Soledad ' spànish

Reads: 123  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 0

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

Status: In Progress  |  Genre: Fantasy  |  House: Booksie Classic

SOLEDAD

Dados lo milenios durante los cuales ha estado oyendo splicas, oraciones, y todo tipo de peticiones y dada us necesidad personal de descansar, Dios dejó de llorar aquel día

Dios dejó de llorar aquel día y las gotas de agua dejaron de formar riachuelos, y los riachuelos rios, y los rios mares. En el cielo ya no hubo nubarrones y la claridad del sol penetra las profundidades y las almas atemorizadas buscaron la sombra, el sueño, los infinitos laberintos de la mente pero no hallaron sosiego

Changó deidad de los mares revueltos, de los pobres humillados, de los barcos sin puerto esparció sus brazos y los cangrejos caminan hacia delante, las cortinas dejaron salir espíritus cobijados en ellas, la sal perdió su agriedad, las flores blancas perdieron sus pensamientos y las rojas olvidaron sus deberes. Los colores renunciaron a sus trabajos y las visiones de cosas que no eran dejaron de ser. La vieja Llama-Cruz se dio cuenta que el vaso de veneno que llevaba en sus manos había perdido su eficacia y con un suspiro dejó su casa y se fué diez años atrás, antes que empezara la pesadilla. Entonces no estaba el perro, o al menos no se le acercaba.

Sus hijas estaban allí, una pariendo y las otras sin poder os sin ganas. La segunda parió una yegua y un perro. Al perro le dirían años después que la razón que Llama-Cruz desapareció aquel día fué por haberse partido la pata.Esto le pareció incomprensible pero no disminuyó su sentido de culpabilidad y lo hizo aullar todas las noches por varios años. ¿La yegua? La yegua creció y siguió pariendo y el perro a veces todavía auya.

La vieja se cansó de aquel tiempo y se fué a otro donde sentada en un banco miraba a un chico jugar. ¿Pero cuanto tiempo puede mirar un viejo a su pasado y su porvenir sin aburrirse? Se fué. Años mas tarde proyectó su cara en un vaso de agua que la hija mayor estaba tomando y le causó un ataque de nervios, por no decir una obstrucción en la garganta Siguió sin rumbo, y pasó por barcos y trenes, llegó a la aldea donde nació y lloró. Lloró por una juventud perdida, por los diez hijos que se le habían muerto al nacer, por los pisos de madera, por los calzoncillos sucios que lavó y las sábanas estrujadas que planchó, por la puta de su madre ye el cabron de Dios. Volvió a su casa y sentada en el balcón oyó el ruido de aviones, bombas y ametralladoras. Esa noche se disfrazó de fantasma y asustó al perro. Pero fué por aquellos tiempos cuando Dios dejó de llorar y la vieja Llama-Cruz seca su piel, secos sus ojos, seca su fe, se sentó en un banco de madera a mirar a un niño que jugaba frente a ella.

Llama-Cruz sintió que se le entumecian los huesos. El sol de otoño quemaba los copos de nieve en la ventana y su luz grisácea se filtraba a través de los cristales y caía a sus pies. Le temblaba el cuerpo, se estremecía como el arroyo que corría por los lados de la montaña y pasaba cerca de su puerta. Aquella puerta de roble macizo, enclavada en las paredes de piedra. El olor a paja, vacas y ovejas, carnes y panes colgando del techo de sótano la rodeaba, al mismo tiempo que la brisa afuera hablaba de una tarde de nubes grises con aire de frescura seca y limpia.

Sintió el calor de su propio cuerpo en aquella casa que má que case era un refugio acogedor.. Afuera el sol rojo y brillante del atardecer otoñal le recordó que la temperatura bajaba y el frío, imaginado, la hizo temblar. Cansada cayó bajo el control del sueño.

¿Como puede haber tanto ruido en un jardín? El cuchicheo de las flores casi no le permitía pensar. ¡Que algarabia!. Ni los chiquillos que a veces pasaban por el sendero que atravesaba el patio hacían tanto ruido. El grupo de viejas que se reunía en la plaza de la aldea todos los martes hacía algo semejante pero este matorral de colorines les ganaba a todos. Margarita que gritaban porque el viento molestaba sus delicados pétalos, azucenas que contaban los momentos más tristes y melancólicos de sus vidas, rosas rojas, blancas y amarillas que platicando de sus antepasados injertos y amistades llegaban a lo cursi. Lirios que in su silencio tal vez decían mas que otras. Mariposas y abejas, en un dame que no te doy con jazmines cuya fragancia embriagaba al caminante.envueltos en argumentos con un batallón de arco irises.La vieja se reía para si misma, ya que el haberse reído abiertamente les hubiera insultado tal vez al punto de hacerles marchitar prematuramente. Se le enganchó el vestido en un rosal y al doblarse para desenredarlo casi se ahoga con el aroma de las flores. Cayó un hoja y cantó un pájaro.

Recuerdos que han de venir, en los rincones de su mente aguardan el momento de nacer; aguardan la marea de olas verdes que alimentará sus fantasías, que anunciará con el sonido de campanas, chirridos de sirenas, y berridos de chiquillos que la luz aguarda a los que antes vivían en tinieblas Una luz fría reemplaza el calor nocturno. Un nuevo  mundo donde caminos llenos de colores esperan para llevar a universos de aún más complejidad donde una esquina se vuelve en ancho e interminable pedregal que sube montañas de increíble variedad, desciende a valles de esmeraldina verdura con suaves yerbas y exquisitas flores llegando al fin a la playa y un mar verde, azul y negro que la llama.

Volviendo sus ojos hacia aquellos senderos del pasado solo ve ahora quebradas anchas y ajenas grutas, irreparables destinos. Embarca hacia donde nace el sol, a un amanecer de esperanzas, hacia un desconocido destino que que tal vez le conceda sosiego.


Submitted: December 13, 2020

© Copyright 2021 VeroAlex. All rights reserved.

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

Add Your Comments:


Facebook Comments

Boosted Content from Other Authors

Short Story / Mystery and Crime

Short Story / Non-Fiction

Book / Non-Fiction

Writing Contest / Flash Fiction

Other Content by VeroAlex

Short Story / Fantasy

Poem / Poetry