Galactic Capsule (Spanish)

Reads: 152  | Likes: 2  | Shelves: 0  | Comments: 0

Status: In Progress  |  Genre: Flash Fiction  |  House: Booksie Classic

A space crew uncover that space capsules (Pods) are much more than travel space vehicles.

Galactic Capsule

(Spanish)

Por

Asusa Susa

 

Cuando Texmar se despertó (debido a las sirenas de advertencia encendidas cuál le retumbaban en las orejas ), se dio cuenta de algo extraño. El astronave estaba desierto o eso parecía mientras se limpiaba las telarañas de sus ojos medio adormecidos. De inmediato e levantó y hecho un  Lo primero que notó fue que faltaban las cápsulas de escape y que estaba en un curso intensivo de colisión con Scodorra, el planeta amarillo.

De repente, la voz de la nave resonó a través de todos los altavoces de la nave —Curso intensivo con planeta amarillo en cuatro minutos terrestres—

El pánico se apoderó de él —¿cómo se suponía que un simple cadete Gniviano como él iba a sobrevivir a esto?— dijo en una voz alterada.

Acababa de calmarse cuando escuchó un grito de pánico. Esta vez era sin duda una voz humana. Seguido de nuevo por la sirena de advertencia dentro la nave —curso intensivo con planeta amarillo en tres minutos terrestres—

Texmar corrió hacia el sonido humano y encontró al cadete.

Yuriah, en estado de shock exclamo—Me dejaron morir!—

Él gimió.

—Reúnete, cadete—Texmar luego gritó en voz fuerteYuriah pareció aliviado al ver otra especie de su semejanza en la nave, por lo que el miedo curiosamente desapareció de su rostro.

—¡Tenemos que encontrar una manera de llegar a Hjoda y dirigir la nave alrededor del planeta!— Texmar dijo, por encima de las sirenas chirriantes.

Según Yuriah, una de las centrífugas nucleares del motor había derretido la dirección y comunicaciones  del la nave. Los dos tendrían que dirigir la nave manualmente. Sin embargo, la nave tenía otros planes, desafortunadamente el único motor de respaldo permanecía en un camino constante y destructivo hacia Scodorra, la secuencia de anulación estaba dañada.

Luego, una vez más, la voz resonaba dentro de la nave—Curso intensivo y destructivo con Scodorra en dos minutos terrestres—.

La nave  estaba en piloto automático de emergencia, era imposible anular los controles manuales. No se pudo haber hecho nada para darle la vuelta al la nave. Así que  abandonando la nave  fue el único recurso inmediato. Pero fue solo entonces que Texmar recibió un mensaje en su radio explicando que el capitán estaba enviando una nave de rescate. De repente, una oscuridad profunda y supersónica envolvió a Texmar. Segundos después, sus ojos se abrieron mientras destapaban una vaina oscurecida y vacia.

—¿Cómo chingados  es posible?

—Debo estar dormido atrapado en una pesadilla.

Sin embargo, no hubo ningún error, estaba dentro de una cápsula y era una cápsula, pero había algo extraño en ello. La vaina estaba forrada con lo que parecía seda y rellena con una suavidad increíblemente lujosa y aireada. Ninguna cápsula que él conociera era tan cómoda. De repente, mientras intentaba descifrar la suya, junto con la trampa temporal del otro, Texmar escuchó las voces amortiguadas pero distintas de las personas que hablaban en voz baja mientras otros sollozaban. Luego comenzó a golpear con sus puños fuertemente apretados contra el techo de las cápsulas, pero fue en vano. Los demás siguieron su ejemplo. Podía escuchar los ruidosos golpes de sus camaradas contra la cámara del techo interior de la cápsula. Pero a pesar del alboroto, la gente no se percató de ningún otro disturbio que no fuera el suyo propio, sin embargo, continuaron llorando. De repente, Texmar y los demás cesaron su asalto desesperado a la pared interior de la cápsula. Y en su lugar comenzaron a escuchar atentamente mientras sus oídos se sintonizaban con lo que podría denominarse el clavo en la metáfora del ataúd.

No obstante, escucharon una voz que crepitaba alto sobre los sollozos y los sollozos fuertes —Qué tragedia… eran todos tan jóvenes. Todo en nombre de la ciencia y el progreso de la humanidad—.

Las palabras perforaron como una barra caliente de acero perforando carne viva. Luego, en un instante, el silencio reinaba dentro de las cápsulas, a excepción de la voz de la nave espacial una vez mas anunció la cuenta atrás —Curso intensivo con Scodorra en diez segundos—. Nadie pronunció una sola palabra, pero se quedaron allí como si estuvieran congelados en el lecho de un lago de desconcierto. Sus ojos estaban muy abiertos como platos y sus bocas se abrieron boquiabiertos ante la muerte por primera y última vez cuando se dieron cuenta de que la muerte ya los había llevado a dar un paseo eterno.

Me lleva la rete chingada, todo este tiempo éramos una bola de fantasmas— dijo Texmar hechando ojo a la devastación dentro la nave. Instantáneamente, Texmar supo que las cápsulas de escape fueron al final sus ataúdes interestelares.

 

El Fin


Submitted: December 15, 2021

© Copyright 2022 Asusa Susa. All rights reserved.

Add Your Comments:


Facebook Comments

More Flash Fiction Short Stories

Boosted Content from Premium Members

Short Story / Horror

Book / Science Fiction

Short Story / Commercial Fiction

Short Story / Literary Fiction

Other Content by Asusa Susa

Short Story / Fantasy

Short Story / Fantasy

Short Story / Fantasy