El cedro

Reads: 78  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 0

Status: In Progress  |  Genre: Poetry  |  House: Booksie Classic

Lo invernal de la vida.

 

EL CEDRO

“Bienvenidos los vientos”, exclamó el cedro, y posando sus ramas en la madre tierra, arrancó de la misma, las escarchas de los años que lo habían hecho sufrir. El viento que se convertía en materia energética, golpeaba una y otra vez la corteza.

El viento que aumentaba su fuerza, tomó de las nubes pájaros pasajeros, y los tres o cuatro, no sé exactamente cuántos, sus alas quebradas también golpeaban la corteza del cedro. Los pinos muy vecinos al cedro, se habían esfumado y de sus huellas, tan solo la tierra escarbada daba signos de desastre.

El cedro, el viejo cedro con raíz de plomo y parasol de antaño, se veía debilitado:-”Lo sabía”-balbució el cedro. -”Ni los años, ni la experiencia pueden salvarme”- exclamó.

El cedro, el viejo cedro con raíz de madera, clavaba sus garras contra el viento, -”Ni los años, ni la experiencia pueden salvarme”- volvió a exclamar.

Los muy bienvenidos vientos, trituraban enredaderas y golpeaban las piedras convirtiéndolas en polvo que viajaba hacia el pobre cedro. En las pocas raíces del cedro, cementadas a la madre tierra, el color desaparecía.

En las pocas ramas, que un día cobijaron pájaros, el color desaparecía. En las pocas hojas rechinando contra el viento, el color desaparecía.

El pobre y viejo cedro. El cansado y sublime cedro. El viejo y pobre, cansado cedro de cedros, sus raíces de fuerzas; en el viento navegaban, nostalgiando aquella madre tierra de la que fue despojado por los bienvenidos vientos.

Bienvenidos. Bienvenidos los vientos balbuceó el cedro, sabiendo de antemano el poder de recibirlos, y despojando sus ramas sobre la madre tierra que chispeaban en su corteza, derramó también sus lamentos que eran difíciles de distinguir entre el bullicioso ataque invernal.

De las pocas raíces, de las pocas que quedaban, el viento las cortaba en ligas.

De las pocas ramas, de las pocas que batallaban, el viento las acribillaba sin lamento, y del cedro, el pobre cedro, su energía se marchitaba como candil que se apaga.

© R.D. 2020


Submitted: December 23, 2021

© Copyright 2022 R.D.. All rights reserved.

Add Your Comments:


Facebook Comments

Other Content by R.D.

Miscellaneous / Editorial and Opinion

Poem / Poetry

Poem / Poetry