Donde todo empezó Vol. 2

Reads: 9352  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 1

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

More Details
Status: Finished  |  Genre: Other  |  House: Booksie Classic

Chapter 22 (v.1) - Capítulo 4: Recuerdos - Pasado x Presente - Parte 4

Submitted: June 18, 2016

Reads: 248

A A A | A A A

Submitted: June 18, 2016

A A A

A A A

Capítulo 4:
Recuerdos
Pasado x Presente

Parte 4

Al día siguiente, a la primera señal del sol, salí de nuestra tienda de campaña; Mike detrás de mí.

Nuestro campamento se encontraba en uno de los bordes de un enorme amplio, en medio de una inmensidad de árboles, a quién sabe cuántos kilómetros de alguna civilización.

  • ¿Ahora qué haremos? – Pregunté mientras me adentraba en el amplio y estiraba mis brazos. – ¿No me dirás que no habías pensado en nada después de llegar hasta aquí?
  • No seas un aguafiestas Alex. – Mike refunfuño desde atrás. – Pero no esperaba menos, después de todo hablamos de ti.
  • ¿…Entonces?

Era extraño verlo hablar con normalidad, es más, escucharle reflexionar sobre algo en particular era demasiado inusual.  Pero decidí no darle vueltas al asunto y me limité a observar el paisaje que ayer no pude ver, y ahora la luz del sol me dejaba disfrutar.

  • Entonces Alex, amigo mío, es hora de despertar.
  • ¿Mm? ¿A qué te-?

Mientras me volvía hacía él, confundido, ya que hace un par de horas habíamos despertado, la silueta difuminada de un puño, directo a mi rostro, me hizo abrir los ojos de la sorpresa. Por reflejo me protegí cruzando mis brazos, pero aun así me hizo retroceder arrastrando los pies sobre la tierra.

  • ¡Oye! ¿¡Qué estás ha-!?

Cuando separé mis brazos para preguntar la razón de su ataque, en un instante, él ya estaba frente a mí.

En ese instante, y en una micra de segundo, pude ver su rostro mostrando una sonrisa incitadora, pero al mismo tiempo que lo vi, en ese mismo instante ya había desaparecido.

Esta vez, de alguna manera, me lanzó una patada directo al lado derecho de mi cabeza. Me protegí con el brazo, no lo vi, pero mi brazo se movió ante su anterior movimiento como acto-reflejo. Frustrado su primer ataque, Mike dio un giro con un juego de pies, atacándome del lado contrario. Esta vez flexioné las piernas, haciendo que pateara a la nada. 

En ese momento, por alguna razón sus movimientos se hicieron lentos, no, a mis ojos, él se estaba moviendo lento. Por eso, ni bien él terminaba su giro para otro ataque, por primera vez, yo lancé un contraataque, con un golpe directo a su pecho, pero él giró su cuerpo haciendo que mi puño le dé al aire, y paralelamente a la trayectoria de mi brazo, en un rápido movimiento lanzó contra mí otro ataque.

Ahí empezó nuestra primera lucha de entrenamiento.

***

Estábamos a cinco metros uno del otro, cansados, al límite de nuestras fuerzas, donde el solo respirar se me hacía desgarrador.

  • ¡Dos últimas rondas!

Me gritó Mike después de respirar profundo y graduar su respiración.

Así que nos miramos por un último segundo y empezamos a correr en paralelo. No pasó mucho para que casi al unisonó, interpongamos un pie y nos lancemos uno contra el otro, una vez más.

Golpes, patadas, movimientos evasivos, contraataques y choques que en algunas ocasiones generaban vibraciones en alrededor. Todo se repetía otra vez en esta ronda, sin embargo, luego de repelernos e impulsarnos nuevamente uno hacia el otro, él se me adelantó por una mera micra de segundo, suficiente para dar un giro en el aire como si estuviera realizando un remate en el aire, no era la primera vez que lo hacía pero algo parecía ser diferente. Lo supe al instante.

Salí volando, incapaz de controlar la velocidad con la que mi cuerpo se desplazaba. Sin embargo, en medio de eso, di cuenta de que había un árbol justo detrás de mí. Siendo consciente de él, de alguna forma logré girar mi cuerpo de forma que pude frenarme, usando las plantas de mis pies sobre su tronco.

*Splash*

Pero el árbol no pudo aguantar la fuerza de impacto y a pesar de que hice todo lo posible por amortiguar la fuerza de choque, el tronco simplemente se quebró.

Sobre el troco, (que por cierto era relativamente grueso) sentía mi cuerpo caer y no podía mantenerme totalmente erguido.

No sé cuántos metros habré volado, pero eso no me importaba en lo absoluto, sino el hecho de que él me había contrarrestado completamente. En el último instante, aun con mis manos impidiendo que su patada me dé directo al abdomen, salí volando con mi cuerpo arqueado.

No fue solo por mi cansancio, tampoco su velocidad, y no creo que haya aumentado su fuerza de un momento a otro. Fue como si hubiera recibido cierta explosión.

  • ¿¡Qué fue eso!?

Teniendo en claro todo lo que pasó, respiré profundo, y mientras enderezaba mi cuerpo, le pregunté alzando mi voz lo suficiente para que me escuche.

Mike estaba a unos metros delante, mostrando su habitual e irritante sonrisa.

  • Hehe – Rio mientras deslizaba su dedo sobre la parte inferior de su nariz – ¡Mientras dormías, logré despertarlo!

Incliné mi cabeza a un lado en señal de confusión.

  • ¡Ah! – Se dio cuenta pero no dijo nada más, sino que se rascó la nuca. – ¡Te lo contaría pero…!
  • ¡…supongo que lo que más quieres ahora es acabar con esto, ¿no es así, Alex?!
  • Bien dicho.

Ante sus palabras que reflejaban perfectamente lo que sentía en ese momento, hice una pequeña risa maliciosa.

No entendía a qué se refería con “liberar”.

No entendía qué hizo en ese ataque.

No entendía quién era antes de mi amnesia.

Pero…

¡Qué importa!

Ahora solo quería superarlo.

Si soy capaz de hacer todo eso, puedo hacer mucho más. – Me preparé para el último round. Ni siquiera me di cuenta que mi respiración casi había regresado a la normalidad.

Me agaché un poco, mirando directo a mi objetivo, listo para correr.

Él también se preparó, llegando a mí el pensamiento que contraatacaría con un ataque similar el anterior.

No sabía qué hizo antes, pero la idea de quedarme atrás no me gustaba.

Puedo intentarlo… no, ¡puedo hacerlo!

  • Conozco esa expresión.

Ignorando su murmuración, prácticamente inaudible, mientras daba un paso atrás, empecé a correr hacia él, sintiéndome más ligero que nunca.

A pesar de haber gastado tanta energía antes, mi cuerpo se sentía bastante ligero, acortando nuestra distancia en un tiempo anormalmente rápido, mucho más rápido que antes, mucho más de lo que pude imaginar. Sentía que el mundo empezaba a fluir más lento que antes.

Él lo hizo con una patada, yo lo intentare con el puño.

Estando a cierta distancia, di un salto de dos metros de alto, tomando impulso para mi golpe.

Ahí iba toda mi fuerza.

Pude sentir como si algo cubriera mi brazo, como si algo fluyera hacia mi puño, pero en ese momento eran detalles que no me importaban. No le di tiempo más que para intentar defenderse, cruzando ambos brazos, pero sin apartar su vista de mí, ni mucho menos parpadear, ni por una milésima de segundo.

*Golpe*

*Explosión*

*Dispersión del aire*

Su defensa fue destruida de un solo golpe.

Sus pies dejaron el suelo y salió volando, como si estuviese soportando una gran carga en sus brazos, pero no duró mucho y terminó abriendo su defensa, dando unas cuantas vueltas sobre la tierra. En una de esas, plantó sus piernas en la tierra, y con la ayuda de su mano logró frenar por completo.

Se enderezó por un segundo, pero al final cayó hacía atrás.

  • ¡¡Eso fue increíble!!

Tirado en el suelo, gritó lleno de emoción. Ciertamente me desconcertó por un segundo, pero aun así me acerqué. Cuando llegué, él se sentó aun tratando de controlar su respiración.

  • ¿Cómo… ha… cómo hiciste eso…?

Preguntó después de tomar un pequeño respiro. Y aunque preguntó eso, no parecía confundido, en realidad parecía entusiasmado. En cambio para mí, mi confusión se incrementaba cada vez más.

Ese golpe… yo… nunca logré tocarlo.

Mire mi puño y mientras lo miraba intentaba comprender lo que había sucedido. En ese momento, concentré toda mi fuerza y energía en mi puño, pero en el momento del impacto, mi puño nunca lo tocó, pero aun así, fue como si algo explotara generando una poderosa onda de choque y él salió volando gracias a una increíble fuerza.

  • ¿No fue lo mismo que tú?

No era consciente ni de mi propia existencia y el intentar darle una respuesta a todo esto podría acarrearme un terrible dolor de cabeza.

  • Claro que no, yo usé mi “ki”, tú…

¿Ki? 

Cruzó los brazos e inclinó su cabeza hacia abajo, estaba catalizando la información.

  • Tú… ¡¡Controlaste el viento!! – Gritó con demasiado entusiasmo.
  • ¿Ha?
  • ¡El viento estaba rodeando tu brazo y luego explotó! ¡SPLASH! y ¡PUM! ¡Fue increíble! ¿¡Qué hiciste!? ¿¡Drogas!? ¿¡Te llevaron a un laboratorio!? ¿¡Un efecto secundario!? ¿¡Es por tu abducción!? ¿¡Ovnis!? ¿¡Eres el hijo perdido del dios del viento!? ¿¡O acaso tecnología que aún no conozco!? ¡Vamos, dime, dime ¿Cómo lo lograste?!

Él parecía loco esperando mi respuesta, pero era yo el que menos entendía.

¿Qué fue lo que hice?

¿Cuándo aprendí algo como eso?

¿Cómo puedo ser capaz de hacer todas estas cosas?

¿Qué demonios soy?

Esas preguntas rondaron por mi cabeza y obviamente, la respuesta nunca llegó a concretarse. Pero él aún esperaba una respuesta con una gran expectación.

  • Ha…

No tiene caso seguir pensándolo si no tengo forma de recordarlo.

  • No tengo ni la menor idea, mi condición es peor que la tuya.

Respondí ya calmado (resignado), pero mi respuesta fue suficiente para que su mundo se vaya abajo.

  • ¡Buu! – Se quejó mientras dejaba caer su cabeza y ambos brazos al piso. Realmente parecía deprimido.
  • Pero… ¿Qué es eso de usar tu “ki”?
  • Ah… eso. – Sonaba desanimado. – Solo es una forma de nombrarlo, pero en realidad lo mejor sería llamarlo como mi propia energía vital, concentrada en un punto, para luego dejarla explotar, aunque… – Alzó la mirada y cruzó los brazos, como pensando. – Si cambio unos parámetros, algo como lo que hiciste… podría moldearlo a mi conveniencia… mm~ es excitante~ haha~

Esta vez formó una desagradable sonrisa.

Parece que ya se recuperó.

  • Dejando eso de lado, ¿Cómo es que podemos hacer esto?
  • ¡Ah! – Salió de su trance – ¡Todo fue gracias a nuestro programa de entrenamiento! – Exclamó, levantando su pulgar.

¿A qué va todo eso?

  • Mhm~ Verás, como en la mayoría de las historias shonen, los protagonistas usan diferentes dispositivos para ejercer un gran peso en sus cuerpos, todo para poder obtener mayor fuerza y agilidad, ¿no?
  • Ah…

Como entendiendo mis pensamientos, él me habló todo eso, pero yo apenas podía seguirle la corriente, sin embargo, de un modo le entendí pero en otro no.

  • Mira, por ejemplo, toma en cuenta a un cargador de pesas profesional. A lo largo de su carrera ha realizado un largo entrenamiento, comenzando desde pesas livianas y a medida que pasa el tiempo y como desarrolla y cuida su cuerpo, puede aumentar su capacidad.

Dijo todo esto, realizando ciertos movimientos dinámicos.

  • ¡Pero! – Levantó su dedo índice, acentuando su explicación – ¡Ellos han entrenado para levantar esas pesas solo para un instante, una fuerza explosiva que solo se libera durante un corto periodo, pero que al final desaparece o se acaba!

Decía esto de una manera particular, pero de alguna forma, algo parecía diferente en él, y aunque suene algo raro, se veía más vivo como si fuera el mismo. ¿Me dejo entender?

  • ¡Pero nuestro caso es diferente! ¡No podíamos contentamos con solo un instante y para ello, usamos esto! – Sacó dos bandas rojas de su bolsillo. – Usándolo en nuestras muñecas y eligiendo el peso que deseamos que genere…

Se puso ambas bandas y volteó su brazo derecho. Hizo un movimiento rápido de su muñeca y una luz prácticamente transparente salió, desplegando algo así como una proyección perfecta sobre su brazo. Era la imagen de un círculo con el grosor de un centímetro. Lo manipuló y me alargó su brazo contrario.

Me sorprendió que él usara ese tipo de tecnología, pero no hice comentario alguno de ello.

  • Haber, levántalo.

Estiró su brazo hacia mí y le hice caso.

  • ¿Qué?

Se sentía un enorme peso, que no podía creerlo.

  • Mira. – Me mostró su brazo que aún proyectaba esa imagen – En el centro verás la cantidad de peso que está proporcionando.
  • ¿…100kg?
  • Si, su máximo es de 500kg. ¡Pero no es solo esto! ¡También están las tobilleras! – Se agachó y me mostró su pierna – ¡También funcionan a partir de la principal, y con éstas el juego está completo!
  • Pero por el consejo de Jessi-nee y Jenny-nee, al principio tuvimos que utilizar una faja especial para que no nos lastimase la columna… – Puso una sonrisa nostálgica mirando al cielo – Pero apenas eran unos cuantos kilos al principio…
  • Por lo que me dices, subimos de a pocos, pero aún no me explicas exactamente qué hicimos.
  • No es necesario, piénsalo y lo entenderás, siempre has hecho las cosas así.

Y así lo hice, y si lo piensas durante un momento, suena lógico. Si tú ejerces mayor peso en tu cuerpo durante un tiempo, obviamente con los cuidados respectivos, indudablemente tu cuerpo se acostumbrará, ¿pero qué pasaría si ese tiempo lo extiendes hasta volverlo algo habitual, donde ese “peso adicional” se convierte en tu propio peso?

Y si luego de haber acostumbrado a tu cuerpo y mente a ese nuevo peso, te liberas de él, tu cuerpo se sentiría anormalmente liviano y no solo eso, tal vez tus movimientos y fuerza sean mayores. Suena un poco descabellado, pero a la vez lógico.

  • ¿Cuánto tiempo y hasta dónde llegamos?
  • Mm… – Nuevamente cruzó sus brazos e inclinó su cabeza para un lado – Creo que fueron unos cinco años en subida y un par más en establecer el nuevo peso. Y nuestra meta final fue… entre uno y dos kilos cada dos meses durante el primer año… y luego aumentamos de cinco en cinco, luego de diez en diez y de 20 en 20, creo que fueron unos… 290 kilos, no me acuerdo… – Se rascó la cabeza riendo torpemente.

Ciertamente había sido un largo entrenamiento.

  • Ha~ – Volvió a tirarse al suelo y en esa posición, después de un momento continuó –  Esta es la primera vez…
  • ¿A qué te refieres? – Nuevamente incliné mi cabeza por la confusión.
  • ¿No te diste cuenta? – Mostró una inusual y a la vez sincera sonrisa. – Esta es la primera vez que me escuchas detenidamente.

Ah…

Tenía razón. 

Esa fue la primera vez que escuché a alguien detenidamente.

La primera vez en la que no sentí que me imponían algo de mi pasado.

Simplemente lo pensé.


© Copyright 2020 SamBlaz. All rights reserved.

Chapters

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

Add Your Comments: