Donde todo empezó Vol. 2

Reads: 9367  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 1

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

More Details
Status: Finished  |  Genre: Other  |  House: Booksie Classic

Chapter 4 (v.1) - Mejor tarde que nunca - Celebración en casa de Tachibana - Parte 4

Submitted: April 27, 2016

Reads: 214

A A A | A A A

Submitted: April 27, 2016

A A A

A A A

Capítulo 1:
Mejor tarde que nunca
Celebración en casa de Tachibana

Parte 4

Aunque fue dificultoso al principio, al final salí sano y salvo de esa casa. Aunque su madre quería que me quedara un poco más. Bueno, ahora estaba caminando bajo el suave y habitual calor del sol, el cual ya terminaba de desaparecer bajo el horizonte, dejando un cielo naranja. Y al igual que en mi barrio, las calles por donde ahora caminaba eran bastante tranquilas, por lo que podría relajarme sin problema alguno. Pero al admirar por un tiempo más el color de las nubes, no pude evitar recordar lo sucedido en esa batalla.

Pero antes, debo decir que yo ya sabía de la existencia de otras personas similares a mí, aunque nunca pude conocer a uno. Es más, sé muchas cosas más, de las cuales todo es a una escala mundial; podría decirse que en las sombras (y a la vez no) del como se conoce el mundo actualmente. Claro, todo lo que sé, viene por parte de Mike y unos rumores que se sueltan en ciertos lugares de la red (estos también los confirmé con Mike). Bueno, es una larga historia y no viene al caso en este momento.

En aquella pelea yo perdí. Perdí porque no tengo suficiente resistencia y al recordarlo, no puedo evitar apretar mi puño y sentirme ofuscado. Es más, en este momento no puedo considerarme un verdadero oponente para ella, ya que ella no mostró ni siquiera la mitad de su poder. Pero el perder por algo tan básico me irrita aún más.

No me refiero a mi resistencia física, tengo confianza en ella, el problema es mi resistencia en cuanto el uso de mi poder. Pasa que al lanzar ese último ataque me quedé sin energía, aunque la verdad, ese no fue el principal motivo. El intentar imitar esa lanza requería de una distribución constante de mi poder; sin contar que debía hacerlo a una velocidad extrema, todo para poder crear la ilusión de que se estaba materializando. Por ello no podía invocarla mucho tiempo.

Ella lo mantenía tan calmadamente, que me quedó claro al instante. Ella está en un nivel muy superior al mío.

Si quería avanzar más, tenía que superar ese límite.

Si mi debilidad es la resistencia… solo tengo exigirme hasta llegar a mi límite aún más. En otras palabras, tendré que consumir mi poder constantemente… Supongo que tendré que usar algo en específico, pero para llevar algún arma o algo por el estilo, necesitaría un entrenamiento extra. En ese caso, tendría que usar una parte de mi cuerpo… No, ¿Por qué no mejor usar todo mi cuerpo?

Sin siquiera darme cuenta, ya había dibujado una sonrisa mientras levantaba mi cabeza.

Entonces, si quiero hacer eso tendré que adelantar mi salida…  pero también está “eso”. No la observé a detalle, pero podré hacerla a mi modo.

Con todo esto en mente llegué a mi casa. Alisté todas las cosas necesarias en una mochila, para mayor movilidad, incluyendo dinero para comprar un poco de comida no perecible o que me durase lo suficiente.

Mientras buscaba la ropa necesaria, logré encontrar mis bandas rojas flexibles para la muñeca y las tobilleras. Son especiales. Aunque se vean como cualquier otra banda de tela (un poco gruesas), estos son un dispositivo en conjunto y tienen por función aumentar su peso hasta unos 500kgs en cada uno de sus artículos.

Es algo que usé desde antes de mi amnesia, obviamente que Mike me los dio. Desde un principio eran suyos, pero siempre me hago esa pregunta…

¿Cómo rayos consiguieron algo así?

En sí no me sorprendería, ya que su familia es un tanto especial. Pero que le den este tipo de aparatos (los cuales oficialmente no existen) a alguien que solo tenía 8 años, es de cuidado.

De todos modos, esta iba a ser la herramienta clave para este entrenamiento.

Terminé de guardar todo. Me puse las bandas y tobilleras, cogí mis zapatos y salí al patio trasero.

Para empezar con mi entrenamiento, primero decidí aumentar el peso de las bandas y las tobilleras a unos 150kg. Para ello, levanté mi mano derecha e hice un rápido giro de muñeca. En seguida, encima de mi brazo se proyectó el menú, el cual era un círculo que cubría el ancho de mi brazo,  con dos centímetros de grosor y con el número “0” en medio. Presioné con mi yema de mi dedo índice en la parte de arriba del círculo y lo deslicé encima de él, en sentido horario. Haciendo esto, el círculo parecía llenar de un color verde mientras que el número empezaba a subir hasta mi número deseado.

Entonces, como ya lo decidí antes, me posicioné en medio de mi jardín trasero e intenté envolver mi cuerpo entero con mi poder, en otras palabras, envolverme dentro de varias ráfagas de viento, pero…

Como lo suponía… no puedo controlarlo completamente a voluntad.

El viento era demasiado fuerte, las flores y los árboles parecían a punto de ser despojados de sus hojas, pero si intentaba rebajarlo existía la posibilidad de que lo desaparezca por completo. Que más podía pedir, nunca practiqué con mi poder de esa manera.

Decidí mantenerlo así. Pero si quería hacer todo lo planteado, tenía que ir a un lugar más alejado y aunque ahora estaba adelantando mi salida, el tiempo no me sería suficiente…

Bueno, será lo que venga.

Salté la cerca y empecé a correr moderadamente, podría decirse que a la misma velocidad que cuando corrí en la carrera de relevos, tratando de ser lo más silencioso posible en medio de las calles vacías, aprovechando la noche.

Después de unos minutos, de no muy lejos, avisté al primer transeúnte, marcando el inicio de mi otra ruta de viaje. Inmediatamente salté al techo de la casa más cercana. Siempre teniendo cuidado de donde pisar ya que un simple error causaría un alboroto innecesario, además que las casas de por aquí son bastante silenciosas a estas horas de la noche.

Sin embargo, ya me estaba acercado a la ciudad principal, las calles principales.

Ya en la ciudad seguí con mi mismo ritmo, pero al llegar a mi primera calle principal. En ese momento, me apoyé en mi poder. Tomé un impulso, creando un pequeño remolino desde la planta de mis pies y salté, mejor dicho, salí disparado hacia el cielo. Haciendo esto, puedo saltar hasta cinco veces más lejos.

Crucé la ciudad sin ningún problema.


© Copyright 2020 SamBlaz. All rights reserved.

Chapters

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

Add Your Comments: