La tragedia de Troya Acto I Escena VI

Reads: 46  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 0

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

Status: In Progress  |  Genre: Romance  |  House: Booksie Classic


 

Acto I Escena VI
En el palacio Real de Troya

Entra Casandra y se mueve de un lado al otro con gran ansiedad y nerviosismo

Casandra: Sonaran ocho campanadas, así como mis visiones me lo han mostrado.

A lo lejos se escucha el eco de una campana .

Casandra: ¿Seis campanadas? ¿Podría ser esto cierto?
Pero si lo es, una campanada más; marcarían el retorno
Triunfal de un batallón.
¡Por los dioses! ¿Estoy equivocada?
¡oh, gran Zeus, mi visión erró, mi profecía cambio.
oh, bendita incertidumbre.
Siempre tan cambiante, oh futuro incierto.
Dulce aberración de los pronósticos.
Alabado descarrío y desacierto.
Otra vez soy vuestra servidora.

Suena una campanada más

Casandra: No por favor, ni una mas imploro mi gran Zeus.
Escuchad mis plegarias.
Ni una campanada mas en esta ciudad.
Ruego por mi desacierto y desvío.
Que reine el silencio, que por vuestra voluntad
Se corte la soga, que se derrumben las torres de cedro.
Que se quebré el cobre.
No más campanadas en Troya.
Como envidio la vida mortal, llena de sorpresas,
Alegrías de docente sabiduría.
Aquellas mañanas que iluminan cual fortuna que se esconden
En las sombras que aun durmiendo,
Despiertan la curiosidad humana e incitan a ser descubiertas.
¡oh, sublime gozo que yace en la ignorancia!
¡Cual tormento trae el saber!
Comprender la hora exacta en el que la psique
se desprenderá del cuerpo, haciendo de este un cadáver.
Este don de premonición, no, esta mi maldición,
Devoran mi alma con ansiosos pensamientos
Y sentimientos de impotencia ante lo inevitable.
Si mis pensamientos fuesen escuchados,
Si tan solo me creyeran, si fuese respetada.
Pero nadie escucha mis llamados.
Las murallas me entienden mejor que mis aliados.

Entra Heleno muy angustiado

Heleno: ¿Como podre presentarme a mi padre ahora que fallé en mi misión?
Que palabras eh de pronunciar para dar como comunicado lo sucedido…

Casandra: Regresáis con gran angustia y sin Troilo, hermano Heleno.
Temeroso estáis de afrontar la ira de nuestro padre rey.
¿Cuál será vuestra escusa? ¿No le habéis alcanzado?
Padre es mas sabio que viejo Cronos.
No os creerá vuestras mentiras.

Heleno: Os equivocáis Casandra, no hay corazón noble
Que no hayan sido tocado por vuestras mentiras en Troya.
En dura pugna le hice frente, a el y a sus aliados.
Mas no pude desalentar sus deseos de combate.

Casandra: Troilo regresará, derrotado y abatido.
El será castigado por este crimen. Y se le impondrá
Una guardia real que será como su sombra.

Heleno: Mas alucinaciones tuyas Casandra.
Ningún soldado dentro de Troya,
Aceptaría tal encomienda. No hay que le pueda contener.
¿Quién lidiaría con un joven tan impertinente, salvaje e
Incontrolable como Troilo? Es imposible te lo digo.
Solamente el cautiverio domaría su bestia interna.

Casandra: Os revelare la verdad si podéis responder mi acertijo.

Heleno: Juegos de cuando éramos niños hermana mía.
Acepto vuestra propuesta, ¿Cuál es vuestro acertijo?

Ella mira hacia la dirección del público. Levantando su mano

Casandra: observad, decid me ¿Qué ves?

Heleno: ¿En aquella dirección?

Apuntando hacia el público.

Casandra: La misma hermano.

Heleno: Los jardines reales del palacio.

Casandra: ¿Y más allá de los jardines?

Heleno: Una gran pared con el relieve de un hipogrifo.

Casandra: ¿Y mas haya de ese hipogrifo?

Heleno: La ciudad de Troya y sus mercados, casas, templos,
Murallas y torres.

Casandra: ¿Y más haya de esos mercados, casas, templos y murallas?

Heleno: Mis ojos no pueden ver más allá. Pero estoy consciente de las planicies,
Ríos, montañas y playas lejanas. Allí, en aquel lugar es donde se encuentran
Acampando los enemigos de nuestra paz.

Casandra: ¿ No veis a la gente que nos mira?
Ellos saben nuestro futuro, nosotros perderemos la guerra.
¡Los dioses nos abandonaran! Escuchad me hermano.
¡Troya ardera por toda la eternidad!
¡Un rey decapitado sin sepultura digna de su título.
Una reina esclava, desdichadas mujeres Troyanas.
Príncipes asesinados y un linaje perdido!

Heleno: ¡Ya es suficiente de tus mentiras!
Troya posee la fortaleza que ni toda Asia
Unida podría penetrar sus defensas.
Por Héctor, Troilo, Alejandros, Deifobo
Y nuestros centenares de aliados.
Perduraremos esta guerra y así como las venideras.

Casandra: Si hermano mío, miento.
Cada palabra mía pronunciada por mi ser
Es una mentira y así será por el resto de mis días.
Mas sin embargo, Heleno.
Que de mil falsedades exista una verdad y esa verdad
Que sea esta, Heleno no entiendo muy bien cómo.
Pero hay un hombre que será la perdición de Troya.
Un soldado llamado Pandaro.
Elegid Heleno, a un panadero, a un mendigo
O a un perro. Pero te pido Heleno.
Por la gracia de Zeus omnipotente.
Por el invicto Apolo, por el amor de Afrodita.
Por la armadura de Minerva. Por la furia de Ares.
No elijan a Pandaro. Si lo hacen todos moriremos.

 

Suena una campanada más a lo lejos

Eh aquí las ocho campanadas, Troilo regresa derrotado.

(Sale Casandra)

Heleno: ¿El nombre de la perdición?
Sinónimo de la perdición.
Oh, moral invertida cuyos ojos ciegos,
Se niegan a observar el dolor latente,
Ante las acciones de tu dueño.
¡Chacal vende patrias!
Ni todo el oro o plata, que como ríos
Recorren las rocas fracturando la corteza
De este mundo, enmiendan vuestros crímenes.
Hijo de familia sin virtud, ególatra descortés
Y enemigo de la lealtad.
Cual dichoso serán aquellos que levantaran
Sus espaldas y te negaran los suplicios de piedad.
¡El destierro será vuestra recompensa!
¡El desierto vuestra tumba! ¡Y las bestias
Los sacerdotes de velaran la carne de tus huesos!
¡Calchas! Tu nombre nunca más será mencionado en Troya.
La profunda eternidad devorará tu existencia.
La historia borrará cualquier huella de tu ser.

(Suenan Trompetas a lo lejos)

(Entran Príamo, Héctor, Pandaro y soldados Troyanos)

(Heleno hace una reverencia ante Príamo)

Príamo: Levantad vuestra cabeza hijo mío.
Un príncipe de tu noble carácter, no debería de
Postrarse tan bajo.

(Manteniendo la reverencia ante Príamo)
Heleno: Padre mío, no tengo el valor de levantar
Mi cabeza, tampoco puedo corresponderle la mirada.
Estos translucidos vidrios. Exponen la mediocridad
Del aquel que osa llamarse Heleno de Troya.
Pues, eh fallado en mi misión.

(Príamo tomando el mentón de Heleno, sutilmente hace que este levante la cabeza)

Príamo: habéis desempeñado las demandas
De un viejo rey. Eh ganado el amor y respeto
De mis súbditos, soldados y aliados varios.
Mas como padre, eh sido yo quien ha fallado.
La ausencia del respeto de mi hijo, antes que la mi pueblo.
Revela la carencia de enseñanzas en su joven mente.
Me parece que el alfarero en su profesión es más honrado
Por su hijo discípulo. Así como el pastor instruye a su hijo,
En que montes se encuentran pastos para su rebaño.
El escultor conocedor del fino mármol,
Se encuentra siempre presente para que su hijo
Aprenda el uso del martillo y cincel.
¿Pero el rey? Su desdicha yace en la rebeldía
De un príncipe que es incapaz de gobernar.
Enomou era el único al que Troilo solía escuchar,
Aquel hermano y compañero de su niñez.
Le extraño, Heleno, cada día que no esta con nosotros.
Y se que Troilo, no ha sido el mismo desde su partida.

(Entran dos soldados arrastrando a Troilo )

Soldado Troyano 1: Su majestad, eh aquí Troilo.
El junto a un grupo de soldados,
Son los que han logrado regresar.
Del resto que le siguieron fueron
Asesinados o capturados por el enemigo.
Príamo: Mírate, oh gran soldado,
Fiera del campo de batalla.
No fue tu rugido de guerra
El cual hacia tus enemigos
Perecer ante el filo de tu espada.
Gran comandante del batallón de Fobos.

(Su compostura cambia y del enojo pasa a la tristeza)

Hijo mío, mi mente se quiebra
Como el barro mal horneado.
Me duele verte así, pero a la vez
Tus ojos que evitan mi mirada.
Hacen justicia a este castigo del cual,
Eres merecedor por tus caprichos.
No habrán celebraciones de victoria
No sonarán canciones en tu honor.
No se escribirán poemas que recuenten tu valor.

(Hacia los soldados hablando)

lleven a mi hijo a un cirujano,
Que atiendan sus heridas.
Después diríjanle a sus aposentos.

Soldados 1 y 2: Así lo haremos su majestad.

Salen de escena arrastrando a Troilo

(Príamo mostrándose débil pone su cabeza sobre su frente.
Héctor le atiende de inmediato)


Héctor: Padre, honorable padre ¿os encuentras bien?

(Héctor le sostiene del brazo)
Príamo: No puedo permitir que vuestra madre
Vea a tu hermano, le desgarraría su ya debilitado corazón
Cual difícil es ser padre ante la desgraciada fortuna.

Héctor: Padre, recuéstate, ha sido un día ignominioso.
Este aparatoso incidente, dañara vuestra salud.
Postrad vuestra cabeza real y reposa en cama.

Sale Príamo con Pandaro.

Héctor: Helenos, no se le puede permitir el libre
Albedrío a Troilo.
Gracias a los dioses, Agamenón
Comprendió este incidente como rabieta de un niño.
Y no un traición ante el tratado de armisticio.

Heleno: Esta derrota es carbón para las llamas
De guerra en el alma de Troilo.
Nada le detendrá. Necesitamos mantenerlo al margen.
Así como un pastor cuida de su rebaño.
vuélvete su sombra y yugo.
Para impedirle que actúe por su propia cuenta.
Has visto que yo en vano intente ponerle fin a su campaña.

Héctor: Heleno, hermano mío
Son ustedes quienes tienen mi amor.
Si accediera a lo que tu pides.
Andrómaca mi esposa leal cual instinto
Maternal cuida la siguiente generación.
Astianacte, el futuro príncipe
Que en su sangre corre la misma
Que por su protección es derramada.
Mi hijo, portara con orgullo el casco
Cuyo plumaje decoroso, es acariciado
Por el viento y este, mi sudor
Bautizaran el cobre moldeado.
Mas no solo mi casco quedaran como
Reliquias antiguas, ni las historias
Perduraran de su padre, fiel a su ciudad.
Sino memorias que disfrutara,
Durante tiempos de paz o gran caos.
Vagos recuerdos que le harán mirar
A un sueño lejano y conferir
Aquel suspiro en la posteridad
O aliento en el infortunio.

Entra Pandaro

Pandaro: eh acompañado a nuestro rey
A su recostarse, me parece verle cansado
Y abatido no solo por esta guerra sino por
La desobediencia del príncipe.
Altezas, si me lo permiten me ofrezco
Como voluntario en la guardia de su majestad.

Heleno: Estamos hablando de Troilo.
¿Es que habéis pasado tanto tiempo fuera
De Troya? ¿ignoráis la fiera que es
Nuestro hermano?
¿O será acaso que hay un motivo
Del cual encontrareis provecho?
No habrá recompensa si te
Ofreces como voluntario.

Pandaro: Mi señor, han pasado dos años
Desde que partí a un rumbo incierto.
No obstante, la furia del príncipe Troilo.
Es la música que Ares invoca
Para alentar a nuestros camaradas
En el exterior. Su grito de guerra
Hace llamar al mismísimo Deimos a dominar
Las mentes de aquel que se cruce en sus andares.
A pesar de las historias y rumores.
Estoy endeudado con la casa real de Ilios
El noble príncipe Héctor, defendió a mi sobrina.
Una muchedumbre pretendía hacerle daño.
Su humildad es tal cual que dispongo
De mis servicios ante vuestra disposición.

Héctor: Mi corazón se regocija al
Presenciar tal virtud del héroe de Ábidos.
Héctor, acepta vuestra propuesta.

Heleno: Para agradecerle a Zeus el regalo
Que nos brinda, y pedirle que iluminen
De sabiduría y bendigan su tan justo
Razonamiento y coraje.
¿Cuál es vuestro nombre?

Pandaro: En vuestras oraciones,
Pronunciad el nombre de Pandaro
Hijo el único hijo de Licaón.

Heleno (A un lado): El nombre que Casandra
Tan enfermamente maldecía.
Cual equivocada estabas hermana.
(A Pandaro)
Sus buenos servicios buen hombre,
Son los que llevaran a Troya a la victoria.

Salen Todos

Actus Primus Finis.


Submitted: April 17, 2021

© Copyright 2021 anonymous 1520. All rights reserved.

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

Add Your Comments:


Facebook Comments

Boosted Content from Other Authors

Short Story / Action and Adventure

Book / Action and Adventure

Short Story / Romance

Short Story / Non-Fiction

Other Content by anonymous 1520

Poem / Romance

Poem / Romance

Poem / Romance