Donde todo empezó Vol. 2

Reads: 9364  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 1

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

More Details
Status: Finished  |  Genre: Other  |  House: Booksie Classic

Chapter 29 (v.1) - Capítulo 5: Karaoke - Centro Comercial - Parte 2

Submitted: July 16, 2016

Reads: 227

A A A | A A A

Submitted: July 16, 2016

A A A

A A A

Capítulo 5:
Karaoke
Centro Comercial

Parte 2

  • Así que así fue.

Sentado, sin lentes y apoyando mi barbilla sobre los nudillos de mi mano derecha, asimilé toda su explicación. Mientras tanto, en el fondo de la habitación, dos hacían un dúo en plena batalla de parejas. Mike entre las barras, no sé quién animando, incluso tal vez era uno de los que participaban.

  • Es correcto Keita-kun, lo confirmé con Yuki — agregó Aika. Sentada a mi costado, con celular en manos y buscando mis ojos.

Ha… así que otra vez estuve pensando de más. Bueno, al menos esta vez aclaré el malentendido antes de meter la pata.

  • Nos hizo más populares y estoy agradecida de ello — dijo Mizuki, con sus cejas hacia abajo y sus brazos cruzados. Sentada junto a Yamada, quien no hacía más que comer, en el sofá a mi derecha —. Pero no es grato que nos vean como delincuentes. Bien, acepto que no soy un ángel, pero un par de tatuajes falsos no me hacen una delincuente.

Vaya, hasta esta chica puede enojarse.

  • Intentamos parar y cambiar los rumores, pero al final todo resultó en vano. — Suspiró Kitamura Tooru del “1A”. Alto, un tanto fornido, cabello corto y ondulado, y con rostro serio pero agradable, era uno de los que lideraba el grupo cuando vinieron a mi clase. Estaba sentado en el sofá a mi izquierda, en el lado de la puerta.
  • ¿No pueden encontrar a los que iniciaron el rumor? — Aika ya hablaba con bastante confianza, pues había congeniado bastante bien con el grupo. Bueno, contando su popularidad, era de esperarse.
  • No serviría. — Le respondí, y ante su mirada de “¿por qué?” continué. — Aún si los encontráramos y, en el mejor de los casos, ellos ayudaran, el resultado no sería diferente a lo actual.
  • Pensamos igual — dijo Kitamura —. Por eso, optamos por disminuir el impacto de los rumores tanto como podamos. Al fin y al cabo, los profesores y el Consejo Estudiantil están al tanto de todo.
  • ¡Pues claro! — Mizuki golpeó sus piernas. — ¡Sería injusto que nos culparan solo por defendernos de esos delincuentes!

Kitamura y Yamada asintieron, también cruzando sus brazos.

Pero a diferencia de ellos, sus palabras me hicieron recordar que casi me volví loco cuando nos topamos con Hanazawa.senpai, y me sentí estúpido. Ella no les prestó atención a los chicos, cuando nos encontramos en el pasillo, porque ya habían arreglado ese asunto.

  • Así que, chicos, ¡es hora de divertirnos! — Mizuki levantó, con fervor, su vaso de gaseosa en medio de todos. — ¡Unámonos a los demás!
  • ¡Oh!
  • ¡Oh!

Kitamura y Yamada apoyaron la idea.

  • Pero antes de eso.
  • ¿Mm, Kotori?

Ichijou apareció detrás de Mizuki. Puso su mano sobre su hombro y la obligó a sentarse sin usar fuerza alguna. Entre las tres, ella no era la líder, pero si la que ponía orden.

Por cierto, la enorme habitación estaba dividida en dos áreas, separadas por un par de metros. Ambas partes eran prácticamente iguales, una mesa con bastantes bocadillos esparcidos, y alrededor de ella unos cómodos sofás para sentarse. Sin embargo, solo un lado tenía la pantalla, y ese no era el nuestro. Nuestro lado era relativamente más pequeño, pero contaba con una pequeña congeladora —“todo gratis para nosotros”, dijo Mizuki—. Además, estaba destinado para descansar y conversar sin tener que preocuparse mucho por el exceso ruido del otro lado.

  • ¿Confirmaron si Keita volverá a ser el líder?

Parada junto a Mizuki, y sin mover su mano de su hombro, Ichijou habló.

  • ¿Es necesario Kotori? Si está aquí con nosotros.
  • Hm… olvidé que te contentas con poca cosa. — Se volvió a mí. — Yo quiero escucharlo de su boca.

Ichijou no apartaba su mirada de mí, pero sus ojos no mostraban enfado o desconfianza, sino que irradiaban esperanza, esperanza por algo que había esperado por años; sentí el deber de corresponderle. Pero si aceptaba, estaría abriendo una puerta a mi pasado, estaría abriendo una puerta no muy diferente a las que bloqueé a quienes fueron alguna vez mi familia y amigos. No voy a negarlo, tenía miedo, el miedo de saber qué se encontraba detrás de esas puertas, el miedo conocer mi pasado, el miedo de saber por qué tenía miedo. Tenía miedo de saber.

Pero aun así…

Suspiré en mis adentros y miré a Aika por un segundo, recordando mí promesa con ella. Y finalmente, me volví hacia todos.

  • Sí, lo haré.

Ellos sonrieron en forma de gratitud, y yo correspondí sus sonrisas.

Sí, correspondí a sus deseos. Pero lo que no sabían es que estaba haciendo lo mismo de siempre. Lo que siempre hice desde que desperté de aquel hospital. Aun si mis intenciones eran diferentes ahora, no había cambiado nada. Todavía caminaba a favor de la corriente.

  • ¿Contenta, Kotori? — Mizuki le preguntó a su camarada inclinando su cabeza con una amplia sonrisa.
  • Sí — Ichijou sonrió ya tranquila, y quitó su mano de Mizuki —. Es bueno que vuelvas Keita. Sin ti esto ha sido agotador, ¿o debería decir caótico? — Se quejó haciendo un ademán de cierta irritación y cansancio mientras veía a Mizuki de reojo.
  • ¡Ah…! ¿¡Qué quieres decir con eso, Kotori!? — Y Mizuki se dio cuenta.
  • La verdad, ¿qué no es así? — Dijo Ichijou sin voltear hacia ella.
  • ¿¡Cual verdad!? ¿¡No soy yo quien mantuvo al grupo unido hasta ahora!?
  • ¿En verdad piensas eso? Por lo que a mí respecta, solo nos traes problemas.
  • ¿¡Qué problemas!? ¡Todo lo que hecho fue por el bien del grupo, para mantenernos unidos!
  • Ah, ¿así lo crees? Pues para mí, siempre haces lo que quieres: No nos escuchas; no respondes por tus responsabilidades; te olvidas de pedir permiso a los profesores; cuando te metes en problemas involucras a la mitad del grupo para resolverlos; dispones de nuestro dinero para comprar lo que primero que ves; incluso buscas bronca contra delincuentes; y… fu… de solo recordarlo me deprimo — sujetó su cabeza con sus dedos —. De todos modos, eso cubre el 40% de mis quejas. ¿Fue suficiente?
  • Si… la haz machacado bastante…

Kitamura no podía hacer más que decir eso, ya que por cada oración que Ichijou dijo, clavó una enorme espada en el cuerpo de Mizuki, mientras que Yamada asistía con entusiasmo. Aika y yo no podíamos hacer más que mirar y forzar una sonrisa.

  • ¿Ya ves a lo que me refiero? — Ichijou volvió a hablar conmigo.
  • Ya lo creo — le comprendí, pero a la vez, sentí que había algo más que solo quejas —. Pero aun así, fue divertido, ¿verdad?
  • … — Sus ojos se abrieron por un segundo, para finalmente mirarme con una nostálgica sonrisa. — Atinado como siempre.
  • Oh, ¿soy así?
  • Sí. — Mizuki intervino ya recuperada, demasiado rápido diría yo, pero nadie además de Aika y yo se sorprendió — ¡Sea como sea, nuestra primera reunión con todos los generales y el líder principal ha terminado! ¡Ahora a divertirnos!
  • ¡Oh!

Nuevamente Yamada y Kitamura levantaron sus vasos de jugo y gaseosa respectivamente, en apoyo a la propuesta.

Cuando nos unimos a los demás, ya habían terminado su otra competencia, pero ni bien me acerqué, Mizuki me cogió de la muñeca y levantó mi brazo, mientras declaraba a grandes voces:

  • ¡Es el turno de Keita!
  • ¡Oh! — Todos los que pudieron reaccionar a tiempo apoyaron la idea, algunos aplaudieron como dándome ánimos.
  • ¿Eh? Espera… yo…
  • Tranqui, no seas tímido Keita. — Me dijo ella con un pequeño empujón.

Mike había elegido una canción y yo tuve que caminar al frente, donde más de una quincena de pares de ojos me miraban entusiasmados, coreando mi nombre y esperando el comienzo de la letra. Me sentí un tanto nervioso, y cuando ya se acercaba el final de la intro, pasé saliva.

Bueno, que pase lo que tenga que pasar.

***

  • ¡Así se hace Keita!
  • ¡Eres el mejor!
  • ¡No te preocupes!

Después de terminar de cantar, y mientras me dirigía a mi asiento —el cual estaba al fondo de las demás y a espaldas de donde hicimos la reunión—, todos me lanzaban alabanzas con bastante alegría y entusiasmo.

  • Ha… — Me senté pesadamente.
  • Buen trabajo. — Aika me recibió con una radiante sonrisa.
  • En verdad que ha sido vergonzoso cantar frente a todos.
  • Pero lo hiciste muy bien Keita-kun. Me gustó mucho. — Su sonrisa era genuina.
  • Gracias Aika, pero no tienes que consolarme. Sé muy bien cuan terrible cantante soy.
  • ¡Tranquilo mi compadre! ¡Esto no se trata de ser bueno, esto se trata de disfrutar, gozar, rasgar nuestras gargantas y dejar salir todo! ¡¿No es así Mizuki-senpai?! — Mike ya estaba completamente integrado al grupo.
  • ¡Claro que sí! ¡Saquemos todo lo que tenemos dentro!
  • ¡Oh!

Mientras mostraba mi depresión y Mizuki respondía con total euforia. Mike, con un chico más, se fue adelante y continuaron con la competencia.

  • Estos dos están a otro nivel. — Me quejé.
  • Pero tienen mucha razón Keita-kun — Aika parecía feliz —. Estos momentos son para divertirse y olvidar nuestros problemas, ¿no lo crees así?
  • Bueno, no puedo negarlo, y ya que ya pasó mi turno estoy más tranquilo.
  • Solo mantén el espíritu Keita y todo lo demás vendrá solo — Kitamura me habló. — Por cierto, ¿tienes planes para el verano?
  • ¿Mm? ¿Verano dices?

¿Mm?

  • Sí, estábamos planeando unas cuantas actividades, por…

Él empezó a hablar sobre planes o algo por el estilo, pero yo ya no lo escuchaba. Al volver a pensar en el verano, mi cerebro captó que me estaba olvidando de algo más, y eso era…

¡La enfermería!

Me levanté inadvertidamente.

¡Mierda, se me olvidó!

  • ¿Keita-kun?

Me preguntó una confundida Aika. Pero no le hice caso, sino que inmediatamente saqué mi celular y miré la hora. Ya habían pasado poco más de dos horas desde que salimos de la escuela.

  • ¿Qué pasa Keita? — Esta vez preguntó Mizuki.
  • Me olvidé…
  • ¿Huh?
  • Me olvidé algo en la escuela… Debo volver rápido

Alterado, me dispuse a coger mi maletín e irme de inmediato.

  • ¿¡Ahora!?

Pero Aika me detuvo sujetando mi brazo, preocupada por mi frenética forma de actuar. Es más, por su casi grito, Mike y su nuevo compadre dejaron de cantar; y guiados por sus miradas, los demás también se fijaron en nosotros. Ignoré esas miradas de curiosidad y me dirigí a Aika.

  • Lo siento Aika, tal vez sea demasiado tarde, pero necesito volver.
  • Tranqui Keita — Mizuki intentó persuadirme —. Seguramente mañana aún siga allí.
  • No, esto es muy diferente a lo que creen. En verdad lo siento, pero debo irme.
  • ¡Pero…!

Aika se sujetó una vez más de mi brazo. Dudó por un momento, mirando alrededor, pero aun así continuó:

  • ¿Y nosotros?
  • Lo siento Aika — me calmé un poco —. Pero no tienes por qué preocuparte, volveré lo más rápido posible. Es más, mira, te dejo mis cosas.
  • Pero… — Ella aun dudaba. Lo vi en sus ojos, que me observaban como buscando consuelo.
  • Por favor, solo espérame. — Apoyé mis manos en sus pequeños hombros — Volveré en unos 15 minutos, máximo. Prometo llevarte a casa, así que por favor espérame. ¡Y chicos!

Dejé ahí mi conversación con Aika sin esperar respuesta suya, y me dirigí a los demás que miraban todo sin decir nada.

  • ¡Saldré un momento! ¡Por favor, no dejen de divertirse por mi culpa! ¡Estaré de vuelta en menos de 15 minutos!

Dicho esto, y sin esperar nada más, salí deprisa hacia la puerta.


© Copyright 2020 SamBlaz. All rights reserved.

Chapters

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

Add Your Comments: