Guardianes del loro dorado del Ecuador

Reads: 600  | Likes: 1  | Shelves: 0  | Comments: 0

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

More Details
Status: Finished  |  Genre: Mystery and Crime  |  House: Booksie Classic
Peter Hamilton van a Ecuador, para tratar de proteger a una especie en peligro, y evitar que unos cazadores furtivos le hagan mas mal.

Mientras tanto, uno de los miembros de la expedicion que estudia el ave resulta brutalmente asesinado

Submitted: April 24, 2016

A A A | A A A

Submitted: April 24, 2016

A A A

A A A


Guardianes del loro dorado del Ecuador

2011

 

!Que admirable es la Naturaleza y como nos ata a la vida!

Jenofonte

 

?Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus riquezas,

sino en disminuir tu codicia”

Epicuro

 

Amazonas. Mayo de 1541 en un tesoro inimaginable... El Dorado, la ciudad hecha de oro según los muiscas. En esos tiempos, el conquistador Francisco de Orellana había ido a buscar el imperio de oro.

A su lado había llevado 44 barcos y muchos hombres, entre ellos el fray Gaspar de Carvajal, bajo el mandato de Gonzalo Pizarro.

Era de noche, se escuchaban los impredecibles, pero hermosos sonidos del Amazonas, y justo al pasar entre la frontera entre las Amazonas portuguesa y los territorios de Pizarro. Orellana había mandado a sus hombres por el vasto río.

-General Orellana –dijo un bucanero-, se está haciendo de noche señor.

-Lo sé –comento de Orellana.

Se dirigió a la proa con sus hombres.

-Desembarcaremos en estas costas. Paren los barcos.

Bajo la orden de Orellana, los barcos fueron detenidos.

Dos días después, Orellana y sus hombres descubrieron un exótico loro... Que tenía las plumas completamente doradas. Al ver al espécimen, todos se quedaron impresionados, incluso el propio Carvajal.

-¡Aquí está la prueba mis hombres! ¡El Dorado existe! –proclamo de inmediato Orellana.

Todos festejaron, y después fray Gaspar de Carvajal escribiría de aquel hallazgo.

…..................................................................................................................................................................

Incluso mucho después de haberlo hecho Alexander von Humboldt, junto con Aime Bonpland. En 1804, durante su famosa expedición por Sudamérica.

Ambos encontraron el mismo loro que Orellana y Carvajal encontraron hace de 250 años.

-Es este Herr Bonpland –afirmo von Humboldt-. El loro dorado del Ecuador.

Sin embargo Bonpland no estaba tan entusiasmado como su compañero.

-Le veo preocupado –comento Humboldt.

-Monsieur Humboldt, estaba recordando lo ocurrido durante la Guerra de los Treinta Años –aclaro Bonpland-. Con lo que ahora esta pasando en Europa y en América, no nos conviene revelar este hallazgo.

-Aber ... mein Freund. Die Welt –decía Humboldt-, no somos nadie para hacerle esto a la ciencia. Seria nuestro pecado esconder lo que hemos encontrado.

-Por eso debemos ocultarlo monsieur. La Tierra no se merece esto. Ni tampoco la ciencia.

-Se que después pensaremos en una solución amigo mío. Cuidare mis apuntes por si acaso.

…..................................................................................................................................................................

 Lo mismo en el presente.

¿Quien soy yo? Soy Peter Hamilton, y me conocen como el novio del ídolo Rakel Sotelo. Una de las aventuras mas maravillosas... Al lado de Rakel y Nora, llego a nuestras vidas.

Todo paso hace unos días, cuando papa hablo con una mujer que se había llamar Abigail Herschbach, avicultura y bióloga, para pedirle un importante favor.

No sin antes haber recibido un importante anuncio de un viejo amigo; George Sacchitiello, y su prometida y maravillosa amiga, Jennifer Siniscalchi.

La carta decía lo siguiente:

 

Queridos Peter, Rakel Nora y Aaltje.

 

Jennifer y yo hemos estado hablando mucho, y la verdad es que para nosotros,

seria imposible pagarles lo que hicieron por el bienestar de nuestro futuro y el

de nuestras familias, lo mismo el de Ani. Pero si algo podemos hacer

Es darles a todos un gran presente en el que creo podrán contar siempre que cada situación se

torne pesada. Todo lo que necesitan es venir con nosotros a Haight-Ashbury.,

Nos iremos por un tiempo con nuestras familias de vacaciones a Europa.

Pero antes... Les dejaremos un regalo que espero sea de su agarado.

 

Con amor y agradecidos: George Sacchitiello y

Jennifer Siniscalchi

 

Nuestro regalo fue una de las más hermosas mansiones que he visto en toda mi vida. En Haight-Ashbury, tenia de todo; piscina, mesa de billar, varios parqueaderos, siete pisos, un enorme comedor, cocina con toda la cantidad de comida que te puedas imaginar; era prácticamente ser un nieto de la reina Victoria de Inglaterra, solo que con un toque mucho más moderno, resulto ser antes una propiedad de Thorello Sacchitiello que su abuelo le heredo de inmediato, pero que al final tanto George como Jennifer pensaron que no la necesitarían por el momento, así que, después de hablar con unos abogados, decidieron darnos a todos nosotros. Y no tardamos en festejar, el patio era tan grande que podíamos nombrar Perrolandia, todos nuestros perros podía jugar sin problema.

Algunos días después mis padres decidieron hacernos una celebración en la casa, con Rebecca, Jennifer, George, Mackey, con nuestros amigos y vecinos, entre ellos Charlie y Emily Landers, quienes no dejaron de jugar con Noraroo, y todas las amigas de Emily, aunque la chica Rósíe sea una anti-semita.

-Gocemos la noche de la sucia judía Sotelo –sugirió.

Y para terminar... Petrus Vorster, el dirigió el brindis de todas las personas presentes.

-Un brindis –comento- por el instante en que los perros son dioses.

Después pasamos la noche celebrando.

…..................................................................................................................................................................

La fiesta duro toda la noche, de nuevo Nora se paso de copas. Eso era de esperarse.

Lo que no era de esperarse era que papa se quedase hasta casi las tres de la mañana, revisando mis libros de Sociales Latinoamericanas que había traslado desde mi casa.

-¿Papa?

-Hola hijo –comentó-, lamento molestarte tan tarde. Espero que hayas gozado tu fiesta.

-¿Que es lo que estas investigando? –pregunte.

-Solo unas cosas sencillas. Es todo.

-¿Se trata de la noticia del loro dorado del Ecuador?

-¿Como lo sabes?

-Eh... Leí la carta que te mando esta mujer...

-Ella es la doctora Abigail Herschbach Peter, una antigua estudiante mía que se dedica a ornitología.

-¿Ornitología? ?Estudio de los pájaros?

-Así es hijo. Ella me mando esta carta.

Papa me mostro el papel que dijo lo siguiente, que leí cuidadosamente:

 

Querido Austin

 

Lamento tener que molestarte con esta noticia. Me imagino que ya viste los periódicos.

Me encuentro actualmente en Quito, investigando los detalles del loro dorado del Ecuador

Al lado del profesor Fritz Neumann y el doctor Derek Vlagon. Queremos, y creemos necesaria, tu

Ayuda, al menos con respecto eso cree el profesor Neumann. ?Puedes ayudarnos Austin?

 

Sería maravilloso, si acepta, que tu medio hijo pudiera ayudarnos

Conocemos lo brillante que es, después de todo...

La manzana nunca cae lejos del árbol. Yo lo sé muy bien.

 

Con amor, Abby

 

-Leí la noticia en los periódicos –dije-. Se decía que el loro dorado se extinguió en 1855, junto con el dodo, a causa de los continuos asedios de los exploradores.

-Correcto, y...

-Esa práctica se había llevado a cabo desde 1584, cuando fracasaron las expediciones para encontrar ElDorado, cuando los exploradores españoles exportaron esta ave a Europa, por ganancias.

-Cierto hijo, hasta que...

-Hasta que una niña ecuatoriana, Marcela Quintana, encontró un ave con los plumajes sumamente dorados, cuyo perfil coincide con los estudios que hizo además Charles Darwin.

-Así es hijo, y...

-Se decía que incluso los aztecas adoraron a este pájaro.

Papa de nuevo intento hablar.

-¡Y que Katrina está ahí y nos invita a toda la familia a que busquemos el loro con ella!

Papa me miro de una forma algo frustrada.

-Hijo... Sé que eres inteligente, pero te agradecería que, si me opacas, tampoco te permitas ser el centro de atención.

-Perdona papa. Es que me emocione mucho con la noticia, y me gustaría ayudarte.

-Pero Peter. ¿Qué hay de Rakel?

-No será ningún problema. Rakel, y de hecho Aalt, me han dicho varias veces que uno de sueños “dorados” es visitar Sudamérica, además, si vamos para allá, es posible que encontremos a una muy buena amiga de Margoth y Rakel, Gabrielle del Campo. Podría incluso llevarlos a todos, la Johnson Enterprise Unlimited está financiando la expedición de la búsqueda del loro dorado. Sería una buena oportunidad. Y... ¿Quién sabe? Es posible que incluso encontremos El Dorado.

De nuevo papa me miro de una forma incomoda.

-Sabes hijo, esta vez no me vencerás muchacho –dijo con la típica voz de padre de familia-. Incluso en ambición lo has hecho.

Al día siguiente le comunique la noticia a Rakel; que iríamos todos al Ecuador a tomar unas vacaciones, lo mismo a Margoth, Nora y Aalt.

…..................................................................................................................................................................

En poco tiempo camino a Quito, Ecuador. Yo estuve con toda mi familia, en especial con Noraroo, Nora, Margoth y Rakel. Mientras tanto Aalt había tomado un vuelo por aparte al lado de Rebecca y Mackey para que todos fuésemos a Quito, la idea era que llegásemos a Ecuador, y que tratemos de estar en la Biblioteca de la Ciudad, y al día siguiente iríamos de inmediato a Puerto Francisco de Orellana, para quedarnos un tiempo y empezar a buscar todo lo necesario del loro dorado.

Katrina... Mi querida hermana mayor, la que en mi niñez siempre me contó las historias de Indiana Jones y de Sherlock Holmes con las que crecí para volverme lo que ahora soy. Después de tanto tiempo, finalmente podremos volver juntos para las aventuras que estábamos esperando

No olvido las palabras que en su cuarta estaban presentes:

 

Tengo tantas ganas de conocer a tu nuevo perro hermanito...

Te espero con muchas ansias para nuestra labor

 

Ten paciencia hermana, pronto conocerás a Noraroo. En memoria a Zhaku.

…..................................................................................................................................................................

Finalmente llegamos a Quito; la primera persona con la que nos encontramos fue con Katrina. Mackey me molestara por la forma en que reaccione: me lance hacia Katrina para abrazarla, como nunca antes la había abrazado, como si no fuera su hermano, sino fuera su hijo. Mientras que mi hermana menor me recibió como si fuera la madre, no solo conmigo, sino también con Jessie.

Los dos siempre hemos admirado a Katrina, y en parte... No había ninguna duda de que Katrina para nosotros una parte vital.

-Hola hermanitos, mama, papa –dijo Katrina-, ha pasado mucho tiempo.

-Lo se Katrina –yo estaba muy contento, aunque eso Katrina ya lo había adivinado-. Como siempre, te ves muy hermosa.

-Nunca cambiaras Peter –sonrió Katrina, siempre me enamore de su sonrisa-. Hola Rakel.

-Hola Katrina. Ha pasado tiempo.

-Mama. Papa.

Todos estábamos felices de ver a Katrina.

-Aalt –dije-, te quiero presentar a mi hermana mayor Katrina Hamilton. Katrina ella es Aaltje van der Bekker, mi nueva amiga.

-Cometa León –cometo Katrina-. Aquí en Ecuador te quieren mucho. Llegas en un momento preciso papa. Las zonas de limpieza del río Coca terminaron gracias a la Johnson Enterprise Unlimited, y justo cuando estábamos por establecer plantas de energía eólica, nos llego la noticia del loro dorado, y de la jovencita Marcela Quintana. Una niña que vive en Puerto Francisco de Orellana, ella fue la que encontró al loro dorado. Pero vamos, descansen del viaje, y en la noche nos encontraremos con Abby, y con el resto de los jefes de la expedición.

Después de hospedarnos, Mackey y Katrina nos llevaron a un pequeño restaurante a poco kilómetros del Palacio de Carondelet. En las zonas mas ricas de la ciudad, allí vimos a una joven mujer, de unos treinta y un anos de edad, el pelo negro, corto, los ojos azules, vestida de manera casual. Y a dos hombres con una ropa un poco mas formal, uno de ellos era calvo, con una gran barba blanca, y el otro era de pelo gris con gafas.

La mujer nos saludo cuando llegamos.

-Katrina, por aquí.

Nos invitaron a su mesa a sentarnos.

-Te estábamos esperando –dijo de nuevo.

-Premio Nobel doctora Herschbach, doctor Neumann –afirmo Mackey- Premio Nobel de Ciencias 2011. Y seremos más ricos de lo que ya somos.

-No hay Premio Nobel de Ciencias tarado –le dije a Mackey.

-¿Pero quien tiene el crédito Hamilton? Así que cierra la boca.

-Hola Mackey –saludo la mujer-. No hacemos esto por los premios.

-Pero esto nos llevara a todos a la historia. En especial a ellos.

-Hola Austin –dijo la doctora Herschbach-. ?Con que este joven tan guapo es tu hijo? Un placer conocerte. Me llamo Abigail Herschbach, zoologa de la Universidad de Christchurch. El es el profesor Fritz Neumann, de la Universidad de Frankfurt, y el es el doctor Derek Vlagon.

-Mucho gusto –salude-. Peter Hamilton. Orgulloso hijo del doctor Hamilton. Y ella es mi novia. Rakel Sotelo.

-Lo se –dijo la doctora Herschbach-. Tienes una maravillosa voz Rakel. Me gustan tus canciones.

-Muchas gracias –sonrió Rakel.

-!Dejame saludarte muchacho! –se acerco el profesor Neumann-. Hace tiempo quería conocerte. Tu padre dice que eres muy brillante, aunque algo precipitado a la hora de trabajar.

Nos sentamos a hablar. Pero Mackey se sonrojo al ver a la doctora Herschbach. El doctor Vlagon se rio histérico y palmo la espalda a Mackey

-!Tienes tu tiempo muchacho! –exclamo- Abigail ya esta casada. Con el mejor hombre que pueda aparecer. ?Ves su dedo anular?

-Da igual. No tengo interés en esas tonterías... Nada persona doctora.

La doctora Herschbach sonrió.

Finalmente todos sentamos, justo cuando la doctora Herschbach abrió un mapa, también saco una foto de una chica de aproximadamente siete años, con el loro dorado enjaulado. Vimos la fecha. 10 de enero de 2011.

-Esta es Marcela Quintana –explico el profesor Neumann-. Ella fue la que encontró el loro. Actualmente vive en Puerto Francisco de Orellana, junto con su padre Rodrigo.

-Nuestra teoría –continuo la doctora Herschbach- es que el loro dorado se encuentra no mas allá de la frontera con Brasil, entre este punto que comprende el Río Coca y Tiputini –luego encerró en lápiz la zona que comprendían esos lugares, comprendiendo la frontera entre Napo y la provincia de Pastaza, y un poco mas del Amazonas.

-La ruta de Francisco de Orellana –comente.

-Es verdad –agrego el profesor Neumann-. Francisco de Orellana exploro esta zona bajo las ordenes del gobernador Gonzalo Pizarro, y en su trayecto, tanto el cómo fray Gaspar de Carvajal encontraron el loro dorado, lo que fue interpretado como una señal de que ElDorado estaba cerca. Como se datan cuenta, la expedición falló y nunca encontraron ElDorado. Después, desde 1543, Orellana trato de descubrir el ave nuevamente y comercializarla en España, pero lo mataron. Treinta años, Lope de Aguirre llevo el loro al rey Felipe II, y el firmo el Edicto de Coca, con el que se legalizo el comercio del loro dorado en Europa.

-Y eso no es todo –la doctora Herschbach volvió a la parte que comprendía los alrededores de Puerto Francisco de Orellana-. Esta zona, desde hace dos décadas, había sido explotada por una multinacional americana en busca del petroleo, pero hace cuatro años, el presidente Rafael Correa, asi como ordeno el cierre de toda base estadounidense en Ecuador, cerro esa planta. Aunque el costo económico fue inmenso, el país ha obtenido grandes beneficios ambientales, ademas porque esa refinería estaba contaminando el agua y dañado la región.. Y aquí había muchos loros dorados antes de 1849. Nuestra teoría es que, después de haber limpiado el ambiente, muchos loros dorados regresaron a esta zona.

-Y creen que ahí es donde debemos buscar –comento Peter.

-Exactamente –agrego la doctora Herschbach.

-?Tenemos registro de la Relacion de Gaspar Carvajal? –pregunte.

-Si Peter –comento el doctor Vlagon.

-Es posible que en ella tengamos mas pistas sobre el lugar para explorar.

Luego la doctora Herschbach saco un periódico ecuatoriano, de hace tres días. Abrió las paginas y mostró Saqueada la Biblioteca Nacional de Ecuador.

-Alguien mas busca el loro –aclaro-, y a juzgar por el incidente en si, diría que intentan venderla por su plumaje. Si ello llega a pasar, el loro dorado morirá. Se repetirá la tragedia de 1855. Por favor Peter.

-Abby, ya hablamos de eso –afirmo Katrina-, no tenemos prueba de ello.

-Pero Katrina...

Mackey llego el periódico.

-?Hace cuanto que Marcela Quintana encontró el ave Hamilton? –pregunto Mackey.

-La foto tiene fecha de un mes –comente-, y todo lo que nos dijo la doctora Herschbach es lo mismo que el doctor Vlagon publico con National Geographic. Seria demasiada coincidencia. Ayudaremos.

-Muchas gracias Peter –comento la doctora Herschbach.

-Pero... Doctora. Debe entender que estoy con mi novia, asi que temo mucho que pasare mas tiempo con ella que colaborando en la búsqueda. Al menos al principio, porque traje aquí a Rakel porque ella quería visitar Sudamérica. Era uno de sus suenos.

-Te entendemos –me sonrió la doctora Herschbach.

-Vaya que te entendemos muchacho –agrego el doctor Vlagon-. Partiremos mañana a Orellana.

…..................................................................................................................................................................

Como nos dijo el doctor Vlagon, partimos al día siguiente a Orellana. A pesar de el;lo, Rakel no se divertía menos. Estaba tan lejos y tan hipnotizada por la enorme belleza que tenia, lo mismo los rios, los arboles, y también a los habitantes que se veían muy contentos haciendo todo. Pero lo que mas atrajo a Rakel fue la belleza de los ríos del Ecuador. Parecía que incluso en algunos anos, podria escribir una crónica de lo que vio, justo como lo hizo Carvajal con la Relación del nuevo descubrimiento del famoso río Grande que descubrió por muy gran ventura el capitán Francisco de Orellana.

Sentía que escuchaba La Misión, de Ennio Morricone dentro de mi cabeza.

Puerto Francisco de Orellana... Era justo como lo había imaginado, pacifico, cultural, folclórico, simple, pero amigable. Pero lo que mas me gustaba era mirar las chozas Yarina, con los nativos quichuas. Lo mismo el paso que se dejaba hacia el Amazonas a través del paso del río Coca.

Dimos un poco de turismo a través de la región, Margoth nos compro a todos sombreros sherpa, aunqu8e a la Rakel le quedo muy grande, después fuimos a comprar un poco de cana y flores, aunque me toco recordarle a Margoth que donde hablan portugués es en Brasil, no en Ecuador.

Después de comprar nuestras flores, subimos a un puente, y desde arriba, Margoth se alejo para saludar a alguien.

-!Gabrielle! !Gabrielle!

Margoth reconoció a Gabrielle del Campo a pesar de sus dos trenzas gemelas que cayeron por sus hombros. Gabrielle de inmediato la saludo a ella, y también a Rakel. Si Katrina hubiera visto en el encuentro tan emotivo que tuvieron las chicas al encontrarse de repente... Así.

-!Que maravilloso voltear a ver Gabrielle! –dijo Rakel- ?Que haces aquí?

-Estoy de vacaciones con mi hermano Raimundo; hacia años que no volvíamos acá, quería traer también a José, pero tuvo que quedarse en casa con mi madre. Ustedes están en busca de las pistas del loro dorado del Ecuador. ?No es así?

-Así es Gabrielle –respondí-. Se que para ti hubiera sido muy obvio.

-Ha pasado tiempo Peter Hamilton. Veo que Rakel se encuentra muy feliz contigo.

-Hasta me trajo a Sudamérica –agrego Rakel.

-!De verdad eres tu! –exclamo Raimundo del Campo- !Peter Hamilton! !Genial!

-Casi lo olvidaba –comento Gabrielle- Tu hermano te idolatra Peter.

Complaciendo los deseos de Raimundo, permanecí con el mucho tiempo, narrándole algunos de los viajes que con Rakel y Nora hicimos, duramos toda la tarde. Tanto que olvide para que era que estábamos nosotros en primer lugar en Puerto Francisco de Orellana. No podía hacer mas mientras la doctora Herschbach conseguía una primera edición de La Relación de Carvajal, traída directamente desde Guayaquil.

Entretanto llevamos a Gabrielle con Katrina para que se conociesen, al lugar donde nos quedamos para la investigación; Una casa de verano que Mackey y Rebecca mandaron construir allá, de su propia creación, incluso con radar incluido.

Eso no importaba. Lo que importa era la verdad:  Katrina y Gabrielle se hicieron mucho mas amigas de lo que había imaginado, tanto Gabrielle como Raimundo conocieron al  profesor Neumann, a la doctora Herschbach y también al doctor Vlagon. Pero con quien realmente se hizo muy amiga Katrina fue con Gabrielle. Mas de lo que esperamos, y lo mismo con Aalt, ambas compartieron sus gustos, su gran amor por la Naturaleza y por la cultura latinoamericano, que una de las cosas que mas anhelaba Aalt ahora era la de poder ser voluntaria para ayudar a los indígenas de Sudamérica.

Aalt se llevo muy bien con Gabrielle, y eso... Me preocupa.

Era tarde, y finalmente Raimundo se fue a dormir, pero Gabrielle estaba muy cansada. Después Rakel y Margoth siguieron hablando con su amiga

-Lo que tengo pensado hacer es seguir ayudando a mi madre –comento Gabrielle-, para que juntas abramos una pastelería en Londres.

-Me parece un bonito sueno Gabrielle –dijo Rakel.

-Por fin tendré un motivo para irte a visitar en Londres –agrego Margoth en tono burlón.

-Gracias chicas –de inmediato Gabrielle se quedo mirando a Margoth-. ?Que pasa Margoth? ?Acaso no te gusta mi nuevo peinado.

Después de guardar silencio; Margoth finalmente respondió:

-No mucho, pero... Si para hacerte pretender que eres alta... !Es perfecto! A propósito... Te has vuelto mas pequeña.

-Como siempre, sigues siendo una maestra del fastidio.

Me sentía muy feliz de ver a Margoth y a Rakel reencontrarse así con una vieja amiga, que Rakel se sienta muy6 feliz, esas son precisamente las cosas que en serio me motivan a seguir con las cosas que he hecho.

Como por ejemplo leer un gran pasaje de La Relación de Fray Gaspar de Carvajal, cada pagina, primero Aalt, y después yo, para de esa forma ir descubriendo la verdadera esencia del loro dorado del Ecuador. Conforme iban pasando los días hablaba con la doctora Herschbach, así como con el alcalde y los demás oficiales del gobierno y de la ciudad sobre nuestros hallazgos. Lo único malo siempre fue pedirles que nos tengan paciencia en cuanto a lo veíamos. De eso se encargaban mama y papa.

Y eso me permitió disfrutar de la presencia de Rakel cuando dormía a mi lado, ello en realidad ayudo a fomentar mi lectura de la Relación de fray Gaspar de Carvajal. Lo mismo que a Aalt.

Pero eso no era nada, comparado con lo que después había pasado. Mientras Margoth dormia... Perdón.... Justo en el amanecer, cuando había salido el Sol para un nuevo día, se había encontrado con una especie de espejo, según nos dijo ella al principio, que estaba reflejando la luz del Sol hacia su rostro. Quería quitarlo de ahí, porque no se había dado cuenta que estaba en la ventana, hasta que el “espejo” se movió, varias veces alrededor del cuarto.

Fue cuando Margoth empezó a escuchar una voz que repetía todo lo que decía, cuando se dio cuenta de lo que era: Un loro dorado ecuatoriano.

En cuanto a mi... Había terminado de leer la Relación en dos noches, mientras que Aalt en solo una hora. Y me encontré en el cuarto de la doctora Herschbach, en ella lo que vi fue una foto de la doctora con un hombre y una niña en sus brazos.

-Tiene una gran familia doctora Herschbach –señale-. !Y bien grande! No imagine que su hermanita fuera a ser tan tierna. Aunque su hermano no se parece mucho a usted.

Katrina se rió.

-Peter, ese es su esposo –me corrigió Katrina-. Y ella es su hija.

-Su nombre es Jacob Peter –revelo la doctora.

-Perdón... Perdón... –dije avergonzado

No me di cuenta que había un muchacho de rasgos latinos, de unos veinticinco años, tan alto como yo, y vestido con traje de exploración.. En su mano estaba el loro dorado que Margoth encontro en una jaula, lo que a Margoth no pareció mucho de su gusto.

-Chicos, el es Mario –aclaro la doctora Herschbach-, nuestro investigador local ecuatoriano, el nos ayudara en trabajos de traducción.

-Mucho gusto amigos –Mario me dio un fuerte abrazo-. No saben como agradecerles por este servicio.

Sin embargo con quien realmente estaba enamorado nuestro nuevo amigo era con Nora. Los dos se sonrojaron una vez que se vieron los rostros.

-!Ahí estas muchacho! –exclamo el doctor Vlagon- Ya veo que conoces muy bien a la familia Hamilton. Mario es nuestro pasante, de la Universidad San Francisco de Quito. Sus conocimiento son demasiado extensos y precisos, en especial de la Relación de Gaspar de Carvajal.

-No hay mucho que decir –afirmaba Aalt-. Después de todo, la Relación en realidad fue encontrada en 1895, por un lingüista, ademas veterano de la guerra del Pacifico, de nombre Jose Toribio Medina, el fue uno de los mas grandes documentadores de la historia sudamericana. 18.000 documentos de la relación histórica entre España y Sudamérica, ademas fue abogado, con una amplia formacion diplomática desde que era niño, hasta que tuvo que quedarse por completo en Valparaiso...

-Aalt, creo que debemos compartir el espacio para hablar –le dije pensando en Mario.

-Lo lamento –dijo Aalt-, es que me deje llevar, solo te pido que tengas una copia extra de la colección de documentos ineditos para la Historia de Chile, desde el viaje de Magallanes hasta la batalla de Maipu – 1518 a 1818. ?No es hermoso? Son casi trescientos años.

Aalt termino riendo.

-?De donde sacaste a la chica holandesa Peter? –pregunto Mario.

-Es que estaba experimentando con homúnculos, y cree por accidente a Aaltje van der Bekker.

Entretanto, la doctora Herschbach continuaba mirando al loro dorado de Margoth.

-Disculpe –dijo Margoth- ?Por cuanto va a seguir esto?

-Lo necesario Margoth –aclaro la doctora Herschbach-. Ahora ya sabemos que en esta área se encuentran mas loros dorados.

Papa se acerco para mirarlo.

-Fascinante –afirmo-, sus plumas son como la describió von Humboldt.

-Darwin amor –comento mama-, el fue el que lo propuso.

-?De veras fue el cariño?

-Eso explicaría el plumaje –mama se dirigió a todos-. Charles Darwin dice que el loro dorado desciende del pavo real de la India, y que cuando el mundo era un continente unificado, se traslado a Sudamérica, y que, según la ley de la selección natural, se adopto al intenso sol, y que millones de anos de alimentación de nueces con agua salada le provocaron el brillante plumaje que tiene ahora.

Yo no tarde en acercarme para mirar mas de cerca al loro.

-?Agua salada? –pregunte-. Pero ninguna parte del Amazonas, mucho menos de esta región es de agua salada. !Maldición! Eso hubiera sido una excelente pista.

-No importa hijo –comento papa-. El hecho de que este aquí basta, quiere decir que logro adaptarse al medio.

-Tienes razón papa. De hecho... mama. ?Sabes si Darwin dijo algo mas sobre el loro dorado?

-La verdad no Peter. No hay mas registros. Es poco lo que anoto.

-?Que me dice usted doctora Herschbach...

-Abby –me sonrió la doctora-. Por favor Peter. Abby.

-Con mucho gusto. ?Tu sabes algo Abby?

-No Peter.

-Porque es posible que el loro dorado en si, tras haber redondeado Sudamérica, y tras la división de Pangea, se haya quedado en esta área, y se alimentase de agua fresca... De alguna forma debió ser así.

-Eso tiene cierto –apoyo el doctor Vlagon-. Después de todo, la selección natural era un proceso constante, y en estos nichos también se encontraba el delfín rosado.

-Probablemente se metió en el Amazonas, en zonas incluso remotas para los depredadores –comento mama-, y ahí se reprodujo, y sobrevivió hasta ahora.

-O sea que deberíamos buscar en un lugar remoto –sugirió Jessie con Noraroo- ?No es así papa?

-Así es mi niña.

-Tendría sentido –comento de nuevo Vlagon-. Algunas especies del delfín rosado también se refugian mucho en zonas remotas del Amazonas.

Saque de inmediato un mapa.

-Si hablamos del Amazonas –señalo Nora-, estamos hablando de estos puntos.

Con su gran acento australiano, y también con un lápiz los puntos mas cercanos, pero tambien los mas difíciles, en donde posiblemente el loro dorado puede estar. No tarde en ir y mirar su mapa, y todas sus indicaciones me parecieron mas que precisas.

-Asi es Nora –dije-, sin embargo tenemos un problema, y es que no habria forma de tener pruebas.... Pistas sobre en que punto estarian, o como podriamos empezar a buscar.

De inmediato Mario fue con nosotros.

-Puede haber una alternativa –comento-. Jose Toribio Medin?

-Asi es –aclare.

-?Que no esta muerto genios? –pregunto Margoth.

-El si Margoth, pero no su legado. En lo que respecta la Relación, tenemos que no siempre publico su reporte completo, hay mas de una edición. Y ademas leí, dentro de lo que respecta al loro dorado, que Fray Gaspar si lo menciono, pero que en uno de los libros de Medina...

-Dijo que el loro dorado había aparecido en Chile, pero que, para antes de 1900, iba a desaparecer por no ser su territorio –dijo papa-, lo que al final resulto ser aceptado por los zoologos.

De nuevo pensé nuevamente en algo.

-?Pero que tal si mintió o si se equivoco? –sugerí- ?Recuerden lo que paso con Aguirre? ?Que tal si encontró el ave y no queria que pasase lo de 1855? Podemos tratar el asunto.

-Pero para eso nos tocaria ir a Quito Peter –aclaro el profesor Neumann.

-Es posible –le comente-. Pero hay algo que podemos hacer... ?Aca hay una biblioteca municipal cerca?

-Tenemos la catedral de Puerto Francisco de Orellana –dijo el doctor Vlagon-, que es tan grande como la Biblioteca Nacional de Quito.

-Abby. Habla al alcalde –le pedi-, que nos permita un tiempo revisando los reportes que allá haya.

-Tal vez no sea tan complicado muchacho –agrego el profesor Neumann-. Jose Toribio estuvo un tiempo en Ecuador. Es posible que nos dejen mirar todo.

-?En que ano Fritz? –pregunto papa.

-Entre 1860 y 1862, pero volvio en 1912.

-Seria perfecto.

-?Y que hacemos con Goldie? –pregunto Margoth.

-Tu puedes cuidarlo Margoth –dijo Katrina-. Parece que esta muy feliz contigo.

-Gracias. Y es una chica –concluyo Margoth.

Antes de irnos, Rakel y yo tuvimos la gran mania de preguntarle a Margoth: ?De verdad llamaste al pajaro Goldie?

Pues bien. La catedral era en realidad jesuita, y a juzgar por su apariencia, fue levantada aproximadamente a principios del siglo XVII, pero atrás de ella, había una gran Biblioteca donde, la gran mayoría de los documentos, databan de la era de la Conquista, hasta una impresionante colección tanto de Juan Rodriguez Freyle como de Bartolomé de las Casas. No quería dejar a Rakel sola, este momento era para ella, pero ella me recordó que tenemos la noche, y que había estado con ella estos días. Según ella, que me “permitiese fundirme con mi elemento”.

Por eso estábamos aquí. Mario trajo consigo sus reportes, Gabrielle también nos acompaño, lo mismo Mackey, Rebecca, Aalt, Nora y Abby. El obispo, Romulo, nos había dicho que Toribio Medina. Mientras leímos algunos diarios de Medina, con la ayuda de Gabrielle del Campo, Mario nos paso un documento en el que se podía ver un raro mapa que no tenia ninguna edición de La Relacion De Gaspar de Carvajal, algo que tenia un español increíblemente arcaico.

-Recite esto de Guayaquil –aclaro Mario-. Me tomo dos años encontrarlo. Es un mapa hecho de Puerto Francisco de Orellana, y data de 1559, esta firmado tanto por el rey Felipe II como por Lope de Aguirre.

-?Es eso posible? –pregunto Nora.

-No veo por que no. Guayaquil fue fundada por el propio Orellana.

Abby, mientras tanto, volvio con un nuevo libro. El ultimo que nos faltaba por mirar. Estaba sorprendido por su inmensa capacidad de lectura.

-Este es el ultimo –aclaro-. No hay nada.

Después yo probaría que eso no era cierto. Cuando estaba mirando el ejemplar, note que habia un pedazo de hoja oculto en el papel que protegía la portada frontal de cuero. De mi navaja suiza, saque mis pinzas, pero la hoja se rompio.

-Cielos –comente-. Esperemos que no me odien por eso.

Con la navaja, corte la cubierta, y se expuso todo el papel. Era una copia exacta del mismo mapa que habia encontrado Mario en Guayaquil, solo había una diferencia... Dos diferencias realmente valiosas:

-fray Gaspar de Carvajal. Francisco Pizarro, Gonzalo Pizarro y Francisco de Orellana -Y la fecha-. 1542.

Nos quedamos mirando los mapas.

-?Dices que esta versión esta firmada por Aguirre?

-Así es Peter.

-Y si hubiera llegado a la Historia este dato...

De inmediato supe lo que paso.

-!Pos supuesto! –exclame-. Eso fue lo que debió de pasar. !Así fue como Aguirre consiguió lograr que se comercialice el loro dorado a España! El debió encontrar este mapa antiguo, y para 1560, se acredito el descubrimiento preciso. Esta ruta ademas contiene rutas del Orinoco, y... –acerque el mapa a la luz, notando que habían pedazos borrosos a lo largo del mapa- Marañón, islas Margarita, y la region de los omaguas-. Desde luego. Este mapa tiene borrados algunas de las expediciones y ambiciones de Aguirre. Lo hizo a propósito para adjudicarse con mayor prueba los descubrimientos de Orellana y Carvajal. Y el rey Felipe II debió quedar tan impresionado con Aguirre, tanto como para firmar el Edicto de Madrid. Aguirre debió robar el trabajo de Orellana para con el loro dorado. Este mapa sin duda fue para el segundo viaje de Orellana, cuando lo mataron en 1546. Toribio Medina debió saber esta verdad.

-Y es posible que Aguirre hundiera a Carvajal diciendo que estaba ocultando esto a propósito a la Corona Española para proteger a los indígenas –sugirió Abby.

-En efecto Abby –acepte-. Medina debió saber esta verdad, pero por alguna razón, no la introdujo en La Relacion.

-Posiblemente por lo que paso en Europa.

-En efecto.

Debí estar sentado mucho tiempo. De repente la silla se hundió un poco y abrió un pasaje secreto en el suelo, justo como el que recuerdo que hacían los egipcios para excavar. Nora y yo vimos lo que habia por dentro. Estaba demasiado oscuro, pero gracias mi linterna especial, conseguimos tener luz, a pesar de terrible olor, y las momias que habían alrededor.

-Panchúes –aclaro Abby-. Una tribu perdida de la región. Idolatraron al loro dorado. Aguirre los mato.

-Debe ser aquí donde Medina oculto todo. Vamos chicos. Mario quedate aquí. Adentro huele a petroleo.

-Si Peter.

-Tu también Rebecca –dijo Mackey.

-Peter mate –dijo Nora-. ?Me dejas quedarme con Mario? Armas adentro no serán nada convenientes

-Claro Nora –sonreí-, es mejor que te quedes, si alguien nos persigue, tu lo mataras de antemano.

…..................................................................................................................................................................

Como era de esperarse, Mackey, Abby y yo, con Gregory, bajamos por la escalera. Lo que tuvimos en frente fueron enormes catacumbas.

-?Que hacen estas catacumbas aquí? –pregunte.

-Debio ser un refugio para la cultura Panchúe –teorizo Abby-. La masacre de los Panchúes por Lope de Aguirre fue una de las mas brutales de su vida, y por el miedo de desaparecer, debieron crear estas catacumbas para preservar su cultura.

-Quizás, pero eso no explica por que el olor a la sangre negra de Gaia –comento Mackey.

-?A que? –pregunte.

-!Petroleo Hamilton! !Petroleo!

-Ese es un horrible eslogan

-Callate.

-Debió ser que esta zona nunca fue encontrada –afirme-, leí en los periódicos que el río Coca quedo muy sucio, y limpiar fue mas costoso que cerrar las refinerías.

En medio de nuestra conversación, Gregory ladro y corrió en medio de la oscuridad.

-!Gregory! !No corras! !Gregory! –le intente ordenar- Perros.

Tratamos de correr para seguir a Gregory hasta que Abby se tropezó con algo, según ella, peludo.

-!Ratas! –grito.

-Tranquila Abby –le dije-. No hay nada que temer. Solo hay aquí una gran rata... Y se llama Mackey.

-Todo estará bien Abby –agrego Mackey-, mientras Hamilton no las asuste con la luz. O si prefieres, ve  en medio, Hamilton primero. Lo que me recuerda...

Me dio una palmada en la cabeza que si me dolió.

En fin... Seguimos el consejo de Mackey, pasando por el feroz túnel lleno de ratas.

-En momentos así... Me alegro que no seas arañas.

-Cierra la boca Hamilton.

Continuamos caminando, hasta que encontramos a Gregory, lanzándose contra un gran muro a la que no podía pasar. Use mi linterna para poder mirar las rocas de aquel fragmento muro que Gregory no dejaba de oler. De inmediato ladro una vez mas.

-?Que estas haciendo Peter? –me pregunto Abby.

-Gregory encontró algo raro en esta pared –aclare.

-Es probable que lo que busquemos este al otro lado –sugirió Mackey-, asi es Abby. Piensalo. La cosa mas obvia del mundo. ?Por que hay un túnel dentro de esta capilla?

-En efecto Mackey –agregue-. Sin mencionar también porque oculto al publico tantas cosas. Toribio Median sabia que el loro dorado del Ecuador no estaba extinto; a pesar de ello, nunca compartio sus secreto con el mundo.

-Veo que eso es para evitar que de nuevo los cazadores lo encuentren –dijo Gabrielle.

-Yo sospecho que es algo mas Gabrielle –concluí.

Lave mis manos en el agua, y roce los bordes del concreto, los que sostenían las rocas, con las mano mojadas, y me di cuenta que el suelo se empezó a caer, justo como lo había pensado.

-Ayudame aquí Mackey.

Mackey hizo lo mismo, limpiando la arcilla en la parte superior. Como me paso, se empezó a caer la arcilla.

-Se derrite Hamilton.

-?Crees encontrar una roca frágil? –pregunto

-?O un pasaje secreto? –agrego Abby.

Empece a mover mis manos por los alrededores del mundo, hasta que de repente sentí que mi brazo era arrastrado, y yo me tropecé hacia un cuarto completamente oscuro. Moviendo la linterna, note que era otra catacumba, el túnel era mas profundo, y como las otras catacumbas, olia a petroleo, aunque solo tenia unos charcos.

El final de aquel túnel era una catacumba, pero parecía mas una mazmorra de un fuerte español de la Guerra de Independencia que una catacumba indígena.

-?Pasa algo Peter? –me pregunto Gabrielle.

-Nada Gabrielle –conteste-. Lo que pasa es que este túnel no me parece tan antiguo como las apariencias me indican.

-?Acaso eso importa? –pregunto Gabrielle de inmediato.

-Creo que no –sonreí.

No solo las paredes, sino también lo que tenían algunas de las momias fue algo que nos llamo la atención. Después de todo, a pesar de ser tan pequeño, los Panchúes jamas han sido primitivos como pudo pensar Lope de Aguirre.

Vimos las catacumbas, hasta que los pasos de Gabrielle nos llevaron a descubrir una parte del piso que no era normal.

-Miren chicos –comento-. Parece que esto es una puerta.

Tenia un candado en frente, y no había forma de abrirla, pero Mackey vio unas palas, con el que fue capaz de romper el candado. La puerta se nos abrió.

-No se si nos quieras acompañar Gabrielle –sugerí-. Una oportunidad única de ver una nueva catacumba.

-Desde luego. Aunque te digo de inmediato que pasar a la Historia es lo ultimo que me interesa.

Todos entramos, y de inmediato la puerta se cerro detrás de nosotros. Gabrielle se asusto.

-No te preocupes Gabrielle –comente-, seguramente la puerta se volvera a abrir tan pronto salgamos de aquí. Pero eso me hace sospechar...

No termine mi frase. ?Como podría después de ver lo que encontramos?

Encontramos el catafalco de dos momias. A una le hacia falta un brazo. Pero la otra pareció ser sacerdote en vida; tenia consigo un papel que de inmediato removimos.

Era el mensaje de Toribio Medina, Gabrielle lo tradujo:

 

Felicitaciones buen explorador

 

Lamento mucho haberte mentido con respecto a lo que podías encontrar

En las paginas que ahora... Tal vez en una generación, habrás de reconocer

Como la Relacion de fray Gaspar de Carvajal para el camino a El Dorado

Y el descubrimiento de nuestra hermoso y vasto Amazonas.

 

Ya lo habia dicho fray Bartolomé de las Casas. Se pueden escribir muchas

cosas del Descubrimiento de América. Sin embargo hay algo que

siempre debe tener en cuenta, y es que

La Nuestra

es una historia tristemente violenta.

Tan terrible como el que Lope de Aguirre hubiera provocado la

Extinción del Loro Dorado hace casi trescientos años.

O al menos acorde a lo que piensa la historia.

 

La verdad esta ante tus ojos. El loro dorado no esta extinto. Se encuentra en el Amazonas,

Pero se que es muy general, Por lo que puedes buscar en la senda del río Coca.

Y el Napo, Sigue el camino a Pastaza. Usa los mapas Panchúes, y mis informacion.

 

Si eres alguien digno de confianza, que la vida y Dios nos bendiga

Con eterno jubilo, en especial a mi.

Si no... Que el y ella os lo demanden.

 

José Toribio Medina... 14 de febrero de 1913.

 

-Espero que a que el profesor Neumann y el doctor Vlagon sepan esto –comento Abby,

El otro catafalco se corrió un poco y dejo ver un mapa muy grande.

-Esto es todavía mejor –dijo Abby.

El catafalco del segundo Panchúe tenia la siguiente inscripción:  Espero con ansias el brazo que mi hermano prometió regalarme, por tu maravillosa búsqueda.

Era obvio lo que tenia que hacer: debíamos remover el brazo del esqueleto en el que encontramos la noticia, y ponerlo en el segundo catafalco. Eso hice, logrando así abrir la caja que este segundo esqueleto tenia, solo para encontrarla...

-?Vacia? –pregunto Abby- !No es posible! Nadie habia descubierto este lugar, ni siquiera Toribio Medina.

-Alguien se nos adelanto.

Por nuestra impresión, no nos dimos cuenta que alguien había lanzado un cigarrillo en el petroleo, incendiando de inmediato el petroleo por todo el túnel.  Si no fuera porque Gregory empezó a ladrar tras el olor del fuego, jamas nos habríamos dado cuenta. Para mirar, trate de abrir la puerta, pero estaba demasiado caliente, tanto como para quemar mis manos.

-!Peter! –exclamo Gabrielle.

-Lo sabia. !Es una trampa! –exclame-. Alguien sabia que podrían haber exploradores, y nos trajo aquí a a propósito.

El humo comenzó a llenar de inmediato el túnel, me preocupaba mucho la tos que presentaba Abby. Cuando le fui a ayudar, Gregory ladro hacia uno de los muros de la tumba. Alcance a ver... Agua. Habia un gran charco corriendo por uno de los muros

-!Mackey! –dije- Hay agua pasando por esa pared.

-Seguramente es el agua del río –planteo-. Debemos romper ese muro.

Por desgracia Kanamejutsu no bastaba para romper el muro, aunque Mackey siguió golpeando con la pala.

-!Gabrielle, quedate con la doctora Herschbach! –exclamo Mackey.

-?Y ustedes que están haciendo? –pregunto Gabrielle ansiosa.

-Vimos agua corriendo por ese muro –aclare-. Es posible que podamos salir.

Continuamos golpeando el muro... Hasta que se abrió una puerta justo al lado de nosotros.

-Eso bastara. !Vamos!

Pero por la tos, Abby no se podía mover. Yo le ayude a moverse, y de inmediato salimos por el túnel, aunque caigamos por una cascada, que por ultimo nos arrastro hacia las alcantarillas del río Coca. Antes de salir, vimos una inscripción en escritura en español, pero dicha por el panchue Dario Guayacunme:

 

Aunque profanes nuestras catacumbas, seriamos mas despreciables si te dejamos morir por proteger el conocimiento. Ve en paz joven explorador.

 

Volvimos cómodamente a Puerto Francisco de Orellana con la nota de Toribio Medina. Sin embargo nos empezaron a disparar desde lo lejos. Los sujetos tenían ropa indígena, aunque también jeans y mascaras de diseños aztecas. Ellos nos dispararon con metralletas y pistolas, y vimos ademas que habia un camión con varios tipos enmascarados, y sus mascaras tenían el diseño de la cara del loro dorado del Ecuador, desafortunadamente el agua nos hizo  avanzar mas lento.

Yo pude defender a Abby de algunos disparos con la ayuda de Kanamejutsu, justo a tiempo para salir del agua, al tiempo en que la gente salia despavorida por los disparos. Mientras tanto alcanzamos a ver a Nora con su Mach 40, disparando a los que nos disparaban, por lo que los hombres enmascarados no tuvieron mas opcion de esconder de Nora, aunque ello no fue problema para ella, debido a que, con su pistolas, les hirio a todos ellos un muslo, evitando que pudieran correr sin ningún problema.

-Ve con Nora Gabrielle –le dije.

Los esfuerzos de Nora nos permitieron llevar a Gabrielle sana y salva, pero justo cuando tratamos de llegar nosotros, una camioneta llego con mas sujetos. En poco tiempo, resultamos ser Mackey, Abby y yo, escapando de un monto de encapuchados enmascarados que trataban de matarnos, había incluso algunos en motocicleta.

Todo el tiempo eramos nosotros tratando de poner a Abby a salvo. Escapamos por las calles de los tipos que estaban en motocicleta, pero entonces observamos a Nora y a Gabrielle tomar el otro lado de nuestra calle. Mackey y yo corrimos, pero terminanos en un callejon sin salida.

-Bien hecho idiota –me reprocho Mackey-, ahora podran proiteger los secretos del loro dorado mejor.

-!De seguro tu no lo hubieras hecho mejor que yo tarado! –replique.

Llegaron las dos motocicletas, nos rodearon a lo largo del callejón. Justo cuando avanzaron hacia nosotros, lo que hice fue saltar, y patear a uno de los conductores, apoderándome de su vehículo. Entretanto, Mackey tomo la pala que tenia, y corrió hábilmente hacia la otra motocicleta, para golpear al conductor con la pala y subirse de inmediato. Esta motocicleta tenia el compartimiento del pasajero, y obviamente habia uno de ellos. Antes que disparase, Mackey empezó a forcejear con el por el arma, pero la pelea se detuvo cuando Abby tomo una gran jarra y la partió contra la cabeza del con ductor.

Mackey termino con cuatro golpes en la cara, y en estrellarse la cabeza con un poste.

Con las motocicletas, todos salimos de ahí, empezando a buscar a Nora.

-?Donde estas Nora? –pregunte- Sera mejor que la llave.

Tome el teléfono especial que ella me dio para encontrarla en caso de perderme.

Estaba por hacerlo, pero justo en ese momento, llego el mismo camión con los tipos enmascarados que nos atacaron. Nos tuvimos mas opción que alejarnos de ahí. El camión nos persiguió en medio de los disparos. Justo en medio de nuestra huida, Nora me contesto el teléfono.

-Hola Nora –dije.

-?Peter? Sabia que estarías vivo. ?Donde estas?

-Difícil pregunta Nora. Pero nos persigue un camión con unos tipos que parece quiere enterrar lo que encontramos...

Nos empezaron a disparar, y una de las balas le dio a un de los teléfonos, sin embargo que ello me lastimo el oido un poco. Nuestra ruta nos condujo por muchas de las calles de Puerto Francisco de Orellana.

-!Mackey! Protege a la doctora Hershcbach –le dije-. Yo se como detener a estos tipos.

Saque la bolsa con la que estaba la carta de Toribio Medina, y le levante la mano bien alto, queriendo llamar la atención del camión. Eso funciono, y de inmediato los hombres me persiguieron. Por fortuna, por donde pasamos, las calles eran demasiado angostas como para ocultarme bien y volver detrás de ellos.

El camión se detuvo para buscarme, y aproveche para pincharle una llanta con Kanamejutsu, pero entonces cuando trate de pinchar otra, de nuevo el camión arranco. Ahora era mi turno de perseguirlo, justo cuando habían empezado a cargar de nuevo sus armas.

No pude evitar perderlos de vista. Pero lo que no perdí de vista fue la llegada de Mackey.

-Hola Peter –me dijo.

-?Mackey? ?Y donde esta...

-La doctora Herschbach esta con la Policía. Se encuentra a salvo.

-Tenemos que detener a estos tipo Mackey.

-Lo se. Volverán para matar a la doctora Herschbach

Con mi telescopio, los encontré pasando por el río.

-Allá están -exclame.

-Los veo –agrego Mackey- ?Pero como los detenemos?

Alcance a ver una pendiente en nuestra izquierda.  Arranque la moto y me dirigí a tomar ese camino.

-!Hamilton! !No lo hagas! –obviamente a Mackey no le hice caso- Loco.

El también me siguió por el camino, y aunque mas difícil de mantener el equilibrio, logramos interceptar al camión, que empezó a alejarse de la ciudad. Se notaba que nos esperaron. Yo me lance para subirme por la parte trasera, noqueando y sacando de ahí a todos los hombres que había, aunque estuve a punto de caerme por que un encapuchado, con una navaja, corto las cortinas del camión, y me hizo tropezar.

Logre agarrarme de los barrotes, pero empezamos a forcejear por el control de permanecer en el camión, sin embargo, antes que estuviera el encapuchado por sacarme, me salí agarrándome de lado y el encapuchado salio del camión, directo al río.

Eran cinco los que estaban ahí, y a todos ellos los saque del camión.

Mientras tanto, Mackey se deshizo de los que conducían el camión. Parecía que habíamos ganado y podíamos volver a la ciudad.

Pero no fue así...

Resulta que uno de los enmascarados con la cara del loro dorado se quedo, y se topo conmigo en la parte trasera del camión, incluso trato de apuñalarme con un cuchillo, el forcejeo fue demasiado duro, y la verdad pensé que era el líder de todos debido a su gran fuerza y agilidad. Pude quitarle la máscara. No era adulto, era prácticamente de mi edad.

Golpee el vidrio trasero, para llamar la atención de Mackey.

-¡Frena Mackey! ¡Frena!

Mackey vio por el espejo retrovisor que estaba peleando, así que me hizo caso. El muchacho cayol, y yo pude patearlo para mandarlo al río.

Pero la corriente estaba demasiado fuerte para que pudiera salvarse solo. Me lance al agua, y con su gancho, logramos anclarnos al río.

-?Que estas haciendo? –pregunto en ingles- No te pedí ayuda.

–Pero necesitas ayuda –afirme, y luego sonreí-. Así que deja que te la de.

Los dos salimos del mar. Mojados, pero vivos.

-?Estas bien Peter? –pregunto Nora llegando con Abby y Gabrielle, pero le apunto al muchacho que me ataco-. No te muevas escoria.

El joven levanto los brazos, mientras que Nora le esposo por detrás, para luego golpearle el cuello.

-!Eso fue por querer matar a mis mejores amigos!

…..................................................................................................................................................................

Al muchacho lo llevaron a la Comisaria de Policía. Su custodia estaba a cargo del capitán Aureliano Rulfo. Lo único que hacía era relajarse y mirar a las cuatro paredes. Pero no por mucho tiempo porque yo entre para entrevistarlo, al lado de Katrina.

-No se preocupen –afirme a los guardias-. Yo me haré cargo ahora.

Los policías amablemente salieron de la sala de interrogatorio.

-Está bien –dije sonriendo-. El amable capitán Rulfo me dio su autorización.

-Si esperas que te agradezca, no lo haré –comento.

-No me preocupa –comente-. Ayudar al prójimo no siempre garantiza un gracias como recompensas. Y además, estamos mi hermana y yo por otra razón. Pero vamos a presentarnos. Yo soy Hamilton... Peter Hamilton.

-¿Y cuál es tu nombre? El mío es Katrina.

-Enrique Riquelme. Y no tiene por qué hablarme como un bebe. Yo puedo distinguir nombres.

-No hay falta que seas grosero –dije.

-¿Riquelme? ¿Como el jugador de fútbol? –pregunto Katrina.

-Así Es –respondió Enrique-. ¿Katrina? ¿Como el huracán Katrina?

-Correcto –mi hermana estaba bastante incómoda con la referencia.

-¿Por qué trataste de matarnos? –pregunte.

-El loro dorado es una especia muy valiosa, como las demás en nuestro continente. Y los Hijos Panchúes del Loro Dorado se encargan de proteger lo que queda de ella.

Con esa respuesta, dije:

-Tu sociedad impidió que Toribio Medina incluyera que el loro sobrevivió después de 1855. ¿No es así?

-¡El además acepto guardar el secreto! Sabía muy bien lo que pasaría si los cazadores vuelven a cazarla.

La puerta se abrió de nuevo, esta vez con Abby.

-Pero nosotros no estamos para robarla. Queremos protegerla –aclaro.

-¡Desde luego! De la misma forma en que Francisco de Orellana lo hizo... –replico Enrique-  ¡Permitiéndole a Lope de Aguirre comercializarla en Europa hasta su muerte!

-Te juro que no haremos eso. Yo soy...

-¡Se quién es usted doctora Abigaíl Herschbach! No tiene que mostrarme sus “grandes credenciales”. Y no me importa tu reputación Peter Hamilton. Tus buenas intenciones no quitan el hecho que más personas avariciosas se quieran hacer con el loro dorado. Como paso en la Guerra de los Treinta Años. ¡Como paso con el incidente de la Biblioteca Nacional de Quito!

Empecé a mirar fijamente a Enrique Riquelme.

-La Policía está investigando lo ocurrido en Quito –le revele- ?Sabes algo al respecto?

-Seria un desperdicio que lo supiéramos –comento- Todos mis hermanos saben que el secreto para el loro dorado se encuentra aquí, en Puerto Francisco de Orellana. Pero hace poco, fuimos a investigar lo sucedido en Quito, parece que el perpetrado se confundió, debió pensar que la Biblioteca Nacional de Quito tenia las pistas del loro dorado, solo por estar en la capital ecuatoriana. Tememos que vuelva a atacar si se entera de esto.

-El perpetrador es Roger Núdric –comente, y todo me miraron sorprendidos-. Lose porque leí que un incidente casi parecido ocurrió en Guayaquil, y hoy, en el periódico, se publico una foto de lo que parece ser el responsable. Y en ella se ve un pelo rubio, al igual que una chaqueta roja.

De inmediato le pase a mirar el artículo a Enrique Riquelme.

-¿Puede identificarle solamente con la mirada de esta foto borrosa. –me pregunto.

-Por eso… Y además porque aquí lo confiesa.

Señalé una parte en la que el propio Roger Núdric dice: Tiembla Ecuador, estas a punto de conocer el verdadero poder de Roger Núdric.

Riquelme se tomo su tiempo para leer unos cuantos párrafos del articulo.

-Una de las más grandes debilidades de Núdric –comente-, es su narcisismo. No importa cuánto luche por el deseo, siempre le encanta la publicidad que le hacen siempre a su nombre.

-Ya veo. ¿Y eso en que nos ayuda?

-Abby.

De inmediato Abby le mostro a Enrique Riquelme el diploma del Congreso de Ecuador, firmado por el presidente Rafael Correa, para dar paso a la búsqueda del loro dorado del Ecuador.

-Esta es un diploma firmado por el Presidente de Ecuador –dijo Abby-, el que se certifica que solo mi equipo, conformado además por el profesor Fritz Neumann y el doctor Derek Vlagon, está autorizado para buscar el hábitat del loro dorado. ¿Quieres saber por qué? Porque queremos protegerlo. Si el hábitat es encontrado, entonces podremos hacer que el gobierno establezca una reserva para el loro dorado, con el apoyo de las Naciones Unidas, particularmente la UNESCO y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, declarando además una ley en que es ilegal traficar con el loro dorado, que lo declararan patrimonio histórico de Ecuador. Y si hacen eso… El loro dorado será bien cuidado. Pero necesitamos evidencia que hay una zona fija en que el loro dorado vive en comunidad. Al igual que con el delfín rosado.

De repente Enrique Riquelme se le quedo mirando a Abby.

-Doctora Herschbach –comento-, de inmediato me hizo pensar en su tesis con respecto al delfín rosado… Usted fue una de las que se encargo de convencer a la UNESCO de permitir la conservación de esa especie.

-Lo mismo que con el loro dorado, solo que con el loro dorado tengo más pasión debido a que la avicultura es mi profesión. Zoóloga especializada en avicultura.  O si prefieres Ornitóloga.

Enrique de nuevo bajo la mirada.

-Lo siento mucho doctora –comento de inmediato-, pero no puedo hacerlo, no tanto porque ya no confíe en usted,. Sino porque mi sociedad hizo un pacto secreto, defenderemos al loro dorado, y lo seguiremos haciendo.

-Por favor Enrique…

-Abby –comente-. No te preocupes. Ya sé que es lo que debo decir.

Entonces intercambiamos Enrique Riquelme y yo un contacto de miradas.

-Ya sospeche que pasaría esto –dije-, y ya hable con el capitán Aureliano Rulfo. El no los va a soltar a ustedes debido al gran escándalo que llevaron a cabo en Puerto Francisco der Orellana, el los va a mandar a todos a prisión, y en lo que respecta a los Hijos Panchúes del Loro Dorado, el gobierno los catalogara de terroristas…

-¡Nosotros solo defendimos nuestro patrimonio!

-Eso no lo cree el Alcalde, mucho menos el Presidente –comento Mackey-. El cree que ustedes están bajo el asedio de la Biblioteca de Quito, que son delincuentes. Ya trataron de matar a una respetada científica. Los cazara y los meterá a prisión. Sin embargo ya hable con el capitán Rulfo, y lo convencí que ustedes son perfectos para defender el loro dorado, ambos buscamos lo mismo. ¿No es así Enrique? ¿Así que cual es el caso de estar peleados uno con el otro? ¿Crees que será posible defender el loro dorado en estas circunstancias? A este ritmo, lo único que lograran será dejar al loro más vulnerable. Quinientos años de soledad en medio de agresivos cazadores humanos, eso solo lo ha hecho más indefenso. ¿De verdad crees que será distinto ahora? Esta vez más personas quieren defenderle además de ti y tu familia. ¿Realmente quieres desaprovechar esta oportunidad solo por la desconfianza y la paranoia?

-¿Y adonde quieres llevar?

-La doctora Herschbach y yo queremos ofrecerles un trato –continué-. Ella no va a presentar cargos ni contra ti, ni contra el resto de los que los atacaron. Con una condición… Que ustedes nos ayudaran a localizar el hábitat del loro dorado del Ecuador, para que el gobierno y el Presidente procedan a declararlo patrimonio cultural. Piénsalo. Con tu ayuda, podremos atrapar al responsable de lo ocurrido, si es quien creo que es, de los asedios a la Bibliotecas de Quito y la de Guayaquil, y si es así, le harán un gran servicio al loro. Pero de lo contrario, se arriesgan a que los cazadores furtivos que tú mencionaste los encuentren, los maten, y a la vez maten al loro dorado. Y también a una niña inocente. Y toda su misión será en vano, enfrentaran a alguien mucho peor que Lope de Aguirre. ¿Es eso lo que quieren? ¿Te arriesgarías a perder a tu familia de esa forma?

Enrique Riquelme me dejo ver su indecisión a través del tamboreo de sus dedos y también su entrecortado suspiro. No pude evitar levantarme de la silla.

-El trato seguirá en pie por si cambias de opinión –le dije sonriendo, y pasándole un muro teléfono-. Llámame guapo –me reí de lo que dije.

Antes que Abby y yo nos fuéramos, Enrique se levanto de su silla.

-De acuerdo –comento-. Voy a ayudarlos… ¿No tendrán por ahí mi mochila?

Saque algo de mi maleta.

-¿Te refieres a esta? –dije.

Enrique la miro y saco un par de pergaminos que me tiro de inmediato.

-Esto lo que estaba en la tumba de la Iglesia –aclaro Enrique-. Son los mapas del hábitat del loro dorado. Pero no se encuentran cerca. Los encontraran en el rio Napo, cerca de la frontera con Perú. Permítanme ir con ustedes, y les daré los datos necesarios.

-¡Entonces está decidido! –exclame muy contento- Los guardias te quitaran las esposas.

Mientras la Policía dejaba libre a Enrique, Abby se me acerco a mí.

-¿Respetada científica Peter? –rio- Apenas tengo 33 años, el profesor Neumann tiene más reconocimiento que yo.

-Con tu supervivencia… Te asciendo a respetable científica –comente en tono juguetón.

Los dos reímos de ese comentario.

………………………………………………………………………………………………………………………

Tanto la Policía como Nora estaban demasiado reacios a dejar libre a Enrique Riquelme. Pero todos estuvimos de acuerdo en lo que iba a publicar nada en los periódicos, que hablarían del incidente, pero que solo se publicaría todo lo que habíamos pasado Mackey, Abby y yo.

-Peter, te lo advierto mate –comento Nora-. Si este Enrique Riquelme nos mata, no vengas a mí llorando.

¡Como siempre Nora es tan graciosa!

………………………………………………………………………………………………………………………

Se hizo rápidamente de noche, los mosquitos estaban al acecho, pero al menos teníamos la zona exacta de la localización del Loro Dorado. Estaba en la frontera entre Perú y Ecuador, en la zona que comprendía Cabo Pantoja, Puerto Ventura, Aguarico y Florencia. Nos dijo Enrique además que el loro dorado estaba en todas partes que comprendían el rio Napo; que también se reúnen en el rio Coca, pero más en el rio Napo, y que la zona de la frontera con Perú es donde viven debido a las nueces. Con esto, era obvio que ahora el equipo debía encontrar la zona para que el gobierno ecuatoriano, y el peruano consiguieran ponerse de acuerdo en la reserva que tienen pensado construir para una de las aves más exóticas de la historia de Sudamérica. Sería difícil pero valdría la pena.

Justo cuando yo tenía ganas de ir…

-Peter –dijo papa-. Lo que debes hacer ahora es quedarte con Rakel y gozar del resto de Ecuador. Nosotros nos haremos cargo desde ahora.

-¿Y dejarte solo con el trabajo tan pesado papa? ¡De ninguna manera!

-Peter, de no ser por ustedes, no hubiéramos llegado tan lejos. Además tienes una responsabilidad con Rakel, ella es tu novia, ella quería venir a Sudamérica; el balance debe ser medido siempre, mucho más en el trabajo.

-Tu padre tiene razón hijo –agrego mama-. Además piénsalo. Tú conoces a ese Roger Núdric. ¿No es así?

-Si mama. Pero…

-Entonces es probable que el vuelva a atacar. Es una excelente oportunidad para distraerlo, de este modo; si pasamos por alto el que el loro dorado comprende todas las zonas aledañas al Rio Napo, y que vamos a hacer una expedición hacia la frontera entre Ecuador y Perú, vendrá a ti con el propósito de sacarte lo que te dijo Enrique Riquelme, y como tú y Rakel ya lo han vencido una vez, podrán hacerlo de nuevo, y al hacerlo, le sacaran la información sobre si hay alguien más en buscar del loro.

-¿Rakel? –le pregunte.

-La verdad tu mama tiene un excelente plan –dijo.

-¡Rakel! Soy tu novio, se supone que estés de mi lado.

Sin embargo Rakel me miro feo.

-Si se te ocurra discutir conmigo… Peter Hamilton.

-Perdón –aunque los dos bromeamos uno con el otro.

-Además Peter –continúo mama-. La verdad es que no hay demasiado por hacer. Solo tenemos que encontrar los hábitats y listo

Papa se notaba que yo estaba decepcionado. Se acerco a mí

-Velo de esta forma Peter… -entonces cambio su tono por uno más severo- ¡Has hecho demasiado muchacho!

Justo como papa lo hacía cuando era niño. Eso me gusto, tanto que me reí.

-De acuerdo papa, mama. Nos quedaremos aquí todos.

Como siempre, mama le encargo a Rakel mi seguridad. Al mismo tiempo…

Rakel me contó que dio a Nora besarse con Mario. Amor a primera vista.... Qué hermoso en un país como Ecuador.

………………………………………………………………………………………………………………………

Todavía no habían dado las once de la noche. Y supimos que Abigail Herschbach se quedaría con nosotros. Rakel y yo estábamos tomando café con Nora y Jessie, cuando de repente Mackey nos llamo.

-¿Estás ahí Hamilton? –pregunto- La doctora Herschbach desea hablar con nosotros de inmediato. No dijo para que. Tu solo ven. Y tú también Rakel.

Aceptamos seguir a Mackey, al despacho de Abby. Dentro, estaba su laptop prendida, y en ella había un hombre con una niña en sus brazos.

-¡Mama! ¡Papa! –exclamo la niña- Ahí está. Tus héroes mama.

-Sorpresa Peter –afirmo el doctor Vlagon-, desde Nueva Zelanda.

-Peter. Mackey. Les presento a mi esposo, Jacob –dijo Abby-. Y a mi hija Sally. Me llamaron desde Auckland, quieren agradecerles, por lo que hicieron por mí.

Me senté para mirar a Jacob Herschbach, biólogo marino, y a la Sally, de tan solo cuatro años de edad.

-¿Peter Hamilton? –pregunto Jacob Herschbach.

-Si señor –dije.

-Muchas gracias por haber salvado a mi esposa. Tu presencia me consuela de lo que pudo haber pasado. ¿Verdad Sally?

-Gracias Peter –dijo la pequeña Sally.

Me sonroje.

-Un placer haberlos salvado.

De repente Mackey me retorció la oreja. Incluso solté lágrimas

-Pero agradézcanle también a Mackey y a Gabrielle del Campo –comente-, lo hicimos todos juntos.

-Así está mejor Hamilton –replico Mackey, aunque ya me agradecieron personalmente.

-¡Eres mi héroe Mackey! –exclamo Sally Herschbach.

-Gracias pequeña.

-¡Oye Sally! ¿Ya conociste a mis perros? ¿Gregory y Noraroo?

Se los puse a ambos en pantalla, y Sally me dijo que quería acariciarlos.

No tienes idea, querido lector, de lo feliz que estaba por ese momento. Cosas así son las que me animan a continuar salvando vidas y ayudando a los demás… Además por Rakel, veía su rostro de felicidad cada vez que yo saludaba muy ansioso a la familia de la doctora Herschbach.

………………………………………………………………………………………………………………………

La verdad es que descansar en el día siguiente no fue tan malo, jugamos con Gregory y Noraroo; con Raimundo; Aalt pudo ensenar sus habilidades mecánicas reparando las motocicletas; lo mismo con Goldie, el loro dorado de Margoth; paseamos por el mar; compramos fruta, jugo, aunque la gente nos veía de una forma rara. Sabían que pasamos por muchos problemas, pero parecían vernos todos como héroes; y Nora nos narraba con gran pasión las grandes aventuras que había vivido. Fue lo que más había escuchado Raimundo además de mí.

De verdad nos sentíamos como turistas.

Y Rakel nos toco con su guitarra muchas de sus canciones. Y al lado de Gabrielle, tocaron Al otro lado del rio. Gabrielle cantaba, mientras que Rakel tocaba la guitarra. ¡No sabía que opinar sobre la voz de Gabrielle del Campo! Era demasiado hermosa. Pero no tanto como la voz de Rakel. Margoth me había molestado porque no dejaba de mirar a Gabrielle como si fuera Rakel.

-Te gusta. ¿Verdad Peter? –pregunto Margoth en tono juguetón.

-No es cierto –negaba.

-Si es cierto –Margoth me seguía molestando-. Te vi como la veías; no dejabas de ponerle la mirada. ¡Eres un pillo!

-No Margoth –mi cara hubiera hecho reír a cualquiera.

-Yo se que Gabrielle tiene un pelo horrible, y una estatura de koala… De kiwi. Pero en unos años, será lo que pervertirá la mente de muchos hombres, incluida la tuya. Aunque creo ya lo hizo.

-Ya basta Margoth –concluyo Gabrielle.

Nora también canto al lado de Rakel. Lo hizo por Mario, quien parecía tener un rostro de quien sabe que harán luego.

En la noche, todos nos reunimos en la sala de la Hacienda, escuchando las historias del doctor Derek Vlagon alrededor de Asia y Patagonia.

-Cuarenta años de experiencia –comente-. Maravilloso doctor Vlagon.

-Fritz y yo jugábamos en la escuela rugby –declaro Vlagon-. Yo siempre era el más fuerte de todos, y en las fraternidades, especialmente en Oxford, siempre era Fritz el que conquistaba el corazón de las mujeres. Pero fui yo el que conquisto a Abigail.

-No solo la conquistaste, la salvaste –aclaro el profesor Neumann.

¿A qué se refiere con La salvo?

-Vamos Fritz –dijo Derek Vlagon-. No en frente de Abby.

-¡No solo el! –exclamo sonrojada Abby- Sino también Jacob. El se salvo de romperme el cuello con las porristas.

-Se nota que ustedes tienen un pasado juntos –comento Aalt.

-Así es señorita Van der Bekker –dijo Vlagon-. Mientras Abigail era mi consentida, Jacob Herschbach era un guapo joven prodigio de la vida marina.

-¿Cómo que era doctor Vlagon? –comento Abby-. Aun lo es.

-¿Y tu cuando vas a dejar de llamarme doctor Vlagon? –pregunto Derek Vlagon-. Creo que ya somos como la familia.

Los tres se rieron juntos. Pero había notado que Abby tenía un rostro de tristeza cuando el profesor Neumann dijo que el doctor Vlagon la había salvado.

En ese momento llego la comida; Rakel y yo recomendamos paella, aunque no era precisamente un plato típico de Ecuador, sino de España, siempre asegurándome que el plato de Rakel fuera siempre kosher. Finalmente vino el postre, Helado de Salcedo.

Tanto el doctor Vlagon como el profesor Neumann no comieron; sino a ellos, lo mismo a Abby se les sirvieron un gran plato de semillas de girasol.

-Disculpen doctores –dijo Aalt-, se que no estamos en trabajo. ¿Pero donde esta Enrique Riquelme?

-Se fue a contactar a sus hermanos Panchúes. El es un Panchúe Aalt –comento Mackey.

-Seguramente por lo del trato –el profesor Neumann comió las nueces.

-Ya veo. ¿Y otra cosa? Ustedes andan siempre mencionando a Lope de Aguirre. Sé que era despiadado. ¿Pero exactamente el que tiene que ver con el loro dorado?

-Aaltje –dijo Abby-. Lo que pasa es que Lope de Aguirre, mediante el Edicto de Madrid de 1555, se hizo con el derecho para comercializar el ave. ¿Pero sabes como lo hizo?

-Masacro a todo el pueblo Panchúe… –comento el doctor Vlagon- La mayoría.

-Y cuando trato de llevar el ave a España –continuo el profesor Neumann-, Aguirre se dio cuenta que tenía menos provisiones para los pájaros de las que tenia, así que muchas de las especies que recolecto murieron en el viaje, además porque estaban lejos de su hábitat; confirmamos… No. Confirmo Humboldt y Bonpland que algunos de los loros fueron por agua salada, y murieron. Y los que quedaron fueron vendidos por una buena cantidad. Pero Aguirre, al regresar, quería comercializar el loro dorado para su beneficio, y como consuelo del fracaso por su búsqueda de El Dorado. Eso al Rey Felipe II le pareció una enorme traición, el principio de su infamia, y aunque Lope de Aguirre acumulo una gran fortuna, se perdió todo con su derrota.

Los loros dorados murieron, pero florecieron en Europa. Pero entonces llego la Guerra de los Treinta Años, y ahí el loro dorado de Europa se extinguió, por la guerra y por los delincuentes que trataron de robarlo. Mientras que el mar, después de la muerte de Lope de Aguirre, muchos trataron de sacarla de Europa, pero fueron atacados por piratas, y los barcos hundidos.

-Así fue como los loros dorados murieron en agua salada. ¿No es así? –pregunto Jessie.

-Algo así Jessie –dijo Katrina.

-Humboldt y Bonpland supieron esta verdad –siguió Neumann-, y no revelaron sus descubrimientos. Para ese entonces el loro dorado estaba en gran peligro, y muchos lo cazaron por su cuenta, debido a la urbanización de Ecuador, después de 1830, el loro fue muriendo hasta que el gobierno central prohibió su caza, pero desafortunadamente su extinción parecía inminente, aunque tardo en llegar… veinticinco años después.

De repente el doctor Fritz Neumann empezó a sentirse muy cansado, y comenzó a jadear.

-Lo siento Abigail, Derek –dijo de inmediato-. No me siento muy bien.

Notamos que en su mano, habían algunos cabellos. Y que después se llevo la mano al estomago.

-¿Se siente profesor Neumann? –le pregunte.

-Solo estoy algo cansado y… ¡Mi estomago! ¡Dolor fuerte!

Vomito de forma muy violenta sangre, luego grito, asustando a Noraroo y a Gregory, se desplomo al suelo donde convulsiono de forma violenta, hasta quedar completamente tendido en el suelo.

-¡Profesor! ¡Profesor! –exclamaba Abby- ¡PROFESOR NEUMANN!

No se movía. Mama y papa no tardaron en llegar para mirar con horror a Neumann.

-¡Llamen a una ambulancia! –pidió papa- ¡¡Rápido!!

-No se moleste doctor Hamilton –comento Rakel- Esta muerto.

Me dirigí a mirar la bolsa que tenia.

-No toques nada Margoth –dije cuando Margoth tomo la bolsa-. ¿Quién sabe que hay ahí?

-Son solo las nueces Peter, no pueden…

Margoth las olio, y también empezó a jadear de forma violenta.

-¡Margoth! –preocupada, Rakel le dio a Margoth un inhalador, y la mando a acostarse- Tranquila Margoth. Respira. Todo está bien.

-¿Estás bien Margoth? –pregunto Gabrielle preocupada.

Revise la bolsa de semillas del profesor Neumann.

-No puede ser –dijo Margoth débil-. Sentí que se me cerraba la garganta.

-Tranquila Margoth –decía Rakel.

-¿Pero por unas simples semillas?

-No por semillas Margoth. Por lo que ahí adentro. ¡Esto huele a arsénico! Alguien lo enveneno.

Papa tapo el cuerpo del profesor Neumann con su chaqueta.

……………………………………………………………………………………………………………………

Pocos pudimos dormir esa noche, sin mencionar además a Abby. Estaba destrozada. Y justo cuando se llevaron el cuerpo del doctor Neumann a la morgue, lo único que yo pude concluir era que el arsénico había estado en la bolsa de Neumann por varios días. Abby tenía una consigo, pero ella no comió. Por favor les pido a los lectores que no salten a conclusiones antes de tiempo. Era la primera vez que estaba tan indeciso, hasta que decidí quedarme con Rakel, Aalt, Nora, Mackey, para atender el funeral del profesor Fritz Neumann; mientras mis padres iban con Enrique Riquelme, y con el doctor Derek Vlagon, quien dio una conferencia de prensa sobre lo que pude encontrar en la catedral jesuita, al Perú.

No perder mi tiempo hablando del bochorno que eso provoco entre Vlagon y mis padres, solo diré que Abigail estaba deprimida, pero no tanto cuando hablo de nuevo con su esposo.

-Lo lamento mi amor –dijo Jacob Herschbach-. Deberás lamento que eso le haya pasado a Fritz. Al menos el estará en nuestra memoria familiar, no de forma completa, pero si en alma. Quien sabe… Tal vez eso se fortalezca mas con los anos.

-Eso me haría muy feliz. Gracias Jacob. Tú si sabes cómo consolarme. En momentos así… Quisiera volver más pronto de lo que dije.

-Ya acosté a Sally mi vida. Cuando vuelvas… Te juro que te abrazare como nunca lo he hecho.

-Tengo mucha suerte Koobie. No solo porque sobreviví, sino por algo más. ¿Sabes por qué? Porque estos días he podido soñar contigo y con Sally.

-Te amo Abby.

-Yo también te amo Koobie. Te juro que volveré a casa cuando esto termine.

Termino la conversación. Y Abby volteo a mirar, ahí me olvide que estaba presente.

-¡Lo siento Abby! –estaba bastante nervioso- No era mi intención espiarte. ¡Solo quería ver como estabas!

-Gracias Peter. Pasa.

Me senté.

-Sé muy bien quién eres Peter Hamilton –me dijo- Y… Hay algo en ti que me recuerda mucho a mi esposo. Seguramente… debe ser el sentido de paz que le transmites a Rakel. Esto no lo he dicho a muchos. Jacob suele hacer lo mismo conmigo. Cuando Jacob me abraza y me besa… Yo me siento muy tranquila, y llena de vida, de la misma forma en que veo que tu Rakel sientes al lado de Peter. ¿Recuerdas cuando el doctor Vlagon dijo que Jacob fue quien me salvo?

-Si Abby.

-La verdad… Es que eso fue literalmente. Esto tampoco lo saben muchos, pero… Cuando estudie en Oxford, tenia lista mi tesis de grado.

-¿La de delfín rosado?

-Esa no Peter. En realidad era una sobre El milagro de mantener a las palomas vivas. A mi siempre me han interesado los pájaros, e hice mi tesis sobre la paloma blanca. Tarde cinco anos en hacer esa tesis, pero… El profesor Neumann, me la robo –estaba sorprendido por esa revelación-. Me dijo que parecía de un ganador del Premio Nobel, y que nadie me creería si dijera que era mía, así que el profesor Neumann se la quedo. Sentí que me vida quedo por los suelos. Porque el me dijo Lo siento querida, las mujeres no tienen futuro como ornitólogas. Mejor cásate y se ama de casa. Eso me dio muy duro. Para mí el profesor Neumann era como un padre, siempre lo admire, di mi vida a estudiar. Y cuando supe que era un fraude… Toda mi familia fue así de caótica, un padre violenta, una madre subyugada; lo único que tuve en mi vida fue estudiar. Y cuando perdí eso… Cuando el profesor Neumann me robo la tesis, me acusaron de plagio, y me colocaron una sanción disciplinaria, verían si me quitaban la beca o no. Parecía muy probable. Y no lo resistí. Caí en una fuerte depresión, y en el alcoholismo. Si supieras cuanto gaste en licor. Pensé en suicidarme, pero entonces… Llego Jacob, en ese tiempo, era mi mejor amigo en la Universidad. Cuando supo que por lo que estaba pasando, estaba muy preocupado… Y se ofreció a pagar mis estudios… Y me acompañó todo el tiempo a mi rehabilitación. El me apoyo cuando el profesor Neumann me abandono. Fue la época más horrible de mi vida. ¡Pero Jacob no me iba a dejar! Me enseno la belleza de vivir, y pude sacar mi doctorado con su ayuda. Realmente me quería Peter. Realmente me ama. Y antes de que me graduase, me propuso matrimonio.

Tomo la foto de ella y Jacob cuando se casaron.

-¿Y le dijiste que si? –pregunto Rakel.

-No y Si. Le dije que me casaría, pero que dejara pensar en el lugar de nuestra boda.

-¿Y cuál escogiste? –pregunte.

Abby se sonrojo.

-Tasmania. Como el pago por mi educación, yo quise pagar por la boda –luego rio-, el se negó a permitirlo así, por lo que mi tia-suegra nos dio eso como regalo de bodas. Y al casarnos… Paso algo realmente increíble.

-¿Qué cosa Abby? –pregunto Rakel.

-El profesor Neumann se acerco a mi… Llorando. Pidiéndome perdón por las cosas que había hecho. Y yo no solo lo perdone. Lo invite a que fuera el que primero cortara nuestro pastel.

De nuevo tomo la foto de su boda, para ver a la de su familia.

-De veras lo extraño mucho.

-Abby –dije de inmediato-. Papa y mama terminaran esto pronto. Y tu podrás volver con tu familia. Lamento que esto haya sido así.

-No lo hagas Peter. No es tu culpa.

-Lo sé Rakel. Pero… Abby me ha inspirado. Me asegurare de que disfrutes tus días en Ecuador al máximo. ¿Lo entiendes Rakel?

-Se que así será Peter –Rakel me acaricio la mejilla.

……………………………………………………………………………………………………………………

El funeral del doctor Neumann se llevo a cabo un día antes de la expedición al Perú. Aunque la verdad no parecía ser un día mas terrible de lo que había sucedido. La doctora Herschbach quiso quedarse en Puerto Francisco de Orellana. Y de inmediato todos nos salieron con una fascinante idea. Mama me sugirió que fuese a pasar el tiempo con Marcela Quintana. El problema era que su familia se encontraba demasiado preocupada debido a la publicidad por el simple hecho de haber encontrado el loro dorado.

Nora, Rakel y yo fuimos a la casa de Rodrigo Quintana, que se encontraba a orillas del río Napo. Nuestra recibimiento no fue precisamente el mejor de todos.

-Lárguense –comento de inmediato Rodrigo Quintana-. No quiero mas periodistas. Dejen a mi familia.

Solo Rodrigo Quintana se detuvo cuando reconoció la cara de Abigaíl Herschbach.

-Rodrigo -dijo Abby-. Soy yo.

-?Doctora Herschbach? –pregunto Rodrigo Quintana.

Cuando entramos, a la primera que vimos fue a Marcela Quintana; su carita era de alguien mas joven de lo que pensamos. Y su actitud era mas alegre, porque ella se lanzo hacia Rakel para abrazarla.

-!Mira mama! –exclamaba- Son Peter Hamilton y Rakel Sotelo... !Nora Velázquez!

Nora se quedo mirando hacia Marcela Quintana.

Minutos después todos nos invitaron a tomar el café.  Nos sentamos todos en la sala de la casa,. La familia Quintana se confirmaban de cuatro miembros, Marcela, su padre Rodrigo, y su Estela... Al menos pensé que se conformaban de cuatro miembros, porque me di cuenta que la bebe que Marcela tenia tenia una hermanita gemela.

-Lamento mucho lo sucedido con el profesor Neumann doctora Herschbach –nos dijo a todos Rodrigo Quintana-. Realmente era un gran hombre, esta es la razón por la que mi familia y yo ya no queremos mas acoso de la prensa.

-Yo te entiendo Rodrigo –comento Abby-. Pronto terminaremos. Gracias a Peter Hamilton, y a un muchacho de nombre Enrique Riquelme... Un Panchúe, supimos que debemos ir a la frontera entre Perú y Ecuador para encontrar el ultimo santuario del loro dorado. Y no solo eso, también parece que se han acercado mucho dentro de la zona del río Coca y el río Napo. El publico ya sabe esto, pero no que el loro dorado también se puede encontrar a lo largo del rio Coca.

-?Pero como fue posible? –pregunto Rodrigo Quintana.

-Parece que fue la limpieza del rio Napo –dije-, cuando el gobierno cerro esa refinería que lo contamino, se empezo a limpiarlo, y como según la investigación de Jose Toribio Medina probo que hay suele estar el loro, parece que esta empezando a volver, es cuestión de tiempo antes que regrese y podamos encontrarlo. Probablemente en los siguientes días el loro dorado llenara de nuevo el Napo.

-Es algo maravilloso –comento Estela Quintana-. Finalmente las especies volverán a florecer, eso atraera de nuevo el turismo a nuestra ciudad.

-Fue así como encontraron a aquel loro dorado. ?No es así Marcela?

-No lo se Rakel. Es que, una mañana me levante para ir al colegio, y de repente encontré en mi ventana algo que me empezó a cegar la vista. Llame a mi papa para ver que pasaba, y reconocí a Atahualpa. Sin pensarlo, tanto mi papi como mi mami me dijeron que me podía quedar con el mientras no lo dejase salir de su jaula.

-?Atahualpa? –les pregunto Nora.

-Era el ultimo emperador inca antes de la conquista de Francisco Pizarro.

Pero el señor Quintana se llevo la mano a la cara justo al mencionar el nombre de Francisco Pizarro.

-Ustedes son Panchúes. ?No es asi? –pregunte.

-Así es –comente Marcela Quintana-. Lamento la reacción de mi esposo, es que en nuestra comunidad, los hombres de los conquistadores españoles también son los mas odiados.

-En especial el Loco –dijo Rodrigo Quintana.

-?Es otro conquistador? –pregunto Aalt.

-No Aalt. Así se le conoce a Lope de Aguirre en casi todo el mundo.

-Peter... ?Donde esta Margoth?

-Y hoy no han tocado a la puerta los periodistas –comento Rodrigo Quintana.

En realidad Margoth estaba afuera, estaba hablando con un periodista. Y a juzgar por lo que decían sus labios, les estaba mostrando todas las características de “Goldie”. Sin mencionar también todas sus poses graciosas, era como si quisiera ser una modelo... Una vocera del loro dorado del Ecuador.

Nunca lo vimos venir, pero los periodistas dejaron en paz a la familia Quintana después de Margoth hablo con ellos; resulta que todavía mama y papa no salieron a la expedición, que todavía la embajada del Perú no habia recibido respuesta de la Cancillería de ese país. Y eso no era todo, después de la entrevista,  Margoth estaba tan encariñada con Goldie, tanto que incluso parecia que Margoth quería llevársela consigo, sin embargo Rakel le recordo que era una especie en vía de extinción, y que debía ser protegida... En Ecuador, no en Estados Unidos, que allá pasaría lo mismo que con Lope de Aguirre. La respuesta de Margoth estaba muy alejada de su personalidad.

-!No puedo quererlo! Tu siempre has querido que fuera responsable, que tuviera algo que hacer, y que tratase de no tomar siempre todo tan a la ligera. !Pues he hecho eso con Goldie! Y ahora que finalmente he hecho esas cosas por deseo tuyo... !Tu no me apoyas! Cuando realmente deberías estar contenta de que tu hermana finalmente sea responsable con algo.

-No. No es eso Margoth.

-No. No es eso Margoth. Tus palabras fueron muy claras Rakel. Pensé que me apoyarías, pensé que estarías feliz.

-Y lo estoy Margoth. Te lo juro.

-!Entonces dime que me puedo quedar con ella!

-No puedo hacerlo Margoth. Ni siquiera si eso depende de mi.

-?De verdad crees eso Rakel? ?De verdad eres capaz de seguir eso? Me tienes muy decepcionada.

-Margoth...

-?Como te sentirías si te dijera que te alejaras de Peter?

-No es lo mismo Margoth. Mira, no tengo que explicarte nada. Sabes que al final tendrás que dejarlo.

Margoth dejo la jaula de Goldie en su alcoba.

-Es la primera vez que realmente siento asco por tu lógica Rakel –comento Margoth-.  Es obvio que tu no quieres que este con Goldie. Pues yo la voy a cuidar sin tu apoyo. Y en cuanto ti... Largate de mi alcoba.

-Por favor. Mira. Dejame explicarte.

-!Largate Rakel! –grito Margoth- Solo largate.

El grito fue tan duro que dejo cansada a Margoth, por lo que Rakel, triste se fue del cuarto de Margoth.

-De acuerdo Margoth –comento Rakel triste-. Si así lo mandas, me saldré de tu alcoba.

Rakel me termino contando todo lo que había pasado entre ella y Margoth, por lo que decidí hablar con Margoth sobre el que ella se llevase a Goldie a Estados Unidos, con ayuda de Abby. Le dije cosas como:

-Solo porque Rakel este del otro lado no significa que ella te apoye.

O también:

-No intento disuadirte sobre llevarte a Goldie a casa, sino de las consecuencias de hacerlo.

Pero lo que realmente la convenció, desde mi perspectiva, fue esto:

-Es posible que ella muera si la sacas de su hábitat. ?Eso es lo que quieres? Y otra cosas. Rakel te ama mas de lo que ella cree. Y por eso te dijo eso, para evitar que lleves un peso tan terrible en tu conciencia.

Por su rostro, yo diría que entendió.

…...........................................................................................................................................................................

La verdad es que no podíamos hacer mucho. La Policía de Puerto Francisco de Orellana estaba trabajando en el asesinato del profesor Neumann. Pero al menos había algo que podíamos hacer, y era cuidar desde afuera la casa de la familia Quintana. Aunque eso fue idea mía. La verdad es que no me sentía seguro. No podía decir que en Puerto Francisco de Orellana nuestra labor había terminado. Cuando estaba fuera de la casa, Rakel, Nora, Jessie y Aaltje llegaron conmigo, no querían dejarme solo.

No estaba la Policía presente. Desde que Margoth atrajo así a los periodistas, nadie estaba cerca de la casa de los Quintana, mucho menos la Policía. Alguien debía quedarse para proteger a los débiles. ?No es ese mi lema? Mi nombre es Hamilton, Peter Hamilton. Y yo protejo a los que no se pueden proteger.

La señora Quintana nos había traído comida a todos.

-Rodrigo esta muy agradecido por habernos quitado a la Prensa de encima –aclaro Estela Quintana-. Y no es justo que ustedes estén aquí afuera sin nada de comer.

-En una hora nos regresamos señora Quintana –afirmo Rakel.

…................................................................................................................................................................................

No teníamos conciencia de la hora que había sido, imaginamos que habian dado por ahi las doce de la noche, y las lcues dce la alcoba de Marcela Quintana se apagaron, por lo que la jovencita fue a dormir. Para ese momento, Rodrigo y Estela Quintana fueron con nosotros, para despedirnos, y de nuevo agaradernos lo que habiamos hecho.

-Nuestra labor todavía esta lejos de terminar señor Quintana –comento Rakel-, pero lo bueno es que nos tendran pore un tiempo mas. Mañana regresaremos para visitarles.

-Son bienvenidos todo el tiempo –aclaro cortesmente Rodrigo Quintana.

Antes de marcharnos, decidimos quedarnos una hora mas. Mario y Enrique estaban con nosotros, lo mismo Gabrielle. Margoth estaba en casa, ella dijo que queria calmarse un rato.

-Parece que te diviertes mucho haciendo esto Rakel –afirmo Gabrielle.

-La verdad si Gabrielle –comento Rakel-, pero no tomo mucho credito por eso, el verdadero heroe es Peter; lo mismo que Peter con mi música: el me ayuda, sin embargo procura no tomar mucho mas. Para mantener el balance en cuanto a nuestros suenos, después de todo, los suenos de Peter son los suyo, y los mios son los mios, pero nada nos hace mas felices que llevarnos a cabo juntos.

Gabrielle puso una mirada baja.

-No puedo decir que no te envidio –comento Gabrielle-. ?Podemos hablar en privado?

-Desde luego.

Gabrielle y Rakel se hicieron detrás de un árbol, con Gabrielle mirándonos estacionados en el choque con vista a la residencia Quintana.

-La verdad es que les tengo mucha envidia a ti y a Peter.

-?Por que Gabrielle? ?Es por nuestra relación?

-No exactamente... Mas bien si y no. Lo que pasa es que los dos son tan libres, se nota que estan estables, que son responsables, pero que mantienen una gran afinidad con sus suenos. Yo, por otro lado, no puedo hacer eso. ?Sabes por que lo digo? Por nuestro pasado juntas como Sirenas de Londres. No puedo decir que no extraño esos dias. Al menos podía decir que estaba haciendo algo importante. Y ahora mirame. Soy una don-nadie. No soy nada.

-Eso no es cierto Gabrielle. Estas en el ejercito de Salvación. Y se nota que tus hermanitos te adoran, como Ben.

-Tal vez... Pero eso no me hace feliz. Estaría feliz si por lo menos mi madre te aceptara como mi amiga.

-Recuerdo que me dijiste que tu madre me odia por mi judaísmo.

-Ella es muy religiosa. Y cree que los judíos mataron a Jesucristo. ?Pero que mas puedo hacer? Somos una familia, y luchamos por salir adelante en el Reino Unido. Si no hubiera sido porque en secreto me estado comunicando con la familia Sotelo.

-?Y que es lo que te preocupa?

-A veces me pregunto si fue una buena idea disolver a las Sirenas. Como lo afirmaba Vanessa.

-Gabrielle... No puedo decir que era muy feliz al lado de las Sirenas. Mucho menos después de darme cuenta de que tan psicópata es Vanessa. ?Sabes lo que yo creo? Que no estas triste porque disolvimos las Sirenas. Estas triste porque nos descuidamos un poco nuestra amistad.

-?Tu crees?

-?No te parece que estamos haciendo lo mismo que cuando eramos Sirenas de Londres? ?Defender a las personas?

-La verdad si Rakel.

-Entonces intenta seguir con este camino. Dale una oportunidad, a ver si te sientes feliz, y si eso es lo que crees que es mejor, hazlo para ti. Y... Me duele decirlo. Pero no te dejes de tu madre. No niego que es una buena persona. Pero no es tu dueña, es tu madre. Es lo que siempre me recomienda papa.

-Lo intentare Rakel.

…................................................................................................................................................................................

Nuestra conversación se interrumpió cuando notamos la presencia de alguien que trataba de abrir la ventana.

-Mario, quedate aquí –dijo Nora.

Lentamente nos acercamos, pero de inmediato Peter ilumino la linterna para ver al sujeto... Nada mas y nada menos que.... Roger Núdric

-Ya basta Roger –comento Peter.-. Sabemos que eres tu. !Alejate de la ventana! !De inmediato!

Roger se quedo un momento callado, al final no quiso hacer caso a la advertencia que le hice; mande a Gregory para que le detuviese.

-!No! – se quejaba Roger- !Quitámelo Peter! !Quítame a tu perro!

-Creo que se fue un poco la mano –comente-. !Ven Gregory!

El escándalo fue tan alto que los esposos Quintana se despertaran, lo mismo que Marcela. Les dijimos que volvieran a casa. Que nos encargaríamos de Roger Núdric. Nora le puso esposas. Y lo llevamos cerca del automóvil.

-!Tu! – Aalt no estaba para nada contenta- !Agresor sexual!

No había olvidado lo que paso en Austria con el caso de Adalheid Matthaus.

-Oye Ali –dijo nervioso.

-!Es Aaltje idiota! !!Aaltje van der Bekker!!

-Se que estas furiosa por lo que intente hacer con tus hermosos senos. Pero tengo una excelente razón: Estaban a mi alcance y quería conocerlos, si no, entonces sonaría con ellos toda la vida. Ahora que los toque y los palpe, me siento aliviado. !Y deberías estar feliz! Porque al menos hiciste feliz a alguien en tu vida.

Aaltje estaba a punto de golpearlo.

-Yo solo seré feliz cuando te golpee.

-Tranquila Aalt –comente-. Te prometo que después podrás castigar Roger. Ahora necesitamos que nos respondas. ?Para que querías robar las paginas de Toribio Medina?

-Para que mas Peter Hamilton... !Para ganar buen dinero!

Era obvio que esa respuesta no me dejo para nada contento. Aun asi, le pregunte:

-?Ante quien?

-Ante los que me pagaron.

-?Por unas hojas? Vamos Roger. No eres precisamente el tipo que se molestaría en vender unos comunes pedazos de papel. Especialmente con lo que revelan.

De inmediato Rakel fue con Roger.

-Ocurrió un incidente familiar en Guayaquil –dijo-. Y tu estabas involucrado. Dinos quien te pago para que intentases robar las paginas de la Relación de Fray Gaspar de Carvajal.

-?De quien?

Rakel no le respondió.

-Yo... No lo se.

Furiosa, Rakel le cogió de la camisa.

-Esa no es la respuesta que estamos esperando –advirtió Rakel.

-De acuerdo... Ustedes ganan. Hace unas semanas me alié con unos cazadores furtivos que se dedican a cazar especies raras y venderlas en el mercado negro. E hice un trato; a cambio de darles el paradero del loro dorado, compartiríamos las ganancias cincuenta y cincuenta. Y pensé que Guayaquil era el lugar en que debía buscar, me equivoque, lo mismo que paso con mis conclusiones de Quito. La segunda vez fue peor, porque la Biblioteca reuslto ser muy afectada. Pero no tanto como su genio. Amenazaron con matarme, pero les dije que Peter Hamilton y Rakel Sotelo encontraron el paradero del loro dorado. Y si les traía las pistas, no me iban a matar.

?Quien? –pregunto de inmediato Rakel.

-Cornelius Strasser.

-?Quien?

-Yo se quien es –comento Aalt-. Holandés. Es una de los nombres mas violentos del mundo. Aliado en el pasado con guerrillas sudamericanas, buscado en Colombia por el asesinato de veinte policías, lo mismo que en Sudáfrica. Se le conoce también como “El contacto de las guerrillas con Holanda”. Cambien es un traficante de especies de Sudamérica.

-Si eso es cierto –dije-, entonces debemos avisar de inmediato a la Policía.

-!Pero ya no estoy con ese tipo! –exclamo Roger- Lo juro. Después que amenazo con matarme, ya no quiero tener contactos con el. Ya no le creo. Ahora quiero ayudarles a detenerlo.

-?Esperas que te creamos? –dijo Nora.

-?Y tu esperas que siga confiando en ese tipo después de darme cuenta que cuan violento es? ?Que me puede matar en cualquier momento? Les guste o no... Ustedes deben encontrar el santuario del loro dorado del Ecuador, y ese tipo hará lo que sea para obtenerlo. Me necesitan para saber donde esta.

-Pues dinos... –continuo Nora- ?Donde se encuentra Cornelius Strasser?

-En la antigua refinería estadounidense. Allá se encuentra su pandilla. Llamen a la Policía. Hagan lo que quieran. Ya no me importa. Lo que si les pido es que me protejan de Strasser. Si les ayudo a detenerlo... ?Lo haran?

Todos nos quedamos pensando en las palabras de Roger Núdric.

-Eso dependerá de la Policía –le aclare a Roger-. Pero nos aseguraremos de protegerte al final.

-Apuesto a que el mato ademas al profesor Neumann –sugirió Aalt.

…................................................................................................................................................................................El capitán Aureliano Rulfo supo la información de Roger Núdric, y de inmediato mando a sus hombres para que asaltasen la refinería. Mientras tanto, nosotros salíamos de la ciudad, para... darnos cuenta que papa estaba sangrando, Katrina estaba inconsciente y muchos de los miembros de la expedición, con excepción del doctor Vlagon y Abby, estaban inmovilizados.

-!Papa! –Jessie y yo estábamos preocupados.

No le habían pasado nada malo a nuestros padres.

-Peter... Jessie –dijo mama con debilidad-. !Vayanse! Es una trampa.

Escuchamos disparos de varios lados, y de repente varios hombres nos rodearon armados, liberados por un sujeto musculoso, calvo y barbudo, de aproximadamente cuarenta anos.

-Cornelius Strasser –dije.

-Peter Hamilton –estaba armado-. Estaba esperándote. Pensé que eras mas alto.

Tenia a Kanamejutsu lista a ser desenfundada.

-No lo intentes Peter –amenazo Roger Núdric-. Si no mueres tu... Morirán tus padres.

Los tipos nos habían rodeado, no tuve mas opción que bajar mi espada.

-!Hasta que por fin haces algo bien Roger! –exclamo Cornelius Strasser.

-Ya me conoces –dijo Roger-. Haría lo que fuera por mi cincuenta por ciento

Rakel se lanzo furiosa contra Roger.

-!Nos mentiste Roger! –exclamo- Dijiste que ya habías perdido contacto con ellos.

-No es  mi culpa que los que me crean sean idiotas linda.

A Nora le quitaron las armas, y nos pusieron en grupos.

-Ahora ustedes nos van a orientar hacia el hábitat del loro dorado –advirtió Strasser-. En especial tu Peter Hamilton.

No deje de tenerle una mirada fría a Cornelius Strasser.

-?Y si nos negamos? –pregunte.

La reacción de Strasser no se hizo esperar, u8na de las risas mas histéricas que hayan podido escuchar en toda mi vida.

-?Realmente estas en aras para negarte muchacho? Podemos matar a tus padres, y a tu novia...

Cuando continuo, note que Enrique Riquelme se encontraba escondido entres los arboles, y que habían muchos de los miembros de los Hijos Panchúes del loro Dorado, armados; Enrique Riquelme tenia la cara pintada. Entonces, con mi navaja, empece a cortar las lianas. Aproveche para guiñarle el ojo a Nora.

-?Me estas oyendo muchacho? –se le notaba el gran enojo a Strasser en sus ojos.

-Lo siento. Es que las luciérnagas están tan hermosas en la noche. ?No te parece Strasser?

De inmediato Strasser me dejo a un lado.

-?Es que no tienes miedo? –me dijo-. Te cuento que la Policía se encuentra ahora en la antigua refinería, tal y como Roger les dijo. Y se encontraran con una gran sorpresa.

Eso tipo en realidad no daba miedo.

-Dejate de esos argumentos clichés Strasser –comento-. No hablare contigo –me dirigí a Roger de inmediato-. Roger. ?De verdad esperas que este tipo cumpla con su palabra? El hecho de que hayas cooperado con el no garantiza que va a cumplir con su palabra. No la va a cumplir. ?A el que le importas? Sabe que para ti eres alguien que no vale la pena. Te matara y lo sabes...

Obviamente Roger no me hizo caso, mientras que Strasser seguía mirando el reloj.

-?Que esta pasando Cornelius? –pregunto Roger- ?Que es lo que tanto esperas?

Vimos la planta en la montana, la cual exploto de una forma muy violenta; el resultado de la explosión fue una gigantesca nube de humo; Jessie, Gabrielle y mis padres miraron con horror, lo mismo Roger Núdric.

-?Que es esto Cornelius? –pregunto Núdric- !Esto no era parte del trato! !No me dijiste que matarías a esos Policías!

Pero Cornelius le apunto a Roger.

-?Tienes el derecho de replicarme después de tus fracasos? –pregunto furioso-. !Debería matarte ahora mismo Roger en castigo! !Por todo lo que me costaste!

Para ese entonces, yo ya me había soltado de las cuerdas. Cerré los labios ante Enrique Riquelme, como queriendo darle una señal, Una señal que el de inmediato entendió. Todos los miembros escondidos de los Hijos Panchúes salieron de su escondite para dispararle a los hombres de Cornelius Strasser, quines no tuvieron tiempo para alistar sus armas. En ese momento, Nora y yo nos desatamos las cuerdas, con Kanamejutsu en mis brazos, inmovilice a la mayor parte de los hombres que pude, mientras que Nora desarmo con su pierna a Strasser, tomo su arma y les hirió a los hombres de Strasser en la pierna, y estos estaban tan preocupados por la llegado de los Hijos Panchúes que no tuvieron tiempo de vernos.

Yo, finalmente libere a mis amigos y a Rakel cortando las cuerdas con Kanamejutsu.

Los Hijos Panchúes no tardaron en llegar para proteger a nuestros padres, y a Katrina. La pelea se armo en esa ocasión, Gabrielle y Rakel pelearon como lo hicieron antes, antes de conocerlas, cuando era las Sirenas de Londres. Todas ellas protegidas por las balas de Nora y las patadas y puños de mi hermana.

En cuanto a mi, Strasser estaba por matar a Roger, y use a Kanamejutsu para cortar la pistola de Cornelius Strasser.  Forcejeamos el y yo, pero en ningún momento me toco, juegue con el un par de minutos, asegurándome que estuviera realmente cansado. Se arrodillo ante mi, y justo cuando le iba a golpear, tropece... Strasser pareció estar feliz... Pero no se dio cuenta que caí para darle el mas doloroso cabezazo que pudo haber sentido alguna vez.

Strasser cayo al piso desorientado.

Habian algunos cazadores furtivos sueltos; para ellos, tenia lista el arma asesina mas horrible de todos los tiempos.

-!Gregory!

Mi perro fue a morderles, sin darme cuenta que terminaron los sujetos con las ropas arrancadas.

-Otra vez Gregory.

-Me salvaste Peter... –comento Roger-. Gracias.

-No te preocupes –le sonreí a Roger Núdric.

La Policía no tardo en llegar con los Hijos Panchúes.

…................................................................................................................................................................................

Margoth y la doctora Herschbach estaban escoltados por la Policía. No les puedo narrar que tan feliz estaba Margoth al darse cuenta que su hermana estaba con vida. Lo mismo Jessie, Katrina y yo con nuestros padres. Ambos terminaron en el Hospital, en ningún momento me aleje de mis padres, y mucho menos cuando despertaron

-!Papa! !Mama! –exclamamos Jessie y yo en coro.

-Mis hijos –contesto nuestra madre.

Les aclaramos todo a mama y a papa. Cuando Roger Núdric nos dijo la ubicación de Strasser y su pandilla, tome precauciones y mande una anotación especial a la Policía, y como sabían quien era Cornelius Strasser, pensé que de pronto tomarían las medidas necesarias para con ese individuo; también me asegurare de comunicarle las noticias a Enrique Riquelme, quien estaba con mis padres justo antes de ser emboscados. Y que ningún Policía salio muerto en la explosión, aunque toda la noche se esforzaron para apagar el incendio, todavía mas tomando en cuenta que se debían llamar a los bomberos desde Quito.

A cambio, mama y papa nos dijeron que el doctor Derek Vlagon estaba lucido, fue uno de los pocos que estaba lucido y dispuesto a seguir con la expedición, mientras que el Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú recibió la noticia de la presencia de loros dorados en su territorio, por lo que llamarían a la patrulla fronteriza para localizarlos, pero que para la región ecuatoriana, era necesaria la presencia de un miembro nuestro para poder llevar a cabo la búsqueda del santuario en Ecuador.

Mama y papa estaban indispuestos, lo que significaba que tendrían que ir Abby y el doctor Vlagon. Ellos aceptaron, y aunque papa estaba muy en contra... Nos dejo ir a los tres. A mi al lado de mis hermanas. Filinho había hablado con Nora, para la disposición de armamento, y un vehículo anfibio lo suficientemente potente para pasar por el rio Napo. Y un avión con armamento.

Todos estábamos listos en menos de tres días. En especial Margoth, quien vestía su galante “vestido de aventurera”. Una mini-falda de mezclilla que no pasaba de las rodillas, con tirantes, una fédora negra, y por ultimo... Una camiseta escotada que dejaba el ombligo al descubierto. !No se por que narro todo esto! !Seguramente porque no hay fotógrafos en busca de chicas sensuales!

Antes de salir, faltaba una cosa mas:

-Rakel –Margoth llamo a Rakel para que hablasen en privado-. Perdoname por haberte gritado por lo de Goldie.  Estaba tan furiosa contigo que olvide...

Rakel interrumpió la frase de Margoth.

-No tienes que pedirme disculpas Margoth –sonrió Rakel-, me siento muy orgullosa de ti. ?Y sabes que haremos en vuelta a casa? Adoptaremos un loro del zoológico.

-?De verdad?

-Si. Y te juro que te ayudare a cuidarlo.

Si hubieras visto, joven lector, el hermoso abrazo que las dos hermanas se dieron.

…................................................................................................................................................................................

Salimos para la frontera con Perú, con Abby, Enrique, Mario y el doctor Vlagon.  Roger Núdric se vio obligado a acompañarnos. Era su deuda conmigo por haberle salvado de Cornelius Strasser. Primero nos fuimos en avión hasta desembarcar en Santa María de Huiririma, y después, con los vehículos anfibios, desembarcaríamos hasta Aguarico.

El camino fue demasiado pacifico, pero no tanto para mi. Todavía no podía dejar de pensar en el misterio de la muerte del profesor Neumann. Pero no por eso disfrute el viaje menos. Y era ademas el lugar perfecto para contemplar el paisaje, la temperatura, al igual que los grandiosos vuelos de Aalt, con su propulsor y su traje de Cometa León que tanto había echado de menos. Aalt volaba con su cohete para revisar las áreas con un mapa en la mano, resulto ser mejor de lo que había esperado.

Tardamos en viajar dos días, y en las noches, Rakel de nuevo aprovecho para tocar la guitarra. Mientras que Katrina, el doctor Vlagon y Abby veían los mapas.

-?No deberíamos llamarlos? –pregunto Abby.

-Dejalos que sean muchachos Abigaíl –comento el doctor Vlagon-. Ademas ya hicieron por la investigación tanto como tu. Se merecen el descanso.

-Como lo deseaba el profesor Neumann –concluyo Katrina.

Esas noches fueron hermosas, pero Gabrielle no dejaba de imaginar a Aalt volando con su propulsor, y usando su extraordinaria memoria de elefante con las constelaciones.

-Te has conseguido amigos increíbles Rakel –afirmo Gabrielle del Campo-. Como Aaltje van der Bekker, esa chica es soberbia.

-Lo se Gabrielle –comento Rakel-. No entiendo por que no le he dicho mi identidad.

-?Como? No le has dicho que tu... Bueno. ?Quien soy yo para juzgarte? Yo nunca le dije a mis hermanitos la verdad. Estoy decidida a hacerlo... Ahora mas que nunca.

-Pues hazlo Gabrielle –comento Rakel-. Si realmente te ama como creo... El lo entenderá.

…................................................................................................................................................................................

No faltaba mas de un kilómetro para llegar a la frontera entre Ecuador y Perú, de hecho, alcanzaba a reconocer algo del Amazonas peruano, sin embargo no pasamos por ahí, Enrique nos había dicho que una de las zonas mas apartadas. Por lo que bajamos por los arboles, aunque esa zona resulto ser mas rígida y ondulada de lo que pensamos, ni Abby ni el doctor Vlagon nos acompañaron a la búsqueda, Nora y yo conducimos los vehiculos, y nuestra ubicación final resulto ser establecer

 

*Latitud:  0° 48' 21.942"

 

*Longitud: -75° 22' 50.2674"

 

El GPS nos permitió llegar. Pero había un ultimo obstáculo antes de nuestra llegada; el santuario quedaba al otro lado, y un enorme muro se encontraba detrás de nosotros. Nora ya tenia su idea para derribar ese muro.

Tomo un poco de dinamita y la puso en frente del muro, con un reloj y un detonador.

-?Segura que podemos hacer esto Nora? –pregunto Mario.

-Tu tranquilo Mario –afirmo-. No lastimara a los pájaros, sin embargo los ahuyentara, yeso confirmara nuestro estudio.

-No te preocupes –le dije a Mario-. Nora es una experta en armas.

Nora dejo las armas en su sitio. Cinco minutos después, se desencadeno una poderosa explosion que no solo destruyo el muro, sino que ademas asusto a algunas aves que identificamos por sus doradas plumas.

Al otro lado, había muchos arboles, lo mismo el rio, del que estaban bebiendo los loros dorados del Ecuador. Los habíamos logrado... Finalmente habíamos encontrado el santuario ecuatoriano del loro, justo como lo habia hecho José Toribio Medina.

No podíamos describir la gran alegría que habían en nuestros rostros. Lo mismo en Enrique Riquelme. Parecia como si hubiéramos encontrado el verdadero Dorado.

-Buen trabajo Hamilton –comento Mackey-, no digo esto con mucha frecuencia.

-Gracias Mackey –sonreí-. Pero lo hicimos todos juntos.

-Llamare a la doctora Herschbach y al doctor Vlagon –comento Mackey.

-También a Katrina.

Una hora después, los dos llegaron para mirar la gran cantidad de loros dorados que había en la región. Abby no dejaba de tomar fotografías. 

-Premio Nobel doctora Herschbach –decía Mackey mirando con los brazos cruzados-. Felicitaciones.

-Gracias Mackey –dijo Abby-. Y también gracias a ti Peter Hamilton. No lo hubiéramos hecho sin tu ayuda.

-Solo hice mi labor Abby. !Y nuestra próxima búsqueda es el Dorado!

-?El Dorado? –exclamo Margoth emocionada- ?Donde Peter?

-No lo se Margoth. !Pero seria genial! !Margoth Estévez y Peter Hamilton, grandes descubridores del Dorado de oro!

-!Gracioso! ?Donde empezamos?

-Tal vez los pájaros lo sepan. !Preguntémosles!

Fui con Margoth a ver los pájaros, y escuche que Rakel dijo: ?En serio Peter cree en esa fantasía de la ciudad de Oro?

Luego volvi frustrado.

-!Esos pajaros son muy groseros! –exclame- Solo repiten lo que digo. Se burlan de mi. ?Alguien ha visto a Roger?

Lo encontre tratando de robarse uno de los loros.

-Dejalo Roger.

-!Pero Peter! Si no lo tengo, me privare de mucho dinero. ?Realmente eres capaz de vivir con eso en tu conciencia?

-Si –asevere.

…................................................................................................................................................................................

Desafortunadamente nuestra alegría duro poco, cuando Nora vino a mi para avisarnos que nos coultasemos de Cornelius Strasser y de los demás cazadores furtivos.

-Noi lo puedo creer –exclame aterrado-. ?Como fue que nos encontraron? No les dijimos las coordenadas a nadie.

Sin embargo Nora se quedo mirando mal a Roger Núdric.

-No me culpen a mi –dijo Roger-. Me desentendí de Strasser cuando trato de matarme.

-?Acaso eso importa? –asevero Rakel- Si no hacemos algo, se llevaran el loro dorado.

-Es cierto –dijo Peter-. Abby, tu y el doctor Vlagon vayan con Katrina a los vehículos.

-Alla hay una radio para contactar a Perú –aclaro Nora.

?Y ustedes que harán muchachos? –pregunto el doctor Vlagon.

-?Acaso no es obvio? –dije.

Abby, Katrina y el doctor Vlagon me hicieron caso, mientras que yo me apareci en frente de Strasser y sus hombres.

-Hola ninos –comente-. ?Listos para la excursión escolar?

-Hamilton –me miro feo Strasser.

-Strasser... Si ese es su verdadero nombre. Un viejo sabio dijo una vez, que en esta carrera no hay medalle de plata para los que acaban de segundo. Mi pelicula favorita.

Strasser me apunto con una metralleta.

-Vas a pagar por lo que me hiciste Peter Hamilton.

-!Tranquilo! No quiero dinero –dije-. Es mas... Te puedes quedar con tus futuros barrotes y cadenas.

-!?Que?! –pregunto Strasser furioso.

De inmediato Nora lanzo bombas de humo que taparon la vista a los hombres; aprovechando para que Gregory, Noraroo, Rakel, Jessie, Nora, Gabrielle, Margoth salieran para noquear a los tipos. Sin embargo en ninguna parte vimos a Strasser. Lo encontramos subiendo un árbol Mackey y yo.

Pero entonces Mackey lo jalo de vuelta al piso. La pelea entre los dos y Strasser fue todo menos pacifica. Resulto ser mas fuerte de lo que pensamos. Sin embargo Mackey lo golpeo con su codo, y luego con una patada en la cara, mientras que yo le inmovilice usando a Kanamejutsu justo en sus costillas.

A pesar de todo, Strasser fue capaz de lanzar aquella granada que casi provoco un incendio forestal en la región del loro dorado.

-Dense prisa –comento-. Si ese loro dorado no es mio... No es de nadie.

Strasser perdió la conciencia.

…................................................................................................................................................................................

De muchas formas, tratamos de apagar el incendio, incluso con el extintor de los vehículos anfibios, y yo use mi chaleco para transportar agua, pero no fue suficiente. Aun así, no nos detuvimos.

Aunque nosotros no apagamos el incendio... Lo combatimos lo suficiente para dejar lo demás a los helicópteros del Ejercito tanto de Ecuador como el de Perú, que usaron varios helicópteros para pagar satisfactoriamente el incendio.

…................................................................................................................................................................................

Los loros dorados estaban a salvo. Strasser y su banda fueron arrestados por el ejercito de Ecuador. Y supe una interesante verdad:

-Lamento la demora Peter –dijo Abby-, al doctor Vlagon se le cayo la radio.

-Yo tengo la culpa Peter –comento Vlagon-. Lo siento.

-Esta bien doctor Vlagon. Ya todo paso.

No era cierto... Todavía quedaba el misterio de la muerte del profesor Fritz Neumann... Aunque yo tenia mis teorías.

…................................................................................................................................................................................

El avión nos llevo de vuelta a Puerto Francisco de Orellana. Lo primero que hicimos, una vez de vuelta, fue visitar a mama y a papa. Estaban todavía débiles, pero sus vidas nunca corrieron peligro.

De nuevo algo serio rompió con nuestra alegría. Mackey me lo dijo todo por teléfono.

-Tenemos que volver –comente a Jessie-. Abigaíl fue arrestada

 

De vuelta en la hacienda, la Policía encontró una botella de arsénico en la alcoba de Abby, lo mismo una bolsa de nueces idéntica a la que tenían tanto ella como el doctor Vlagon.

El capitán Aureliano Rulfo nos contó todo:

-Encontramos esas cosas en su cuarto –obvio-. Me entere que la doctora Herschbach tuvo un pasado muy oscuro con el profesor Neumann, y las muchachas del servicio nos dijeron que usted no comió semillas de girasol.

-Yo soy alérgica a las semillas de girasol –revelo Abby-. Y otra cosa. Todo el tiempo yo estuve trabajando con el doctor Hamilton. Y no toque esa bolsa por tres días. ?Como hice entonces para envenenar al profesor Neumann?

-Eso lo explicara en la Estación de la Policía –dijo el capitán Rulfo-. Abigaíl Herschbach. Queda bajo arresto por el homicidio del profesor Fritz Neumann.

-Un momento Capitán Rulfo –dije-. Lo que dice Abby es verdad. Ella es alérgica a todo tipo de nueces, incluyendo las semillas de girasol, me lo contó todo. Después de la muerte del profesor Neumann... Esto no lo sabe nadie, a excepción de Rakel, la doctora Herschbach y yo. Ella estaba muy triste por o sucedido, y quise servirle un helado especial, lo servi para los tres, pero la doctora Herschbach me pidio que al suyo no le pusiera semillas, ni mani, ni nada de esa comida.

-Lo que dice Peter es cierto –me apoyo Rakel.

Abby, por su parte, saco un trozo de papel.

-Este es mi chequeo medico anual –comento-. Me lo hice al venir a Ecuador. Mire la fecha.

El capitán Rulfo vio el documento, era autentico, con fecha del 2011. Ordeno que la liberasen.

-Pero una cosa muchacho –dijo el capitan Rulfo-. ?Como es que esa bolsa estaba en la alcoba de la doctora Herschbach?

-Porque el asesino quería culparla del crimen –comente-. Es muy simple. Recuerde que las semillas de girasol fueron servidas en postres, y habían tres platos que la sirvieron. Para el profesor Neumann, para la doctora Herschbach, y para el doctor Vlagon. ?Y por que a los demás no nos sirvieron postre con semillas envenenadas? Porque el asesino quería deshacerse de Neumann y de Abby. Ella no las comió porque es alérgica, y aunque es cierto que ella tuvo terribles discrepancias con el profesor Neumann, tanto como para odiarlo a muerte, ella pudo reconstruir su vida, y perdono al profesor Neumann. Y se le veía muy feliz con su esposo y su hija. Abigaíl no es el tipo de persona que renuncia a ellos solo por una antiguo rencor. Lo puedo ver en su cara. El profesor esta muerto, por lo que el tampoco fue. 

-Solo había una persona capaz de hacerlo –dijo Rakel-. ?Puede saber quien es capitán Rulfo?

-En efecto Rakel –agregue-. Cuando llegamos al santuario del loro dorado, no había forma que la pandilla de Cornelius Strasser nos encontraran. Sin mencionar que los liberaron tras ser arrestado, lo que significa que los Policias que le escoltaron eran miembros de su banda. Solo habían, de la expedición, dos personas que sabían donde buscar. La doctora Herschbach y el doctor Vlagon.

-No puede ser –comento Rulfo.

-El doctor Vlagon les dijo todo a los cazadores de Strasser. Dijo que se le cayo el radio, pero en realidad debió dejarlo caer a propósito para darle tiempo a la pandilla de Strasser para llegar. Lo mismo con la noticia de la catedral jesuita. Mis padres concordaron en que era mejor no decirlo al publico, pero Vlagon lo hizo para indicarle a Strasser lo que sabían. ?Que otra explicación tendría para hacer algo tan imprudente?

-Por ultimo –dijo Rakel-. Las semillas de girasol, a juzgar por la  bolsa en la que estaban, fueron dadas por los Panchúes. A cada uno, y el las enveneno para que los dos murieran, pero lo que no esperaba era que una de las sirvientas, que también era Panchúe, las sirviera en los postres, por lo que el esparció el arsénico. Convirtió una desventaja a su favor. Muy hábil. Tengo que reconocerlo.

El doctor Vlagon se echo a reír.

-Interesante deducción muchacho –afirmo Vlagon-. Lo mismo usted señorita Sotelo. ?Pero tienen pruebas? Yo creo que no.

-Déjeme preguntarle algo –dijo Rakel-. ?Usted comió el postre?

La reacción de Vlagon llamo la atención de todos.

-!No! –dijo nervioso- !Pero es porque estaba estaba lleno!

-No es cierto –comento-. No lo comió porque sabia que todos los postres estaban envenenados. Para usted, le fue imposible saber cuales semillas estaban buenas y cuales estaban envenenadas, y para evitar sospechas y su propia muerte, debió evitar comer el postre y usted lo sabe eso muy bien. ?No es verdad doctor Vlagon?

El doctor Vlagon guardo silencio.

-No puede ser –comento Abby-. El doctor Vlagon si comió las semillas. ?Verdad doctor?

Vlagon no solo no respondió a esa pregunta, sino que miro con frialdad a Abigaíl.

-No puede ser.

Vlagon saco una pistola y tomo del brazo a Abby.

-!No se muevan! –grito Vlagon- O la matare.

-!Ya basta doctor Vlagon! !Todo termino! –le apunto Nora con su arma.

Lentamente los dos caminaron hacia afuera.

-Nunca imagine que tambien eras alergica a las semillas de girasol Abigail –dijo Vlagon.

-?Pero por que? ?Por que doctor Vlagon? –pregunto Abby.

-?Te atreves a preguntarme eso? –el doctor Vlagon estaba muy furioso-. Tu mas que nadie deberia saberlo. !Les propuse a ti y al profesor Neumann que hiciéramos algo mas con el loro dorado que compartir nuestra hallazgos! !Les propuse que vendiéramos sus plumas en el mercado negro! !!A ambos!! Tu y Neumann se negaron, y me dieron la misma razón. Que buscar provecho monetario de esa forma, con una especie vulnerable era falto de ética. Que el deber de un científico era compartir sus hallazgos con el mundo, no sacar provecho de el.

Luego Vlagon obligo a Herschbach a mirarle de frente.

-?Tienen idea de cuanto valdría un ave como el loro dorado en el mercado?

-?Billones?

-!Hasta la reina de Inglaterra mataría por esa ave! Pero el profesor Neumann estaba por cancelar la búsqueda, hasta que le propusiste llamar a Austin Hamilton su ayuda. Y las deducciones que saco Peter Hamilton le dieron un aire a la investigación. Debía matar a Neumann mientras tenia la oportunidad. Lo mismo a ti. Para que al final la investigación quede a mi cargo.

-Baje el arma doctor Vlagon –demando Nora-. Desde aquí le puedo perforar la mitad de la cabeza.

-Nada ahí que puedan hacer –advirtió Vlagon-. Lo que descubramos del loro dorado, pasara a mi nombre.

Sin embargo por detrás, alguien golpeo a Vlagon, obligándole a soltar el arma. Yo la patee lejos, para que Nora la destruya con sus pistolas. A Vlagon le asustaron los disparos, y eso permitió a Rakel golpearlo con tal fuerza que su cabeza se golpeo con el muro.

Vlagon cayo inconsciente.

-Esto es por haber preocupado a mi hijo Derek –era papa quien lo golpe con la muleta que tenia.

-Papa. Katrina –Katrina le ayudo a moverse.

Yo los abrace... Como nunca antes lo había echo.

Al final, Aureliano Rulfo arresto a Derek Vlagon.

…................................................................................................................................................................................

-Muchas gracias de nuevo por ayudar a mi esposa muchachos –me agradeció Jacob Herschbach desde Nueva Zelanda.

-Gracias Peter. Gracias Rakel. Gracias Nora –nos dijo Sally.

Fue la primera serie de grandes victorias que tuvimos. Como lo conseguimos, el Congreso tanto de Ecuador como el de Peru pasaron leyes en que declararon al loro dorado como patrimonio cultural de ambas patrias. La prensa no dejaba de buscar a Mackey. Y entonces. Rakel, Gabrielle y Margoth, juntas la decisión de decirles a Raimundo del Campo y a Aalt su gran secreto.

-Las tres fuimos algunas de las Sirenas de Londres.

Tuvieron la misma reacción.

-!Conocemos a luchadoras chéveres! !Genial!

-Mi hermana es una gran heroína –esas palabras hicieron muy feliz a Gabrielle.

Roger Núdric de nuevo se escapo, no sin antes aprovecharse y acariciar con mucha fuerza los senos de Gabrielle desde atrás. Obviamente a ella no le gusto.

-!Peter no me dejo tener un loro dorado! !Así que yo tendré por un rato tus senos! Es lo justo querida.

Solo la soltó cuando Nora amenazo con “castrarlo a plomo”. No amas tu entrepierna. ?Verdad? Le digo.

Mario se quedo con Nora por un tiempo mas, hasta que mama y papa se recuperen, que tomaría un alrgo tiempo. Enrique Riquelme, después de agradecernos, salio a Bolivia, con la promesa de volvernos a ver.

Y en cuanto a mi... Disfrutaba de mis vacaciones en Ecuador al lado de la dulzura de mi novia Rakel, y la alegría de Katrina.

-Te amo Peter –dijo después de besarme

-Yo también te amo Rakel.

Margoth dejaría libre a Goldie... Después de agotar a los reporteros....

?Que otra cosa podían esperar?


© Copyright 2020 Jaime Enrique Gutierrez Perez. All rights reserved.

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

Add Your Comments:

More Mystery and Crime Short Stories