella fue una de las que sobrevivió." El ladrido de áspera carcajada de Yaír es aterrador, pero Sandra lo aprieta más.

 

"Ese chico que trajimos, el que tenía los ojos vacíos era parte de eso también. Él es el primo de Bridget, ¿sabes? Gritó el nombre de Bridget cuando nos vio, pero mi hermana," Yaír traga su saliva antes de continuar. "Mi hermana solo se quedó allí. Tuve esa fracción de segundo para traerla de vuelta con nosotros, pero ese momento, ese momento en que toqué su mano, ¿sabes lo que escuché en mi mente? Escuché su voz y ella …”

 

"Ella me pidió que la matara," La voz de Yaír es profunda, con pena reprimida y odio a sí mismo. "Mi propia hermana, me pidió que le metiera una bala en el cerebro. Y lo hice. " Se hunde en el suelo, agarrándose a Sandra mientras finalmente suelta un sollozo desconsolado en el hombro de Sandra.

 

Sandra se queda con él, lágrimas corriendo por su cara en silencio mientras sostiene a Yaír.

 

Yaír y Sandra entran a la sala de control una hora más tarde, con los ojos rojos pero secos, y si Aurelia nota el apretón mortal que tienen sus manos entre sí, no dice una palabra. Bridget no está en la reunión, debe de estar con Alesia. Aurelia se dirige a todos, Hexes y gangsters.

 

"Hemos destruido las instalaciones donde se llevaron a cabo los experimentos y, además de eso, el gobierno nos culpa y nos han etiquetado con la etiqueta de ser terroristas. No sabemos si hay otras instalaciones donde se está realizando este tipo de experimentación, pero ahora que lo sabemos, vamos a ponerlo todo bajo control y hacer que paguen. Haremos que nos den nuestros derechos, como seres humanos, como personas, que viven, que sangran, lo mismo que cualquier otra persona," Ella toma una respiración profunda.

 

"¿Estás conmigo?!" La habitación entera resuena un rotundo "¡SÍ!" en respuesta.

 

La mano de Sandra se aprieta alrededor de los dedos de Yaír, y el ex gangster sonríe, una sonrisa débil a sus otras sonrisas, pero la determinación está en sus ojos. Ya es hora de que defiendan sus derechos.

 

La revolución recién está comenzando. Con un monitor prendiendo a la vez, de 0 a 765.

 

 

(Miss María Luisa o su hija?? Subi el libro a internet aqui y también en otros sitios pero se me olvido que pensaria que no soy yo por que cambie mi nombre. Pero soy yo!)

 
 


© Copyright 2018 Carolina Rodriguez. All rights reserved.

Add Your Comments:

More Science Fiction Short Stories

Booksie 2018 Poetry Contest

Booksie Popular Content

Other Content by Carolina Rodriguez

De 0 a 765

Short Story / Science Fiction

Popular Tags