El amor secreto de Ana María

Reads: 134  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 0

More Details
Status: Finished  |  Genre: Romance  |  House: Booksie Classic
Qué hacer cuando tu madre te habla del "amor de mi vida" y no es lo que esperas?

Submitted: October 28, 2018

A A A | A A A

Submitted: October 28, 2018

A A A

A A A


Recuerdo que era una tarde calurosa en casa de Ana María o Ana, como solían llamar a mi madre aquellas personas que le tenían cariño, ese día fue uno de esos en los que platicábamos de muchas cosas durante la sobremesa, y es que yo tenía edad suficiente para hablar con ella de cosas importantes, pero a su lado seguía siendo un niño, su niño.

En ese entonces ella vivía sola, cerca de casa de mi abuelo, una casa sencilla, austera, con una sala grande, un gran corredor con paredes color verde agua y grandes ventanas por donde entraba mucha luz de sol y desde donde podía apreciar las plantas que habían alrededor - y que ella misma había sembrado; el motivo por el que vivía en aquella casa era que hacía poco había decidido separarse de mi padre, y salirse de la casa donde crecí, esa fue sin duda, una de las decisiones más valientes que le conocí y de sus mayores lecciones - aun que ella no lo supo nunca.

No se qué cosa nos llevó a hablar de mi vida, allá lejos de casa - donde decidí hacía muchos años ir a vivir y hacer mis estudios profesionales-, tal vez fueron las respuestas que yo le daba a sus preguntas para saber qué esperaba hacer con mi vida, tal vez que ella no veía interés de mi parte en una relación estable, o tal vez fue el hecho de que hacía poco tiempo, meses tal vez, que le habían encontrado un tumor que requería cirugía inmediata, el mismo tumor que se convertiría en un cáncer devastador del que nunca se recuperaría.

Creo que fue esto ultimo lo que la hizo interrumpir nuestra plática para decirme - Decide si vas a quedarte solo, no esta mal y tampoco esta mal si decides establecer una relación con alguien, aunque no sea el amor de tu vida. Inmediatamente hubo un momento de silencio donde yo estaba tratando de analizar cada palabra suya y quise responder algo, cuando continuó diciéndome - tu debes pensar que tu papá es el amor de mi vida por el hecho haber estado juntos todos estos años, donde tuvimos hijos, hicimos un hogar y compartimos muchas cosas como pareja; y de cierta forma si lo es. Pero no, la verdad es que no -
en un momento como ese, lleno de sinceridad y retrospección no podía interrumpirla ni para pestañear, mucho menos para expresar algo que detuviera tan magnífico evento, al contrario, necesitaba invitarla a continuar y que supiera mi "real interés en ella", y lo hizo, continuó diciendo -. Hubo un amor, antes de casarme con tu papá, era una persona de la comunidad donde vivimos, un muchacho de tez morena, alto, fuerte, de ojos claros amables y serios, que me trataba muy bien y del que finalmente me enamoré, nos enamoramos los dos.
- ¿Y qué pasó? - pregunté.
- Pasó que tuvo que irse muy lejos, que éramos jóvenes y que nunca lo volví a ver, pero aún tengo su recuerdo. Tiempo después, conocí a tu papá, y esa historia ya la conoces.

Ese momento que parecía breve, fue bastante largo, no se qué cara habré puesto, tal vez de incredulidad o de alguien que hace un gran esfuerzo para analizar lo que le acababa de confesar la persona más importante en su vida, la que me enseñó tantas cosas y de las que me siento orgulloso, aún hoy en la distancia de los años. Acabamos ese almuerzo, se podría decir, exhaustos de la plática, pero felices de haberla tenido.

Nunca más tocamos ese tema y hoy quisiera hablarlo con ella y tomarnos toda la calma del mundo para hacerlo. Cómo quisiera decirle que la entiendo muy bien y preguntarle: ¿qué se hace cuando uno encuentra el amor de su vida? ¿qué hacer con las circunstancias que hay de por medio? ¿qué hubiera hecho ella?, pero sobre todo confesarle que siempre he sentido temor de decir "el amor de mi vida", o así había sido hasta ahora que lo puedo hacer a manos llenas, sin pensarlo.

Ah cómo quisiera platicarte todo esto que siento y hacerte sentir, hacerte ver que puedes estar tranquila, que puedes ir en paz y que he encontrado "el amor de mi vida".

QEPD Ana, donde quiera que estés, Anton… que te extraña.


© Copyright 2019 antonmeza. All rights reserved.

Add Your Comments: