Donde todo empezó Vol. 2

Reads: 9369  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 1

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

More Details
Status: Finished  |  Genre: Other  |  House: Booksie Classic

Chapter 11 (v.1) - Capítulo 2: Somnoliento y con problemas - En la escuela… - Parte 6

Submitted: May 12, 2016

Reads: 256

A A A | A A A

Submitted: May 12, 2016

A A A

A A A

Capítulo 2:
Somnoliento y con problemas
En la escuela…

Parte 6

Era una enorme habitación.

La puerta de esa habitación se encontraba en la parte derecha de la habitación. Con paredes que en su mayoría eran ventanas que permitían un alumbrado natural y fresco durante el día. Desde la puerta, la parte derecha de la habitación fue diseñada escaladamente en media luna para favorecer la instalación de los alumnos durante sus prácticas, la cual ahora estaba llena de atriles y sillas ergonómicas; al frente suyo y de la puerta se encontraba un precioso atril de madera asignado al director de la orquesta. Tras él, se encontraba una enorme pizarra acrílica llena de garabatos musicales, y siendo detallistas, muy a la esquina se encontraba la puerta hacia la habitación que servía de reserva para todos los instrumentos.

Sin embargo, lo más vistoso de esa habitación seria el gran y elegante piano negro que se encontraba, desde el atril del director, en la parte izquierda de la habitación. Ese hermoso piano fue conseguido por el primer profesor de música de la escuela, y aunque él se retiró hace unos años atrás, dejó el piano. Pero no hay mes sin que él venga a darle su mantenimiento y tocar una pieza musical una que otra mañana.

Ese extraordinario piano no estaba muy lejos de la ventana, la cual estaba parcialmente cerrada por una enorme cortina blanca, dejando entrar el resplandeciente brillo de la luna sobre el piano. Sin embargo, en este momento, en este instante, lo que más sobresaltaba en esa habitación no era ese piano, sino la silueta que estaba sentada frente a él. Incluso uno podría decir que el piano había sido hecho explícitamente para este momento, y solamente para sobresaltar a la chica que lo estaba tocando.

Sus labios brillaban exquisitamente mientras, con sus ojos cerrados, disfrutaba de su propia melodía. Su cabello apenas le llegaba a los hombros, pero brillaba con la tenue luz del fluorescente y que, al igual que sus movimientos, se deslizaba tan armoniosa y lentamente al ritmo de su canción que sin lugar a dudas, cualquiera que presenciara esta escena quedaría hipnotizado y encantado sin importar su género.

Ante esta extraordinaria escena, Alex no fue la excepción, por eso no pudo evitar dejar caer su maletín al piso.

Haciendo que la melodía termine bruscamente.

Haciendo que la chica se levante sorprendida.

  • ¿¡EH!? ¿Eres del club?

A pesar de ser sorprendida y de incluso soltar un pequeño sonido de susto, aquella chica empezó a hablar tranquilamente, mientras cerraba el piano y se ponía a un costado. Y con una sonrisa intentó disculparse.

  • Perdón por usar un instrumento sin per-

Pero no terminó de hablar.

No podía.

Alex quien estaba parado en medio de la puerta, cruzó la habitación en un instante y la abrazó sin motivo alguno.

  • ¿Huh?

Mientras asimilaba el repentino abrazo, la chica no pudo evitar sonrojarse.

  • ¡H-H-H- HE- HE- HEEEYYYY! ¿¡Qué estás haciendo!?
  • ¡!

Y cuando por fin logró quejarse, mientras intentaba alejarlo a empujones, Alex logró reaccionar para posteriormente alejarse frenéticamente dando unos pasos atrás.

La chica lo miró confundida.

Él también se veía realmente confundido, o eso es lo que parecía. Sus lentes no dejaban ver su rostro, pero por su pose y la forma de su boca que parecía de un pez fuera de agua, podrías decir que si lo estaba.

  • ¡L-lo siento!

Finalmente, Alex reaccionó y en un instante se disculpó con una perfecta reverencia de noventa grados, pero lo hizo tan fuerte que sus lentes cayeron, y se deslizaron hasta los pies de la chica.

  • Mo~ ¿qué intentabas hacer? ¿No es la primera vez que nos vemos? Te has saltado muchos pasos, Kouhai.

Dijo la aún sonrojada pero para nada nerviosa chica, mientras deslizaba su mano sobre su corto cabello después de levantar los lentes del aún agachado chico. Por cierto, la diferencia entre los diferentes grados en la escuela es por algunos detalles en el uniforme. Para los de segundo año, la chompa o el chaleco llevan líneas de color blanco/gris en la parte del cuello y los brazos; y los de tercer grado se agrega además el uso de una corbata roja/carmín. Por esa razón la chica, quien claramente pertenecía al segundo año, lo llamó de esa manera.

Él pareció entenderlo, o tal vez no le importaba ese hecho, sea como sea, Alex levantó la cabeza y sin temor o duda alguna, miró directamente a los ojos de la chica.

  • ¡En serio, lo lamento! – Alex volvió a disculparse, esta vez solo inclinándose un poco – Ni yo mismo sé lo que me pasó, solo te vi y… ¿y mi cuerpo reaccionó solo?

Al parecer, ni el mismo parecía creer en sus propias palabras, cuestionándose. Esa falta de confianza no le ayudaba en su disculpa, y ella tenía la de todas para quejarse, sin embargo, la chica, al ver su rostro se quedó muda, como sorprendida y solo después de un rato empezó a hablar.

  • E-está bien, no tienes por qué preocuparte. – Dijo la chica con un ligero y casi imperceptible nerviosismo mientras intentaba alcanzarle los lentes.
  • Gracias. – Alex los recibió e inmediatamente se los puso y retomó su disculpa – En serio lo lamento Senpai. Por favor, solo olvide lo que pasó aquí.

Él intentó despedirse con esas palabras y retirarse, pero antes de siquiera dar un paso después de girarse hacia la puerta, aquella chica le habló seriamente.

  • Espera, Shion Alexander.

Alex, al escuchar inesperadamente su nombre, se quedó quieto, congelado, y lentamente se giró nuevamente hacia ella. Podría decirse que lucía confundido, aunque nuevamente ahora, esos lentes no dejaban en claro esa afirmación.

  • Quiero hablar contigo.
  • ¿…Quién eres?
  • Pues, yo s- (¿¡!?) ¿Cómo? ¿No sabes quién soy?

La chica, claramente sorprendida, preguntó señalándose con el dedo índice, y sin la menor tardanza, él lo negó moviendo su cabeza de un lado a otro.

  • ¿Cómo es posible…? – Ella hizo una mueca en señal de decepción, pero entendiendo rápidamente que necesitaba trabajar más en su imagen estudiantil, continuó. – Ya veo… ¡Entonces, tendré que presentarme!

Aclaró su voz delicadamente e irguió su cuerpo. Entonces, moviendo su mano hacia su pecho y en un movimiento horizontal y refinado de su brazo, ella declaró:

  • ¡Soy Hanazawa Rin del “2A” y soy la Presidenta del Consejo Estudiantil!

La forma tan atrevida que lo miraba era como si le incitara a algo. Se podría decir que ella era sincera y atrayente, con mucha confianza en sí misma, siendo tal vez un poco presumida.


© Copyright 2020 SamBlaz. All rights reserved.

Chapters

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

Add Your Comments: